martes 12.11.2019
CIS

El PP baja y Unidos Podemos se mantiene por delante del PSOE, que recupera terreno

El partido en el Gobierno pierde 1,5 puntos respecto a las generales de junio de 2016 mientras que los socialistas ganan un 1,6%.

La mayoría de los españoles siguen considerando mala o muy mala la situación económica, y mejora la percepción de la política.

El CIS indica que la intención de voto no varía mucho entre los españoles
El CIS indica que la intención de voto no varía mucho entre los españoles

El Barómetro de Enero del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) mantiene al PP como el partido con mayor estimación de voto, con el mismo 33% que logró en las generales de junio de 2016, mientras que Unidos Podemos y sus confluencias suman un 21,7% y repiten en la segunda plaza, pese a que la encuesta se produjo tras estallar la crisis interna en Navidad y pese a que el PSOE gana 1,6 puntos tras su tocar suelo en octubre y ahora llega hasta el 18,6%.

La encuesta, hecha pública este martes, se basa en 2.490 entrevistas personales realizadas en 255 municipios de 48 provincias entre los días 2 y 12 de enero, pocas fechas después de estallar la crisis en Podemos y la campaña de "Íñigo Así No" de los afines a Pablo Iglesias contra su número dos, Íñigo Errejón. Es también el primer sondeo del CIS con intención de voto desde que Mariano Rajoy logró superar la investidura en el Congreso y se formó Gobierno.

El PP se mantiene primero con una estimación de voto del 33%, el mismo porcentaje que logró en las generales del 26 de junio de 2016, pero 1,5 puntos por debajo de su dato de la encuesta de octubre, cuando marcó su mejor registro del año pasado.

Las posiciones de los tres grupos se mantienen al preguntar directamente a los ciudadanos a qué partido votarían si las elecciones generales fueran mañana mismo

Como ocurrió en octubre, la segunda plaza es para la suma de Unidos Podemos y sus confluencias, que marcan un 21,7%, dos puntos por encima de los votos que cosecharon en las elecciones de junio. En concreto, Unidos Podemos logra un 13,9%, En Comú Podem aporta un 3,8%, la alianza A la Valenciana con Compromís baja al 2,6% y En Marea se queda en el 1,4%.

El PSOE recorta distancia con Podemos

Y la tercera plaza es para el PSOE, que rebota desde el 17% que marcó en octubre tras la salida de Pedro Sánchez, que fue su peor dato histórico, hasta el actual 18,6%. Suma 1,6 puntos pero sigue en mínimos históricos. Eso sí, la diferencia entre ambas formaciones se recorta y ahora Podemos y sus socios sólo sacan tres puntos a los socialistas cuando en octubre tenían una ventaja de casi cinco puntos.

Las posiciones de los tres grupos se mantienen al preguntar directamente a los ciudadanos a qué partido votarían si las elecciones generales fueran mañana mismo: El PP es la opción mayoritaria con una intención directa de voto del 20,7% frente al 15% de Podemos y sus aliados y el 12,7% del PSOE. Ante esa pregunta directa hay un 30% de los encuestados que no responde, un 14,5% porque dice que no votaría y otro 15,7% que aún no lo tiene decidido.

En cuanto a Ciudadanos, sigue en la cuarta plaza en la primera encuesta tras apoyar a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Eso sí, cae cuatro décimas respecto a la encuesta anterior y marca un 12,4%, aún por debajo del 13,05% que logró en las generales de junio.

En la lista de líderes emerge el presidente de la gestora del PSOE, el asturiano Javier Fernández, que se sitúa como el mejor puntuado de entre las formaciones de ámbito estatal. Los encuestados le dan una nota media de 4,12 puntos, aunque es verdad que sólo le valor un 20% y que es un desconocido para siete de cada diez entrevistados.

La encuesta refleja que un 31,8% de los encuestados tiene una mala o muy mala opinión del Gobierno del PP y que sólo un 14,4% elogia su labor como "buena" o "muy buena"

Iglesias, el peor valorado

En general, la tabla la encabeza ahora el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, con una nota de 4,22 puntos, seguido de Xavier Domènech, de En Comú, con 4,13. Detrás de Fernández aparecen Alberto Garzón, de IU, con 4,02; Albert Rivera (Cs), con 3,56 puntos; el presidente Mariano Rajoy, con 3,1; y Pablo Iglesias, de Podemos, con 2,87 puntos.

Por otro lado, la encuesta refleja que un 31,8% de los encuestados tiene una mala o muy mala opinión del Gobierno del PP y que sólo un 14,4% elogia su labor como "buena" o "muy buena". El presidente Mariano Rajoy mejora sus registros y ya cuenta con un 21,5% de entrevistados que aseguran tener bastante o mucha confianza en su gestión, frente a un 75,7% que asegura tener poca o ninguna.

Por el contrario, la labor del PSOE en la oposición sigue muy cuestionada pues sólo la elogia un 4,7% frente a un 63,1% que la descalifica como "mala" o "muy mala".

Situación económica

La percepción que tienen los españoles respecto a la situación económica mejoró en enero, cuando el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy cumplió dos meses, a la vez que creció el optimismo sobre el futuro de la economía, según se desprende del Barómetro del CIS.

En concreto, en los primeros días del año, el 58,6% de los encuestados seguía calificando de mala o muy mala la coyuntura económica, el porcentaje más bajo de los últimos años y casi dos puntos menos que en diciembre (60,4%). En marzo de 2013 los que descalificaban la economía habían llegado a ser el 92,4%.

En el otro extremo, un 4,5% calificaba la situación económica de enero como buena o muy buena, un porcentaje que sigue en la franja alta alcanzada en los tres últimos meses.

La estabilidad también sigue contribuyendo a que mes a mes caiga el porcentaje de encuestados que descalifican la situación política, que en enero era mala o muy mala para el 66,8%

Y también mejoraron las perspectivas para dentro de un año, ya que un 25,9% opina que la economía estará más recuperada para entonces, un porcentaje ya cercano al que se registraba durante 2015, antes de la inestabilidad política que reinó desde las elecciones de diciembre de aquel año hasta la investidura de Rajoy como presidente de Gobierno.

Mejora la visión de la política

Además, en este barómetro el CIS ha incluido una pregunta sobre los augurios para el año que empieza, cuyos resultados también reflejan optimismo. Por ejemplo, el 20,3% confía en mejorar su situación económica, frente al 13,9% que no cree que sea así y el 19,7% cree que le irá mejor en el trabajo (sólo el 5% prevé empeorar).

La estabilidad también sigue contribuyendo a que mes a mes caiga el porcentaje de encuestados que descalifican la situación política, que en enero era mala o muy mala para el 66,8%, pero en octubre, antes de confirmar a Rajoy en La Moncloa, había alcanzado su techo con el 88,1%. Ahora el 4,7% la juzga buena o muy buena, un 16% confía en que en enero de 2018 será aún mejor y el 19,6% pronostica que habrá empeorado.

Respecto al ranking de problemas nacionales, en enero descendió la preocupación por los dos primeros -paro y corrupción-, pero creció aunque mínimamente por los problemas económicos y algo más por la clase política.

En concreto, el paro repite en la cúspide con un 73,3% de menciones, frente al 74,7% con el que cerró 2016 y el 77,9% que se había anotado un año antes. Por su parte, la corrupción y el fraude seguían en segunda plaza con un 33,8%, su cota más baja desde noviembre de 2013.

El tercer puesto es de nuevo para los problemas económicos que, pasan de un 24,7% de menciones en diciembre a un 25,2%, mientras que como cuarta preocupación figura otra vez la clase política, con un 23,5%, casi punto y medio más que en el mes anterior.

Pensiones

Le siguen la sanidad (13,3%), los problemas sociales (10,5%) y la educación (9,5%), mientras que se mantiene la tendencia al alza de la inquietud por problemas relacionados con la calidad del empleo (6,6%), que ya son el octavo al nivel nacional, y las pensiones (5,2%), que ocupan la novena plaza.

El sondeo de enero refleja un repunte de la inquietud por el terrorismo internacional como consecuencia del atentado que tuvo lugar en un mercadillo navideño en Berlín. Las menciones a este fenómeno registraron un 4% frente al 0,5% de diciembre. Y también crecieron los que aludieron a la independencia de Cataluña como un problema, que pasaron en un mes del 0,5% al 1,4%.

Respecto a los problemas personales, el paro es el primero (37,7%), seguido de los de carácter económico (23,5%), la sanidad (12,6%), la corrupción y el fraude (10,4%), la educación (9,4%) y las pensiones (9,1%), que figuran en el sexto puesto.