viernes 4/12/20
CORONAVIRUS

Cantabria podría no salir del estado de alarma el 15 de junio tras los últimos datos del brote en el País Vasco

Sede del Gobierno de Cantabria
Sede del Gobierno de Cantabria

La pelota está en el tejado de Cantabria. El Lehendakari, Íñigo Urkullu, ya ha dejado clara su postura de permitir la movilidad con las comunidades limítrofes, es decir, con Cantabria, Navarra y La Rioja, a partir del 15 de junio, una semana antes de lo que lo hará todo el territorio nacional. Y el presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla, está por la labor, aunque los últimos datos registrados en la comunidad vecina, unido a decisiones que han tomado otros territorios, podría hacerle cambiar de postura. Este jueves se conocerá la decisión, que el propio presidente cántabro ha asegurado que se basará en informes sanitarios.

Desde luego, las palabras de Revilla de este miércoles invitan a pensar que, a pesar de los riesgos que puede suponer ‘abrir las fronteras’ con Euskadi, el brote está lo suficientemente “controlado” como para asumir ese riesgo. En similares términos se ha expresado el vicepresidente, Pablo Zuloaga. Sin embargo, hay dos hechos clave que podrían hacer que la decisión fuese la opuesta este jueves.

Por un lado, los datos de los rebrotes registrados en los últimos días. El Hospital de Basurto ha registrado un fallecido con patologías previas y cinco positivos más por coronavirus en las últimas 24 horas, lo que eleva a 25 el número de contagiados en el foco detectado en el hospital bilbaíno. En total, los contagiados son nueve profesionales, 12 pacientes -uno de ellos fallecido en las últimas 24 horas- y cuatro personas que realizaron visitas en las instalaciones sanitarias.

Y eso solo en el hospital. En conjunto, Euskadi ha registrado en el último día tres muertes más por COVID-19, con lo que ha alcanzado los 1.580 fallecimientos desde que comenzó la pandemia del coronavirus y 18 personas permanecen ingresadas en la UCI. Además, se han confirmado cuatro 19 nuevos casos positivos mediante pruebas PCR, 15 de ellos en Bizkaia.

Respecto al otro foco, localizado en el Hospital Universitario de Txagorritxu (Vitoria), no ha habido cambios en lo que a positivos se refiere –se mantienen en cuatro-, aunque las autoridades sanitarias vascas siguen la situación con la prudencia a la que obligan los tiempos de incubación y desarrollo de síntomas de este virus. Como han reconocido, estos datos marcan un “cambio de tendencia”, y eso es lo que estaría valorando el Gobierno de Cantabria en una decisión que tiene no solo componentes sanitarios, sino también económicos.

NAVARRA

El otro hecho que puede hacer inclinar la balanza por el 'No' es la decisión de Navarra de no permitir la movilidad con el País Vasco. No hay que olvidar que esta movilidad será posible únicamente entre territorios que ya estén fuera del estado de alarma. Es decir, que si País Vasco decide adelantar su salida pero el resto de territorios no, sus ciudadanos tampoco podrían salir de la Comunidad Autónoma.

A este respecto, la presidenta de la Comunidad Foral, María Chivite, ha sido clara. En una conversación con Urkullu le ha trasladado que Navarra va a esperar a que concluya la fase 3 de la desescalada, es decir, hasta el 21 de junio, para levantar las restricciones de movilidad entre comunidades.

El Lehendakari ha mostrado su respeto a la decisión, pero todavía no ha aclarado qué decisión tomará en su propio territorio. Este jueves mantendrá una conversación con Revilla para valorar el escenario en el que se encuentran ambas comunidades, pero incluso aunque Urkullu siga siendo partidario de permitir el paso de ciudadanos vascos a Cantabria, si el presidente autonómico finalmente decide esperar, la movilidad seguirá vetada entre ambas comunidades hasta el final de la fase 3.

Comentarios