Lunes 24.09.2018
CONSUMIDORES

Todas las claves para escoger el mejor portátil para este curso

Estudiante con portátil
Estudiante con portátil

Llega el momento de comenzar el nuevo curso, y muchas personas se plantean comprar ordenador portátil nuevo para que ayude a sus hijos en el estudio. Pero saber cuáles son los mejores ordenadores portátiles en cada caso no siempre es tarea sencilla. Así que a continuación ofrecemos una serie de pautas a tener en cuenta a la hora de escoger este dispositivo, para contribuir a una feliz vuelta al cole.

¿CÓMO ESCOGER MI PORTÁTIL?

Ante la gran selección de portátiles disponible en el mercado en este momento, repleta de ordenadores portátiles baratos que pueden interesar al bolsillo, la elección puede tornarse un tanto complicada.

Sin duda alguna, el presupuesto es uno de los principales factores a la hora de escoger un modelo. Pero el uso que se pretenda dar al equipo es un elemento fundamental y determinante. Una vez que tengas claro lo que pretendes hacer con tu equipo exactamente, puedes consultar todas las ofertas de la vuelta al cole de PcComponentes.

Evidentemente, a un PC barato no se le puede pedir las más altas prestaciones, siendo preciso determinar ciertos aspectos según la inversión que se vaya a realizar. Mientras que hay algunas funciones del portátil en las que no se recomienda rebajar la calidad, el tamaño de la pantalla o el peso del equipo sí podrá ir en función del uso para el que se pretenda adquirir.

Por ejemplo, si se quiere comprar un ordenador portátil para darle bastante uso fuera de casa, es primordial que tenga poco peso y una batería con gran autonomía. Los ultrabooks suelen sacrificar en cierta medida la resolución de la pantalla, el rendimiento del equipo o la capacidad de almacenamiento, a menos que se cuente con un presupuesto importante y se quiera conseguir mucha autonomía y poco peso.

Estos equipos suelen utilizar unidades SSD pero no de mucha capacidad, sin que el precio se abulte por ello. Además, ofrecen un mejor desenvolvimiento, menor consumo, peso muy reducido y un funcionamiento silencioso.

Si se quiere apostar por un portátil ligero y con buena batería, es fundamental hacerlo por la unidad SSD en el mismo, aunque ofrezca menos capacidad de almacenamiento. En este aspecto no se deben hacer restricciones.

Puede resultar tentador elegir un ultrabook más barato y que no cuente con unidad SSD, pero esto no es en absoluto aconsejable. Es mucho mejor reducir el presupuesto en otras características del PC.

¡OJO A LOS MATERIALES! NO TERMINES PAGANDO POR ALGO QUE NO TE INTERESA

También se puede bajar el precio del ordenador en función de sus materiales. Los ordenadores más ligeros o con una mejor estética suelen estar hechos con fibra de carbono o aleaciones ligeras de metal, como el magnesio, que es uno de los que más se usa. Pero si esto no es algo que preocupe especialmente a su usuario, este puede apostar por un diseño menos estilizado, en el que se utilice el plástico. No obstante, la refrigeración se resentirá, especialmente en equipos que no dispongan de ventilador.

La conectividad es otro importante factor a tener en cuenta en la actualidad. En pos de obtener portátiles más ligeros y delgados, se han reducido tanto el número como los tipos de puertos. De modo que la necesidad de contar con varios puertos USB, o conectores específicos como puertos HDMI o DisplayPort, lleva a que haya que hacer una búsqueda más precisa, o se podrán echar en falta en un momento posterior.

Es cada vez más común, entre los portátiles más económicos, encontrar modelos de diagonal bastante corta, de menos de 12 pulgadas. Esto, unido al hecho de que la resolución y la calidad de la pantalla no suele ser precisamente óptima, da por resultado ordenadores fáciles de transportar, pero con los que no se puede trabajar durante demasiado tiempo por esas limitaciones que presenta la pantalla. A menos que se le piense dar muy poco uso al equipo, no se recomienda sacrificar ni el tamaño ni la resolución de la pantalla. Habrá al menos que ajustar la relación tanto como sea posible.

Elegir una pantalla más reducida sí puede ser una buena opción si se trata de un equipo convertible, en el que retirando el teclado o girando la pantalla, se podrá usar el equipo como tablets si cuenta además con tecnología táctil. Se trata de un extra que puede hacer que el equipo sea más caro, así que hay que asegurarse bien de que en efecto se le va a sacar provecho. En caso de que la pantalla sea especialmente grande o el equipo pese demasiado, al final podría ser una funcionalidad por la que se invierta mucho y finalmente, no sirva de nada.

Finalmente, si se busca un portátil para jugar o editar fotos o vídeos, o bien en el que se quiera tener gran cantidad de información en la pantalla, hay que optar por un modelo de pantalla de al menos 1080p de resolución, y con una diagonal que haga que su uso sea cómodo durante sesiones largas. Por lo cual, debe tener un mínimo de 15 pulgadas.

Comentarios