Jueves 25.04.2019
LABORAL

Los trabajadores de AMPROS denuncian “represalias” de la empresa tras la última movilización

Sede de AMPROS en Santander
Sede de AMPROS en Santander

Los sindicatos Comisiones Obreras, UGT y USO han convocado una nueva concentración ante la “falta de diálogo” y las “represalias adoptadas” por la dirección de AMPROS tras la última concentración, celebrada el pasado 5 de noviembre, en la que los sindicatos exigían el “respeto” de la organización a los derechos laborales.

La nueva acción de protesta tendrá lugar este lunes, 26 de noviembre, a las 18:45 horas, a las puertas del Ayuntamiento de Santander.

La Federación de Enseñanza de CCOO en Cantabria ha denunciado a través de un comunicado que a raíz de la última concentración “la empresa ha retrasado el pago de las nóminas este mes de noviembre sin ofrecerles ningún tipo de explicación”.

Los trabajadores denuncian que la organización “ha retrasado el pago de las nóminas”

Además, lamentan que la dirección de AMPROS “no ha cumplido con el pago de complementos” a los empleados con discapacidad, recortando su salario “entre un 4 y un 8%, siendo este colectivo el de menor poder adquisitivo”.

De esta manera, critican la “represalia a la denuncia” por parte del personal del recorte de los derechos laborales que sufren sus 400 trabajadores desde hace siete años y la “falta de diálogo”, que está retrasando de forma intencional la negociación de los convenios colectivos que rigen su actividad.

Según ha explicado el CC.OO. los hechos se remontan a 2012, cuando AMPROS promovió un Expediente de Regulación de Empleo que afectó a 97 trabajadores y que continuó con un descuelgue salarial que afectó a la mayoría de la plantilla, con la congelación de los sueldos en AMPROS Servicios Sociales y en AMPROS Centro Especial de Empleo.

Sin embargo, el sindicato ha asegurado que “el asunto no ha hecho más que empeorar”. En 2018, la dirección de AMPROS “decidió reducir y hasta eliminar los complementos salariales establecidos en convenio colectivo en vigor para los trabajadores y trabajadoras de su Centro Especial de Empleo ante el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que cada año fija el Gobierno”. En 2018 está establecido en 735,90 euros, superando el salario base de los empleados afectados ahora por “esta medida unilateral de la empresa”.

Ante esta situación, CC.OO. impulsó una demanda judicial que derivó en la condena a AMPROS-Centro Especial de Empleo el pasado mes de agosto por parte del Juzgado de lo Social nº4. “El juez declaró que la subida del SMI nada tiene que ver con el pago de complementos salariales, a los que siguen teniendo derecho los trabajadores. La represalia de AMPROS de no reconocer esos complementos ahora va en contravía de la resolución judicial”, puntualizan en el comunicado.

Comentarios