martes 4/8/20
EMPLEO

Cantabria es la tercera comunidad donde más baja el paro en los tres primeros meses del año

Cantabria ha sido la tercera comunidad donde más bajó el paro en los tres primeros meses de 2020
Cantabria ha sido la tercera comunidad donde más bajó el paro en los tres primeros meses de 2020

El paro bajó en 1.000 personas en el primer trimestre del año en Cantabria, un 3,15%, el tercer mayor descenso relativo de las cinco comunidades autónomas donde retrocedió en comparación con el trimestre anterior pese al comienzo del impacto de la crisis del COVID-19, lo que reduce la cifra total de personas sin trabajo en la región a 19.800, según la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE). También el paro bajó en Cantabria en términos interanuales, un 9,62%, en este caso el segundo mayor retroceso por comunidades tras País Vasco (10,8%), equivalente a 3.200 personas menos en las listas del desempleo que las había en el primer trimestre de 2019.

Cantabria cerró 2019 con 30.800 desempleados y como la comunidad donde más subió el paro, un 19%

En España, el paro subió en 121.000 personas en el primer trimestre del año, lo que supone un 3,8% más que en el trimestre anterior, y la ocupación disminuyó en 285.600 puestos de trabajo (1,4%), acusando así parte del impacto de la crisis sanitaria y de la declaración del estado de alarma a partir de mediados de marzo. En ambos casos se trata de los peores registros de paro y empleo desde el año 2013.

Cantabria cerró 2019 con 30.800 desempleados y como la comunidad donde más subió el paro, un 19%. En el primer trimestre de este año, la tasa de paro prácticamente no se ha movido, situándose en el 11,09, frente al 11,18 con que cerró 2019, a 3,32 puntos de la media nacional (14,41) y la sexta más baja de todas las comunidades.

OCUPADOS 

Entre enero y marzo de este año el número de ocupados cántabros se situó en 239.200, lo que supone 5.500 menos que al término del trimestre anterior, un descenso del 2,25%, superior al medio (1,4%), al perderse en España 285.600 puestos de trabajo, lo que sitúa la población ocupada en algo más de 19,68 millones.

Sin embargo, en comparación con el mismo trimestre de 2019, el número de ocupados se incrementó en 1.800 personas en la región, un 0,76%, también por debajo de la media (1,08%), con 210.100 ocupados más.

ACTIVOS 

Por su parte, la población activa en Cantabria cayó en 6.500 personas de enero a marzo, al contabilizar 269.000, un -2,35% menos que en el trimestre anterior, lo que supone el segundo mayor retroceso de todas las comunidades tras Baleares (-2,8%), que en conjunto se contrajeron un 0,71% al perder 164.600 activos.

También en términos interanuales cayó el número de activos, en este caso en 1.400 personas, lo que supone un 0,5% menos, en contraste con la media nacional que registró un incremento del 0,74%, con 168.900 personas más.

Aunque los efectos del COVID-19 se empezaron a notar a mediados de marzo, varios aspectos de la EPA se han visto afectados

HOMBRES Y MUJERES 

De las 239.200 personas ocupadas en Cantabria, la mayoría, 128.100, eran hombres y las 111.100 restantes, mujeres. La tasa de actividad de los primeros es del 59,81% y la de las segundas del 49,27%, es decir, más de diez puntos inferior. La tasa de actividad media se situó en el 54,37%, inferior a la española (58,18).

Sin embargo, el número de hombres en desempleo es ligeramente superior al de mujeres, 15.000 frente a 14.800, si bien la tasa de paro de los primeros es del 10,47 y la de las segundas del 11,79.

NACIONAL

En España, al finalizar marzo, el número total de parados se situó en 3.313.000 y el número de ocupados, en 19.681.300 personas, según el INE, que destaca que, aunque los efectos del COVID-19 se empezaron a notar a mediados de marzo, varios aspectos de la EPA se han visto afectados. Así, subraya que aunque la ocupación bajó en 285.600 personas en el primer trimestre, la cifra incluye a los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de suspensión de contrato, ya que la metodología EPA los considera ocupados mientras dicha suspensión sea inferior a tres meses.

En cambio, señala el INE, la suspensión o la reducción de jornada de los trabajadores afectados por un ERTE, junto con la influencia de otros tipos de ausencias al trabajo, sí ha tenido reflejo en las horas efectivas de trabajo realizadas, que han disminuido un 4,25% respecto al cuarto trimestre de 2019.

En cuanto al aumento del paro en 121.000 personas entre enero y marzo, el INE ve probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que se establece en la definición de paro de la EPA para que sean considerados desempleados. De hecho, el número de inactivos creció en 257.400 personas (1,6%), lo que situó el total de personas en esta condición en 16.525.900 personas.

La tasa de paro se incrementó seis décimas en el primer trimestre, hasta el 14,41%, mientras que la tasa de actividad bajó cinco décimas, hasta el 58,18%, tras reducirse el número de activos en 164.600 personas entre enero y marzo (0,7%).

La subida del desempleo registrada en el primer trimestre es la más elevada para este periodo desde el año 2013, cuando el desempleo subió en más de 257.200 personas. El Ministerio de Economía ha destacado en un comunicado que los datos de la EPA del primer trimestre reflejan los efectos de la crisis sanitaria.

Comentarios