martes 1/12/20
INDUSTRIA

Ni rastro de investigación minera de Emerita Resources en el Occidente de Asturias

En 2017 la empresa sevillana EMERITA RESOURCES obtuvo el derecho de investigar recursos mineros en 2.600 hectáreas de Pola de Allande.

No se ha llevado a cabo ninguna actividad de investigación en los tres años de este Permiso, reproduciendo el mismo patrón de conducta especulativo seguido en Cantabria y Extremadura.

Montefurado
Montefurado

Nada. Nadie.  Así se pueden resumir los 3 años que han pasado desde que EMERITA RESOURCES obtuviera el permiso de investigación "Montefurado" para investigar oro y cobre en el Occidente de Asturias, más concretamente en el término municipal de Pola de Allande.

Los 3 años han transcurrido sin que EMERITA RESOURCES haya realizado ninguna de las actividades de investigación que prometió acometer en Allande para encontrar oro y cobre.  Ningún sondeo, ninguna inversión, ningún empleo.  Obtuvieron el derecho de investigar sobre 2.600 hectáreas, pero afirmaban estar interesados en una extensión de terreno 30 veces mayor. «EMERITA RESOURCES tiene el 100% de interés en las 1.507 cuadrículas mineras que cubren aproximadamente un total de 45.000 hectáreas», afirmaban entonces. 3 años después, nada de lo prometido.

En el pueblo, la opinión es unánime. "Nadie ha venido por aquí", dice uno de los vecinos de Allande, mientras que otro, trabajador de la industria minera de la comarca, afirma rotundamente que "esto no es más que un engaño de unos sinvergüenzas; ni mineros ni nada. Aquí han actuado como en Cantabria".  En el sector, se recuerda el reciente fracaso de EMERITA RESOURCES en la Comunidad cántabra, cuando el Gobierno Regional debió retirarle los permisos de investigación minera que ostentaba en la zona de Reocín, ante el incumplimiento por parte de la empresa de todos los compromisos que había asumido en el previo concurso público.  

Montefurado

El Permiso de Investigación Montefurado tomaba el nombre de una de las más pequeñas aldeas de Pola de Allande. En la localidad vive un solo vecino, Pepe, quien además es también propietario de una gran parte de los montes que habrían quedado afectados por la investigación del oro y cobre en las entrañas de la comarca. Con él, un mastín acostumbrado al peregrinar de los caminantes que optan por el Camino Primitivo de Santiago que, desde Oviedo, se dirige a Santiago de Compostela siguiendo la senda por la que discurrió el primer camino que realizó el rey Alfonso II, en el siglo IX.

Y lo cierto es que una vista al paisaje y un paseo por el camino hasta las antiguas minas romanas de oro sirven para confirmar lo que Pepe y los vecinos de Allande afirman, que por allí nadie ha realizado, en décadas, ninguna investigación minera, ningún sondeo, ninguna cata. Las pistas por las que debieran transcurrir vehículos y maquinaria siguen siendo pasto de la despoblación que padece la comarca, ajena por completo a la estrategia especulativa que, respecto de ese territorio, lleva a cabo EMERITA RESOURCES en la Bolsa de Toronto (Canadá).

Dentro del proyecto presentado para investigar la presencia de oro y cobre en la zona, EMERITA RESOURCES planeaba una actividad de recopilación de información, obras en superficie y la práctica de sondeos en las zonas analizadas previamente, para, finalmente, poder evaluar los resultados y la viabilidad de una posible explotación.  Nada de todo eso ha sucedido en estos 36 meses. Ninguna inversión se ha realizado y ningún empleo se ha creado, pese a las promesas que hace 3 años realizaban los administradores de EMERITA RESOURCES, dirigidos por el geólogo sevillano, Joaquín Merino.

Captura de pantalla 2020-09-04 a las 13.11.34

Esto contrasta llamativamente con la información que ofrecen a los mercados internacionales respecto de estos permisos de investigación.  Cualquiera que lea estas informaciones, podría razonablemente confiar que en el Occidente de Asturias se iba a vivir una nueva fiebre del oro y que las acciones de EMERITA RESOURCES multiplicarían su valor, gracias a los derechos que le había concedido el Gobierno del Principado.  

Sin embargo, lo único cierto es que EMERITA RESOURCES ha replicado en Asturias las mismas artes especulativas que siguieron antes en Extremadura o Cantabria, y que también intentaron en Aznalcóllar (Andalucía), para gran desilusión de los vecinos de todas esas zonas, que siempre vieron defraudadas las expectativas que les prometieron falsamente.   La estrategia es reiterativa, usar las expectativas generadas como garantía a posibles inversores para ejercer la reventa de registros mineros.

Nadie ha podido constatar las capacidades mineras de EMERITA RESOURCES porque, hasta el día de hoy, no han llevado a cabo ni un solo metro de investigación o de explotación minera en aquellas localidades españolas en las que ha aterrizado. Sus permisos les permiten mantener "con respiración asistida" sus cotizaciones en la Bolsa de Toronto, atrayendo a inversores incautos, pero ni el maquillaje bursátil y contable ha evitado que se haya denunciado ya la absoluta falta de solvencia, económica y técnica, de EMERITA RESOURCES.  

De hecho, según fuentes jurídicas, el relato que ofrece EMERITA RESOURCES a los mercados, suscrito siempre por Joaquín Merino, es meramente un compendio de informaciones falsas, en fraude a los potenciales inversores mineros. Así, en Asturias, siguen afirmando en sus cuentas anuales que tienen aún los permisos de investigación de la zona de Montefurado, cuando los mismos se extinguieron el pasado 31 de julio.  Y en Cantabria, su afirmación es todavía más engañosa porque los permisos de investigación de zinc le fueron revocados por el Gobierno cántabro el pasado 3 de febrero, tras reconocer las autoridades regionales en el Parlamento que la incursión de EMERITA RESOURCES en su territorio había sido todo un fiasco: De 145 sondeos prometidos, solo realizaron 6, y de 17,2 millones de inversión comprometidos, sólo declararon haber gastado 1 millón, además, sin acreditar este importe con factura alguna.  Por ello, todos los grupos políticos del Parlamento de Cantabria coincidieron en denunciar el mero carácter especulador de EMERITA RESOURCES apoyando unánimemente el rechazo de la prórroga de su actividad en Cantabria.Montefurado

Término municipal de Montefurado 

Asturias no ha podido aún desembarazarse de EMERITA RESOURCES dado que, pese a que únicamente han estado años especulando con los derechos mineros, la empresa ha vuelto a solicitar del Gobierno del Principado la prórroga del permiso de investigación “Montefurado” por otros tres años.  Queda, pues, ahora en la Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica, que dirige Enrique Fernández, la decisión de prorrogar o no el permiso, pero todo apunta a que, dada su absoluta falta de experiencia minera y de solvencia económica – es tan delicada su situación financiera que EMERITA RESOURCES se encuentra en causa de disolución, según han reconocido sus responsables –, la respuesta de la Administración del Principado deba ser negativa, puesto que prorrogar esos derechos mineros parece una decisión abocada al fracaso, que sería el enésimo de una empresa que sólo persigue especular con derechos mineros en España para obtener cuantiosas ganancias en la bolsa de Canadá.

Y Asturias, sobre todo, la sufrida población de las despobladas comarcas del Occidente, no necesita más especuladores, sino inversores reales que estén dispuestos a arriesgar su dinero invirtiendo y creando empleo y riqueza en el Principado.

 

 

Comentarios