domingo 22.09.2019
LABORAL

Los trabajadores de la piscifactoría Sonrionansa irán a la huelga si la empresa no les abona las cuatro nóminas pendientes

Instalaciones de la piscifactoría Sonrionansa, en el municipio de Val de San Vicente
Instalaciones de la piscifactoría Sonrionansa, en el municipio de Val de San Vicente

Los trabajadores de la piscifactoría Sonrionansa, ubicada en el municipio de Val de San Vicente, han anunciado hoy martes que irán a la huelga si la empresa no les abona las cuatro nóminas pendientes. CCOO ha afirmado en un comunicado que los trabajadores "se han cansado de promesas incumplidas por parte de la empresa", explicando que desde que comenzó el año no han recibido "ni un solo euro por su trabajo". Por ello han anunciado que irán a la huelga si no se les abona las cuatro nóminas que en estos momentos tienen pendientes de cobro.

Se trata de una empresa que desde que se instaló en Cantabria "no ha dejado de recibir ayudas públicas de considerable cuantía"

El sindicato ha denunciado que para la plantilla de Sonrionansa la situación comienza a ser insostenible y que los trabajadores han decidido emprender acciones y exigir a la Dirección de la empresa no sólo que les abone los salarios que tienen pendientes sino también que se establezcan medidas que aseguren el pago puntual de sus nóminas. En este sentido, han recordado que se trata de una empresa que desde que se instaló en Cantabria "no ha dejado de recibir ayudas públicas de considerable cuantía". "Lo más lamentable es que la situación no es nueva. De hecho, desde el verano de 2017 llevan produciéndose continuos retrasos en los pagos de los salarios de los aproximadamente 60 trabajadores que conforman la plantilla. Se ha querido dar un voto de confianza a la empresa pero sólo ha servido para que los retrasos se incrementen y lleguen a día de hoy a las cuatro nóminas", ha lamentado el secretario de Negociación Colectiva y Empleo de la Federación de Industria de CCOO Cantabria, Santiago Pelayo.

La representación legal de los trabajadores, con tres delegados de Comisiones Obreras, ha convocado a la plantilla a una asamblea este jueves, 11 de abril, para decidir los detalles de las movilizaciones en el caso de que persista la situación actual de impagos. "Lamentablemente es la única salida que le queda a una plantilla que lleva años sufriendo una inestabilidad laboral inadmisible e injusta. A pesar de trabajar sin cobrar, el personal del acuífero acude diariamente al centro de trabajo para mantener lo que consideran una actividad acuícola importantísima no sólo para Val de San Vicente y su comarca sino para toda Cantabria", ha concluido Pelayo.

Comentarios