viernes 03.07.2020
10N

Álvarez califica la dimisión de Rivera de “lección de hombría histórica”

La debacle de Cs ha sido mayor en Cantabria que en el conjunto de España, cayendo en la comunidad un 10,34% frente al 9,07% nacional.

El expresidente de Cs, Albert Rivera, y el portavoz de la formación en Cantabria, Félix Álvarez
El expresidente de Cs, Albert Rivera, y el portavoz de la formación en Cantabria, Félix Álvarez

Tras la debacle de Cs en las elecciones generales del 10N, su presidente, Albert Rivera, presentaba este lunes su dimisión. No solo abandona la dirección del partido, sino que abandona la política, renunciando también a su escaño en el Congreso de los Diputados. Ayer domingo su formación perdía 2.518.125 votos y 47 escaños, quedándose tan solo en 10, como sexta fuerza política (en abril fue la tercera) y por detrás de ERC. Una de las consecuencias de este descenso ha sido la pérdida del diputado por Cantabria. Y precisamente la comunidad autónoma ha registrado peores datos porcentuales que la media nacional.

En concreto, Cs ha perdido un 9,07% de los votos con respecto al 28 de abril. En el caso de Cantabria, sin embargo, dicho balance ha sido del 10,34%, perdiendo 38.902 (15.459 votos frente a los 54.361 de hace seis meses). De nada ha servido la campaña ni la fuerza que pueda tener Cs en algunos de los municipios de la comunidad.

Por el momento, no ha habido reacciones oficiales del partido a lo ocurrido en Cantabria, salvo la que realizó el candidato, Rubén Gómez, en la noche electoral. Tampoco respecto a la decisión de Rivera de abandonar la política. Tan solo un escueto mensaje de Twitter realizado por el portavoz de Cs Cantabria y diputado autonómico, Félix Álvarez. “Hoy es un día triste para Ciudadanos, pero sobre todo para España”, ha publicado el dirigente, que ha calificado la decisión de Rivera de “lección de honradez, de honorabilidad y de hombría”, que a su juicio es “histórica”. “Gracias por la entrega, el entusiasmo y la sabiduría, amigo”, ha concluido Álvarez.

El liderazgo de Albert Rivera en Ciudadanos ha llegado a su fin este lunes tras trece años de protagonismo indiscutible en un partido cuyo crecimiento impulsó desde su fundación, en Cataluña, hasta convertirlo en la tercera fuerza política de España hace menos de siete meses.

Aunque las encuestas electorales ya anticipaban unos datos poco halagüeños para Ciudadanos -18 diputados de media-, el resultado ha sido peor de lo esperado y el partido ni siquiera ha podido salvar los muebles. Hasta ahora Cs, llevaba una trayectoria generalmente ascendente en las elecciones a las que concurría, por lo que el fracaso de este domingo ha sido especialmente duro. Con Rivera como aspirante a la Moncloa, el partido se presentó cuatro veces a unas elecciones generales: en 2008, sin conseguir representación; en 2015, consiguiendo 40 diputados; en 2016, 32 diputados; y el pasado abril, con un histórico 15,85%, 4,1 millones de votos y 57 diputados.

Cs en el Congreso ha quedado reducido ahora a una fuerza minoritaria

Rivera es el único presidente que ha tenido Ciudadanos, un partido totalmente identificado con la figura de su líder. Fue él quien lo levantó en Cataluña desde 2006 frente al nacionalismo, siendo diputado en el Parlament hasta 2015, y quien luego impulsó su expansión nacional.

Como el propio Rivera ha recordado este lunes, ahora gobiernan para unos 20 millones de españoles a través de cuatro ejecutivos autonómicos y 400 ayuntamientos, además de tener siete eurodiputados. Sin embargo, en el Congreso han quedado reducidos ahora a una fuerza minoritaria y eso, según Rivera, solo podía tener como consecuencia su dimisión.

El presidente de Cs ha comparecido emocionado ante la prensa para anunciar su decisión y lo ha hecho acompañado por la mayoría de los miembros de la Ejecutiva. Según ha señalado, se va porque no tiene apego al cargo y porque quiere aprovechar para estar más tiempo con su familia y amigos, a los que no ha podido dedicar toda la atención que le habría gustado en los últimos años.

Albert Rivera, que cumplirá 40 años dentro de unos días, ha expresado su intención de volver a ejercer su profesión, abogado. Tras estudiar Derecho en la Facultad de Derecho ESADE, estuvo trabajando en La Caixa de 2002 a 2006, año en que se presentó por primera vez a las elecciones catalanas consiguiendo tres escaños. Solo el tiempo dirá si se dedicará nuevamente a la abogacía o si en algún momento volverá a la política.

Comentarios