lunes 09.12.2019
CRISIS HUMANITARIA

La UE inicia las polémicas expulsiones de refugiados a Turquía

Dos barcos con 136 personas han sido escoltados hasta la ciudad turca de Dikili por agentes del Frontex.

Los primeros refugiados de Grecia ya han sido devueltos a Turquía. Foto: Reuters
Los primeros refugiados de Grecia ya han sido devueltos a Turquía. Foto: Reuters

Las primeras expulsiones de personas refugiadas bajo el controvertido acuerdo de la UE con Turquía ya están en marcha. Esta madrugada en la isla griega de Lesbos, dos barcos: un ferry y un catamarán con 136 refugiados fueron escoltados por la policía de la agencia fronteriza (Frontex) de la UE.

El primer barco, se dirigió a la ciudad turca de Dikili, poco después de las 7:00 horas seguido de otra embarcación a eso de las 7:30 horas, según consigna el diario británico The Guardian.

Estos barcos llevaban principalmente refugiados de Pakistán y Marruecos. Sólo dos sirios estaban a bordo, y ambos se habían ofrecido para viajar de regreso a Turquía.

En tanto, otro catamarán turco transportaba refugiados de la vecina isla de Chios. Las autoridades no habían confirmado cuántas personas estaban a bordo.

Un pequeño grupo de restacadores voluntarios protestaba en el mar con pancartas bajo el lema "¡Qué vergüenza!"

Los primeros inmigrantes devueltos por Grecia a Turquía en virtud del acuerdo alcanzado con la UE ha atracado a bordo de los dos barcos en la localidad turca de Dikili este lunes por la mañana tras partir de la isla griega de Lesbos, según un testigo de Reuters.

Vergüenza

"El procedimiento fue muy tranquilo y ordenado", dijo a la prensa en el puerto de Lesbos Ewa Moncure, portavoz de Frontex. Sin embargo, un pequeño grupo de restacadores voluntarios protestaba en el mar con pancartas bajo el lema "¡Qué vergüenza!": Los Ferries son para el cruce seguro, no para la deportación".

El ministro del Interior turco, Efkan Ala has, dijo que su país estaba listo para recibir a 500 refugiados y las autoridades griegas ya han proporcionado 400 nombres, aunque estas cifras podrían cambiar.

La expulsión es parte de un controvertido acuerdo de la UE para enviar los refugiados al otro lado del mar Egeo.

La Unión Europea firmó el polémico acuerdo con Turquía en marzo, en su lucha con la peor crisis migratoria del continente desde la II Guerra Mundial, con más de un millón de personas que han llegado el pasado año.

En virtud del acuerdo cerrado entre la UE y Turquía, Ankara aceptará la devolución de todos los inmigrantes y refugiados, incluidos sirios, que entren en territorio griego de forma ilegal a cambio de que la UE acepte reasentar a miles de refugiados sirios que ya se encuentran en Turquía, además de otra serie de ventajas y beneficios.

Según los datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), más de 3.300 inmigrantes y refugiados se encuentran en Lesbos. Unos 2.600 están retenidos en el centro de Moria, un complejo de contenedores prefabricados, 600 más de su capacidad. De ellos, 2.000 han presentado solicitudes de asilo, de acuerdo con la agencia de la ONU.

Inmigrantes rescatados

Entretanto, unas pocas horas después de que el primer barco partiera de Lesbos, patrulleras de los guardacostas griegos han rescatado al menos dos embarcaciones con más de 50 inmigrantes y refugiados a bordo, incluidos niños y una mujer en silla de ruedas, que intentaban llegar a Lesbos.

"Vamos a intentarlo. Nuestro destino está en juego. Estamos muertos de todas formas", ha comentado Firaz, un kurdo sirio de 31 años de la provincia de Hasaka que ha viajado con su primo.

Preguntado de si estaba al tanto de que las autoridades griegas están devolviendo a los inmigrantes, ha respondido: "he escuchado que quizá los iraníes, los afganos. No he escuchado que estuvieran devolviendo a los sirios a Turquía (...) al menos he hecho lo que he podido. Estoy vivo, es todo".

Un grupo de 47 inmigrantes, principalmente hombres paquistaníes, fueron interceptados este lunes por los guardacostas turcos y trasladados a un centro de acogida próximo al puerto de Dikili, según un testigo de Reuters.

Comentarios