domingo 28/2/21
MEDIO AMBIENTE

Denuncian ante el Ayuntamiento de Castro un delito ecológico y medioambiental por el vertido de aguas residuales en el río Brazomar

Aguas contaminadas
Aguas contaminadas

La Dirección General de Obras Hidráulicas y Puertos del Gobierno de Cantabria ha detectado vertidos de aguas residuales en el río Brazomar en Castro Urdiales.

Ante esta situación, la directora de este organismo, Sandra García Monte, dependiente de la Consejería de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, ha exigido al Ayuntamiento castreño que tome medidas para eliminar esta contaminación.

Obras Hidráulicas y Puertos ha remitido el informe al Consistorio y a la Asociación Cultural Puente Riomar, cuyos responsables han denunciado la situación ante el Ayuntamiento y el Gobierno regional para demostrar la existencia de estos vertidos.

Residuos industriales frente al Polígono de La TejeraResiduos industriales frente al Polígono de La Tejera

Las gestiones de este colectivo comenzaron en el año 2019, tras fundarse en julio de ese mismo año y divisar la existencia de vertidos tóxicos en seis puntos del río Brazomar, comprendidos entre el polígono de La Tejera y su desembocadura, una zona donde hay urbanizaciones con piscinas, un estadio deportivo y un colegio, además de empresas y talleres.

Zona afectadaZona afectada por los vertidos tóxicos

El primer paso consistió en una reunión con el concejal de Obras y Urbanismo del Ayuntamiento de Castro, Alejandro Fernández, y los técnicos de Medio Ambiente y Redes de Saneamiento.

“Lo negaron, dijeron que no tenían responsabilidad en esta materia y nos remitieron a la Demarcación Territorial de Costas”, indicaron desde la Asociación Cultural Riomar.

A partir de ese momento, el colectivo se dirigió al director de ese organismo en Cantabria, José Antonio Osorio, quien remitió a los vecinos a la Consejería de Obras Públicas, ordenación del Territorio y Urbanismo, que preside el regionalista José Luis Gochicoa.

Aquí no acabó el recorrido, ya que el consejero comunicó a los denunciantes que la competencia es de la Dirección general de Obras Hidráulicas y Puertos. Tras un encuentro con la directora y sus técnicos, el colectivo Riomar informó por GPS de los lugares donde se producían los vertidos por varias tuberías.

“Tuvimos que insistir dos veces y nos dijeron que estaban estudiando el problemas”, explican los vecinos de Castro Urdiales.

Mientras tanto, el pasado verano murieron dieciocho patos en esta zona seguramente debido a que absorbieron agua tóxica por ingerir la comida que los vecinos les echan al agua, además de la degradación que ha sufrido su rica fauna y la flora por los vertidos sufridos durante años, puntualizan desde la asociación.

Tras morir los patos, técnicos de Obras Hidráulicas y Puertos visitaron la zona del río Brazomar en el mes de julio de 2020, tomaron muestras del agua y las llevaron a un laboratorio.

Aspecto-del-ríoAspecto del río

Al final, nos han dado la razón y aunque su conocimiento es de septiembre del año pasado, nos han remitido el informe el 28 de enero de 2021”, comentaron los representantes de la asociación Riomar, quienes añadieron que se ha demostrado que estas aguas tóxicas no se vierten a la red de saneamiento para posteriormente tratarse en la estación de depuración, dependiente de la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía (MARE).

escritoInforme de la dirección general de Obras Hidráulicas y Puertos

Este colectivo incide en que no se trata de un hecho puntual, es algo constante que se viene produciendo desde hace años cuando existen partidas de dinero, procedentes de la Unión Europea y dirigidas al gobierno regional para acabar con los vertidos en los ríos.

“Es un delito ecológico y medioambiental y esperamos que se solucione”, reclamaron los vecinos.
 

Comentarios