Jueves 13.12.2018
CANTABRIA

Dos guardias civiles que participaron en el operativo de Turieno se dan de baja de la AUGC tras las “acusaciones infundadas” de la asociación

Detención de Luciano Simón en Turieno a cargo de la Guardia Civil
Detención de Luciano Simón en Turieno a cargo de la Guardia Civil

Tres miembros de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia (USECIC) Cantabria, dos de los cuales participaron en el operativo que se saldó con la detención de Luciano Simón en Turieno el pasado 19 julio, han remitido sendas instancias a la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), dos de ellos solicitando su baja, y los tres, pidiéndole que rectifique las "acusaciones infundadas" que, en su opinión, ha vertido. Igualmente, los tres guardias piden a la AUGC "prudencia y profesionalidad" tanto en el ámbito policial como en el asociativo.

Las instancias se remiten a los hechos acaecidos durante la intervención en Turieno el 18 de julio, cuando Luciano Simón se atrincheró en su domicilio desde el que disparó a miembros de la USECIC, hiriendo de bala en un pie a un guardia civil.

En los tres comunicados, los firmantes manifiestan su "apoyo total y absoluto" al teniente coronel jefe accidental de la Comandancia en ese momento, así como al teniente jefe de USECIC de la 13ª Zona de Cantabria, a quienes se "ha acusado injustamente de impericia a la hora de gestionar una situación tan delicada" como que se produjo, indican. Además, afirman que tanto los mandos acusados como los agentes de la Unidad conocen los protocolos de actuación, que cumplieron tanto por "profesionalidad" como por "sentido común".

También apuntan la "gravedad" de sacar la luz pública circunstancias relacionadas con los protocolos de intervención, catalogados por la Dirección General de la Guardia Civil como "difusión limitada" -tal como hizo la AUGC- puesto que ello "puede jugar un papel muy negativo en intervenciones policiales posteriores, sobre todo en lo tocante a la seguridad de los miembros de unidades como la propia USECIC".

Tanto la divulgación como el hecho de "cuestionar la preparación de la Unidad" y las decisiones tomadas por los mandos a cargo del servicio parecen a los tres guardias "acciones de una total irresponsabilidad tanto por parte de AUGC, como de su representante y más teniendo en cuenta que carecen de ningún tipo de información veraz que sostenga tales acusaciones".

Por todo ello, los tres guardias firmantes solicitan la rectificación de las "acusaciones infundadas". Además, uno de ellos pide la baja definitiva de la AUGC, y otro, que estaba de vacaciones el día de los hechos pero que sí contactó con el teniente jefe de Unidad y los compañeros que participaron en el suceso, anuncia que dejará de ser miembro de la AUGC el 1 de enero de 2019.

Comentarios