domingo 17.11.2019
MEDIO AMBIENTE

La Guardia Civil sospecha que el vertido “accidental” de la ría de San Juan de la Canal procede de una cisterna estacionada en Igollo

Estudio del vertido
Estudio del vertido

La Guardia Civil ha denunciado la existencia de un vertido “accidental” procedente de una cisterna que desembocó el pasado sábado en la ría de San Juan de la Canal –en la localidad de Soto de la Marina, en el municipio de Santa Cruz de Bezana–, que amaneció con una desoladora estampa. Según las investigaciones, el vertido puede proceder de una cisterna estacionada en Igollo de Camargo y que el pasado jueves por la tarde, de forma accidental, perdió un líquido que puede ser utilizado como alimento de mascotas o como fertilizante.

Según ha informado hoy martes el instituto armado, que formalizó la denuncia ayer lunes, varios ciudadanos comunicaron a la Guardia Civil el pasado sábado que agua de tono rojizo que generaba espuma estaba desembocando en el mar en la zona de la playa de San Juan de la Canal. La patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) descartó en un primer momento, tras valorar la coloración y olor del agua, que fueran purines o aguas fecales, y lo achacó a la gran cantidad de algas depositadas en zonas cercanas. No obstante, decidió vigilar el lugar por si la coloración pudiera estar originada por otro motivo. Se recogieron diferentes muestras y se realizó una inspección por la zona que abarcó gran cantidad de terreno en busca de posibles filtraciones o vertidos, lo que llevó a sospechar de un vertido. La patrulla ha entregado las muestras y la denuncia en la oficina de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en Santander.

Comentarios