martes 12.11.2019
LABORAL

CCOO alerta de la "alarmante precariedad" que sufren las mujeres en la industria del pescado

Pescado
Pescado

CCOO de Industria ha lanzado la campaña #PescarDerechos, una iniciativa contra la "alarmante precariedad" que sufren las mujeres en la industria del pescado, según ha informado en un comunicado. En concreto, el sindicato alerta de la precaria situación de un sector que cuenta con más de 650 empresas, que dan empleo a 26.500 empleados, el 60% de ellos mujeres, y que factura cerca de 6.000 millones de euros. Respecto a la situación que atraviesa este colectivo, el sindicato explica que se debe a que es un subsector profundamente feminizado, donde el trabajo está infravalorado porque persiste la idea de que, en la unidad familiar, los salarios de las mujeres complementan al de los hombres, y las trabajadoras soportan las peores condiciones laborales.

Es un subsector feminizado, donde el trabajo está infravalorado y las trabajadoras soportan las peores condiciones laborales

Las cifras, según el sindicato, revelan que las mujeres que trabajan en la industria del pescado copan el 77% de los contratos a tiempo parcial y soportan los mayores porcentajes de temporalidad (un 28,2%, frente al 17,1% de los hombres). Además, tienen pocas oportunidades de promocionar porque fundamentalmente limpian pescado. Además, denuncian que en este caso el "techo de cristal es más un muro de hormigón", ya que solo el 18% de las mujeres ocupa un puesto de dirección o gestión y subrayan que existe una brecha salarial del 29,7%.

De esta forma, la campaña #PescarDerechos se centrará en mejorar las condiciones que se aplican en el sector y combatirá el fraude en la contratación por los abusos que comenten las empresas de trabajo temporal. CCOO también denunciará a las subcontratas, presentará demandas por discriminación salarial e impulsará reclamaciones de cantidad para conseguir que se abone la antigüedad a las personas afectadas por el convenio estatal de conservas de pescado, que firmaron la patronal, UGT y CIG.

Comentarios