martes 31.03.2020
LABORAL

CCOO vincula la discriminación salarial de las mujeres con la actitud de las empresas y la pasividad de las administraciones

Trabajadora
Trabajadora

Comisiones Obreras de Cantabria, con motivo del Día Europeo por la Igualdad Salarial que se conmemora mañana, ha denunciado que, detrás de la discriminación salarial que sufren las mujeres en el mercado laboral, hay "razones de peso que apuntan en muchas ocasiones a la actitud del empresariado y a la pasividad de las administraciones". Por eso, el sindicato ha pedido al Gobierno de Cantabria que, desde el marco del Diálogo Social, active las medidas contempladas en la Ley para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres de la región, aprobada hace ahora un año para que, "lejos de quedarse en papel mojado", sirva para "combatir las discriminaciones que imperan a sus anchas y condenan a las mujeres a la precariedad salarial y laboral".

En un comunicado, el sindicato ha recordado que Cantabria ha sido una de las últimas comunidades en aprobar una norma autonómica tras la entrada en vigor de la Ley estatal para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres de 2007, una ley que recoge medidas para conocer y combatir la discriminación salarial y evaluar la eficacia de estas políticas.

Las cántabras tendrían que ganar 6.237,74 euros más al año, un 32,80% más, para equiparar su salario al de los hombres

La secretaria de Mujeres de CCOO de Cantabria, Rosa Mantecón, ha señalado que "combatir la discriminación salarial era una asignatura pendiente para la Administración regional". "Ahora lo importante es que se ejecuten sus medidas y que sindicatos y patronal nos pongamos a trabajar conjuntamente para ir eliminando la brecha salarial en las empresas", ha incidido. Según los últimos datos de la Encuesta de Estructura Salarial del Instituto Nacional de Estadística, referidos a 2017, las cántabras tendrían que ganar 6.237,74 euros más al año, un 32,80% más, para equiparar su salario al de los hombres. Tras un incremento de 795 euros para las mujeres respecto al año anterior, su salario medio asciende a 19.012 euros frente a los 25.249 euros que ingresaron de media los hombres en el año 2017, tras un incremento de 39 euros.

Mantecón ha advertido que, aunque se ha producido un incremento salarial entre las mujeres, la disminución de la brecha se debe en gran parte a que los hombres "solo han visto mejorado su salario en menos de 40 euros al año". Para CCOO, minimizar la brecha salarial es un objetivo prioritario y por eso considera fundamental que se generen y se desarrollen estadísticas e indicadores que desagreguen por sexos la información de las empresas de Cantabria, "uno de los déficit que existen pero no es el único". Desde el sindicato también se exige que se actúe y se vele por el cumplimiento del principio de igualdad de trato y oportunidades en el mercado laboral de la región. Para ello es imprescindible que los agentes sociales, tal y como dicta la ley, sean partícipes, ha insistido Mantecón.

REGISTROS SALARIALES

La obligación de todas las empresas, a partir de marzo de 2019, es la de tener un registro salarial, tal y como estableció la modificación legislativa, pero éste "brilla por su ausencia en las empresas de Cantabria". "Las empresas incluso muestran reticencias y hacen oídos sordos cuando la representación sindical solicita esta información para el desempeño de la acción sindical", ha denunciado la secretaria de Mujeres, que ha subrayado que "no es un capricho de quienes representan a los trabajadores sino que, recibir esta información al menos anualmente, es un derecho que recoge el Estatuto de los Trabajadores".

Como "ejemplos que generan la brecha salarial y que siguen sin estar superados" en esta comunidad, Mantecón ha citado "la extrema precariedad" de las limpiadoras de Liberbank, con reducciones que en ocasiones se traducen en jornadas de solo 30 minutos semanales; las mujeres que trabajan en la industria conservera, con contratos fijos discontinuos y en las categorías más bajas o las diferencias retributivas directas que sufren las mujeres del sector de la limpieza. Pero según la sindicalista, "avanzar y combatir esta discriminación es posible", como en el caso de las trabajadoras del vertedero de Meruelo que, tras un periodo de movilizaciones, en el marco de la negociación del convenio colectivo han logrado el reconocimiento de la categoría de peón especialista que sí tenían reconocida los hombres que realizan las mismas funciones de selección de residuos.

Comentarios