martes 23.07.2019
URBANISMO

"Seguir sin ordenar el territorio es, entre otras cosas, favorecer futuras catástrofes en la próxima riada"

Inundación en Ampuero
Inundación en Ampuero

La asociación ecologista ARCA ha responsabilizado del aumento de los daños por inundaciones a la política territorial de los sucesivos gobiernos, caracterizada a su entender por "una temeraria e irresponsable tendencia a ocupar terrenos inundables". "El problema de los daños por las inundaciones periódicas de los ríos es fundamentalmente un problema de planificación territorial, no de obras o limpieza de ríos", afirma ARCA en un comunicado.

La organización ecologista señala que al igual que el mar, nuestros ríos tienen su dominio público, que hay que "respetar y recuperar, en lugar de invadir y ocupar, como se ha venido haciendo y consintiendo alegre e ignorantemente". "La ocupación de las vegas de inundación es una apuesta por el futuro desastre", advierte. Para ARCA, afirmar que las inundaciones son un asunto de "limpieza de ríos", no es más que "una estrategia de disimulo y huida para no abordar la solución del problema real: la falta de ordenación del territorio de Cantabria, que limite e impida determinadas actuaciones en las vegas inundables de los ayuntamientos de la región".

ARCA insta a respetar y reconocer a todos los efectos el funcionamiento y régimen de los ríos como un ecosistema completo autorregulado

Al respecto, subraya que el Gobierno actual ha elaborado un Plan Regional de Ordenación del Territorio (PROT), que "se ha negado a aprobar tras haberse consensuado en un completo proceso de participación ciudadana", y advierte que "seguir sin ordenar el territorio es, entre otras cosas, favorecer futuras catástrofes en la próxima riada".

Para evitar el aumento de los daños en futuras avenidas, ARCA insta a respetar y reconocer a todos los efectos el funcionamiento y régimen de los ríos como un ecosistema completo autorregulado; y a evitar la ocupación de los valles de inundación y fomentar la tendencia de retirada de las obras públicas y construcciones, de las inmediaciones de los cauces.

También llama a aprobar un PROT garantice una adecuada planificación urbanística y territorial, con una visión global que supere los localismos e intereses particulares de los ayuntamientos, así como a "abandonar las muchas veces innecesarias y desmedidas actuaciones de cortes de ladera de montaña, para ampliar el trazado de algunas carreteras, porque son la siembra de futuros argayos".

ARCA comprende la afición de algunos responsables políticos regionales a hablar de "obras y proyectos" para evitar los daños de las crecidas fluviales. Pero eso no soluciona el problema, sino que lo agrava para el futuro. Expropiar una llanura de inundación, por ejemplo, es más barato que hacer obras de encauzamiento.

Comentarios