sábado 11.07.2020
LABORAL

Denuncian el “cierre encubierto” de la lavandería industrial ELIS de Cabezón de la Sal para llevar su actividad a Bilbao

Lavandería de Elis | Foto: Youtube
Lavandería de Elis | Foto: Youtube

CCOO ha denunciado el "cierre encubierto" de la lavandería industrial ELIS de Cabezón de la Sal para trasladar su actividad a otra de las empresas del mismo grupo en Bilbao. Según ha explicado el sindicato, los trabajadores de esta lavandería en Cabezón llevan dos meses en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), con una reducción de jornada al 25%. Entre los clientes de esta lavandería, hay hospitales, centros residenciales y también hoteles y restaurantes. Sin embargo, la lavandería ha visto reducida su actividad al haber estado cerrados los establecimientos hosteleros durante la parte más severa del confinamiento y no han podido comenzar a reabrir a medida que avanza la desescalada.

La empresa quiere cerrar hasta el 31 de diciembre argumentando que no tiene trabajo, según CCOO

Desde CCOO se explica que ahora la empresa quiere cerrar hasta el 31 de diciembre argumentando que no tiene trabajo, algo que, a juicio de CCOO, eso "no es cierto". El sindicato cree que la Gerencia de la compañía lo que pretende es llevar el trabajo y las prendas para lavar a una de las empresas del grupo que tiene en Bilbao y cuyos trabajadores también se encuentran en un ERTE. De esta forma, según el sindicato, a los trabajadores de la empresa de Bilbao se les sacaría del ERTE, mientras que los de Cantabria no.

CCOO ha pedido a la empresa que, ahora que ya se está en la desescalada y que comienzan a reanudar la actividad hoteles y restaurantes, les permitan continuar la actividad en Cabezón de la Sal porque, según sostienen, la lavandería es "rentable". Sin embargo, la organización sindical ha afirmado que la empresa se muestra "intransigente y quiere cerrar" hasta el 31 de diciembre "sin comprometerse de ninguna manera a dejar claro que el día 1 de enero reanudarán la actividad", ha apostillado el sindicato.

Por ello, el sindicato entiende que lo que pretende la Gerencia de ELIS es un "cierre definitivo" en Cabezón de la Sal, lo que, según ha señalado, "supone una dramática pérdida de 50 empleos". Según ha informado en un comunicado el sindicato, el próximo jueves, 28 de mayo, está prevista la última reunión con la empresa.

"Desde CCOO anunciamos que tomaremos las medidas necesarias que sirvan para el mantenimiento de ELIS en Cantabria y no vamos a permitir que se haga política con nuestro trabajo y se lleve a otro territorio nuestra labor", ha advertido.

Comentarios