Domingo 24.03.2019
MEDIO AMBIENTE

Cantabria registra uno de los niveles más bajos de Ozono de España

Fábrica de Solvay en Torrelavega
Fábrica de Solvay en Torrelavega

Cantabria ha registrado en 2018 los niveles más bajos de ozono de todo el Estado, junto a Asturias y Canarias, según un informe de Ecologistas en Acción que analiza datos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre.

El documento, consultado por Europa Press, señala que debido a las características climáticas de Cantabria, como inestabilidad frecuente, altas precipitaciones y baja radiación solar, la formación de ozono es "moderada", evitando que se alcancen las "elevadas concentraciones" que tienen lugar en otros territorios del Estado.

El informe también indica que el ozono troposférico ha afectado sobre todo a la zona interior de la región, donde las dos estaciones representativas de este territorio, Reinosa y Los Tojos, han rebasado las 25 superaciones del valor octohorario recomendado por la Organización Mundial de la Salud, lo que supone un empeoramiento de la situación de los últimos años.

A pesar de ello, y como es habitual en Cantabria, ninguna de las ocho estaciones analizadas en la comunidad ha superado el objetivo legal para la protección de la salud en el trienio 2016-2018. Así, las superaciones del objetivo a largo plazo en 2018, año en que los niveles de este contaminante secundario "se mantienen bajos", han sido "muy escasas" y ninguna estación ha registrado superaciones de los umbrales de información y alerta a la población.

TORRELAVEGA Y LA BAHÍA DE SANTANDER, LOS DOS FOCOS PRINCIPALES

Según el informe de Ecologistas en Acción, el cuadro general que presenta Cantabria es el de dos focos principales de contaminación: la comarca de Torrelavega, a causa de la "elevada" actividad industrial que alberga, y la Bahía de Santander, caracterizada por un "intenso tráfico" rodado, la industria siderúrgica y química situada en Santander (GSW), Camargo, El Astillero (Ferroatlántica) y Marina de Cudeyo (Repsol y Columbian Carbon), el tráfico aéreo del aeropuerto de Parayas (Camargo) y las emisiones del transporte marítimo y el puerto de Santander.

54.000 cántabros (el 9% de la población) respiran un aire perjudicial para la salud

La contaminación emitida desde ambas zonas se extiende por el resto del territorio en la forma de ozono troposférico, afectando especialmente al interior de Cantabria, aunque en niveles en general moderados.

Como consecuencia, 54.000 cántabros (el 9% de la población) respiran un aire perjudicial para la salud según las recomendaciones de la OMS, afectando a dos tercios del territorio regional.

PLAN NACIONAL DE OZONO TROPOSFÉRICO

El informe de Ecologistas en Acción recoge que seis de cada siete españoles, el 85%, ha respirado niveles insalubres de ozono troposférico en lo que va de año de acuerdo con lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que el 92% del territorio ha experimentado niveles superiores a las normales.

La organización reclama al Gobierno y a las comunidades autónomas que retomen el Plan Nacional de Ozono Troposférico, la reducción de la quema de combustibles fósiles para frenar el efecto del cambio climático y mejorar la salud.

Según el informe, que analiza datos de 472 estaciones de medición instaladas en España, casi 40 millones de personas respiraron aire contaminado en España durante el verano de 2018. De hecho, concluye que este contaminante es el que afecta año tras año a más población y territorio.

Por ámbito geográfico, el estudio de Ecologistas en Acción señala que los territorios más afectados por este contaminantes fueron Castilla-La Mancha, Extremadura, la Comunidad de Madrid y Región de Murcia.

SIN INFORMACIÓN ADECUADA PARA LOS CIUDADANOS

Por otro lado, la organización ha denunciado que las Administraciones públicas no proporcionan a los ciudadanos una información adecuada ni ajustada a la gravedad del problema.

En concreto, destaca que "pocas" ciudades cuentan con protocolos de actuación en momentos punta de contaminación por ozono y subraya que solo Valladolid contempla y aplica medidas de limitación del tráfico en episodios como el de la ola de calor de la primera semana de agosto.

Comentarios