lunes 23.09.2019
LIBERTADES

Varias mujeres siguen encausadas por la Procesión del Coño Insumiso de 2014 en Sevilla

La CGT celebra que la Audiencia de Sevilla haya confirmado que no existen indicios de la participación de dos de sus miembros en actos “de mofa o de ofensa a la religión católica”, pero exige “que se archive también la causa contra el grupo de mujeres del Aquelarre Feminista”.

Procesión del Coño Insumiso de 2014 en Sevilla
Procesión del Coño Insumiso de 2014 en Sevilla

La Audiencia de Sevilla ha sobreseído la causa del ‘Coño Insumiso’ contra dos miembros de la CGT, que ha celebrado en un comunicado que la resolución del tribunal “reproduzca el relato” defendido “siempre” por la organización anarcosindicalista: que el 1 de mayo de 2014 la CGT fue “convocante” de una manifestación para celebrar el Día del Trabajador en Sevilla, y que fue “otro grupo” el que “paralelamente” organizó un Aquelarre Feminista del que formó parte la Procesión del Coño Insumiso, coincidiendo ambos actos en la misma avenida de la capital andaluza.

La Asociación de Abogados Cristianos se querelló contra los miembros de la CGT Miguel Ángel González y Félix Cervera y contra varias mujeres participantes en la Procesión del Coño Insumiso, alegando que tanto la organización anarcosindicalista como el grupo de mujeres se “burlaron de los sentimientos religiosos”, lo que consideró un “ataque directo a las creencias de la comunidad católica”.

La Audiencia de Sevilla ha confirmado que no existen indicios de la participación de González y Cervera en actos “de mofa o de ofensa a la religión católica”, por lo que ha sobreseído las actuaciones relativas a los dos miembros de la CGT, que siempre han negado su participación en los hechos.

No obstante, la CGT ha exigido “que se archive también la causa contra el grupo de mujeres del Aquelarre Feminista”, pues considera “intolerable” que “se persiga a personas que sólo han ejercido su derecho a la libertad de expresión”. La organización anarcosindicalista ha lamentado la “existencia de grupos reaccionarios incapaces de tolerar posturas contrarias a las suyas” y ha condenado la “criminalización de la protesta y la actividad sindical en el Estado español”.