Sábado 20.10.2018
MUGU

“Piedra que rua no cría mugu”

Los llamatos del mapa y del catastru hablaban cumu turistas relambíos, y los lugaris que cunucimos no eran ya los mesmos. Jasta las palabras colas que las cosas del mundu tomarin llamatu, aquellas colas que mos bían enseñau en casa dierin en estar feas. Éramos feos con ellas, cumu un moriu con mugu.

Mugu n'un zapatu n'un varciaeru inlegal de Loredu | edc
Mugu n'un zapatu n'un varciaeru inlegal de Loredu | edc

Jurricau ena inercia del viaji tresoceánicu, l’airi que vinía tresparenti remanez trespintau cumu pantasma de bollu, en apretándose contra los cumbris y cordalis, cardau ena mullía de berezu que los visti. La mar alienda frescu el contornu, y el climen siembra mugu undiquiera. Enas risquiezas del esfaltu capitalinu, su los goterialis de las navis vanas, enas juntas de los parabrisas de los cochis abandonaos en daqui arrabal, verdegueando las piedras amugáas de las callejas, en palancos isnugos ya ensin jilos, pingando esbarbajau de las quimas de abidulis destraviaos en castravijalis que se salvan del incendiu de cáa tardíu. La primer estampa de la vida es mugu, que agüelga eno muertu el caminu a lo demás; jelechas, herba, arbulucos, y la vida al completu, col tiempu.

Los morios al sú ser se astran de mugu primeru, jelechas y flurucas arreu.

De un tiempo acá, mos gulvimos “limpios”, al consonanti col gustu siñuritu. Las pareis dierin en quedar curitas de vida y escomenzarin a lucir cumu cosa de valor el gris murtizu del cementu. Entá se vei genti de paseu que tien la generosidá de arrancali las flurinas y jelechas de los morios a vicinos que ni tan disiquiera conoz, ensin ber preguntaulo desprimeru. La limpieza es un escasti.

La muestra hestoria jue la hestoria de los señoronis, y los pueblos ensin señoronis quedarin cumu pueblos ensin hestoria

Y al consonanti col gustu siñuritu, col mugu, las jelechas y las flurinas juimos arrancando dellas cosas mas. Las casas de piedra se taparin de plaqueta. Los llamatos del mapa y del catastru hablaban cumu turistas relambíos, y los lugaris que cunucimos no eran ya los mesmos. Jasta las palabras colas que las cosas del mundu tomarin llamatu, aquellas colas que mos bían enseñau en casa dierin en estar feas. Éramos feos con ellas, cumu un moriu con mugu. Estábamos a falta de una limpia. La limpia escomenzó pola cabeza. La limpia es una idea de cúmu debi ser unu, de cúmu debi ser la sociedá, de cúmu debi ser el mundu. Una idea con un modelu de cúmu ser, y cúmu tresformase. Las cosas de la tierra pasarin a ser las cosas de la muñiga. Los moelos de lo guapu y de lo maju no eran, ni son, terreños. Era custión de adatase y adatalo too al guión. Ya no andábamos pola tierra, sino pol mapa. Los caminos dierin en llamase “rutas”. La muestra hestoria jue la hestoria de los señoronis, y los pueblos ensin señoronis quedarin cumu pueblos ensin hestoria. La Hestoria es una serii. El contornu es un decorau. Los paisanos son extras. El país es una coleición de postalis. Cantabria es una marca comercial, un prudutu. Los pulíticos son agentis de ventas. La muéstra identidá surdi d’un istudiu de mercau centrau nel gustu papardu, tuviendo por cuenta lo mesmu el gustale que el no disgustale.

“Piedra que rua no cría mugu”, se diz entá. Y nós no jacemos mas que dar güeltas a lo tochu pa quitamos cualisquier clas de mugu; el de la raiz, el de la concencia, el del cumún, el de la memoria, el de la dinidá… vamos a ser cumu piedra isnugu. La idea abora es la “flexibilidad”, n’un tiempu en que el capital tien prioridá de pasu y la genti pierdi el derechu jasta de tener una casa fija, ramaleando carondi lo quieran llevar. La idea de fresibilidá la representa el junclu, que el airi tumba y en cuantas que cesa güelvi al sú ser. Malu juera si juera el casu; aquí, a cáa güelta que agachamos la cabeza molleamos menos. Tampocu el junclu en rialidá les val, justu por ser frisibli. Mos quierin adomaízos. Naturalis jacemos bultu pordemás.

Esta culuna es mugu. No está pa jacer güena vista. No está pa jacer una postal ni un marcu pa un anunciu. No es pa que lean las vacas, ni los vaqueros. Es mugu echando a perder un decorau mistermarshaliegu de aquél mediterrániu, criándose en palmeras atiricías de paseu marítimu, verdegueando las estatuas, pusiéndoli raiz jasta a la piedra, y dijendo sólu por desistir que isti cuentu en que mos jacin vivir es eso, puru cuentu.

“Piedra que rua no cría mugu”
Comentarios