domingo 28/2/21
POLÍTICA

Cantabristas considera que el empleo de calidad en Cantabria “es incompatible con convertir la Comunidad en un parque temático”

Paulu Lobete, portavoz de Cantabristas
Paulu Lobete, portavoz de Cantabristas

La formación política Cantabristas considera que “la dependencia del turismo y del ladrillo” que tiene el mercado laboral en Cantabria provoca que sea “muy débil”, siendo a su vez un reflejo de la “debilidad del propio modelo productivo”. Así lo ha explicado su portavoz, Paulu Lobete, en declaraciones al programa Cantabria en Sintonía, en las que ha afirmado que “el empleo de calidad” en la Comunidad Autónoma “es incompatible con convertir la Comunidad en un parque temático para el turismo y de la misma manera es incompatible con apostar con el ladrillo y hormigón como se viene haciendo”.

Estas declaraciones se producen en relación a que, según un informe de UGT, uno de cada cuatro asalariados cántabros declara un suelo no superior a los 12.000 euros anuales. Una noticia, ha asegurado Lobete, que “no sorprende a nadie”. Cantabristas comparte las propuestas tanto de UGT como de CCOO sobre la necesidad de elevar el Salario Mínimo Interprofesional, pero señala que “hay un problema de fondo del modelo productivo” en la Comunidad.

El portavoz de la formación reconoce que la pandemia “está generando demasiada destrucción de empleo”, al tener una “alta dependencia de la hostelería y de sectores orientados al turismo”, que son “inestables por naturaleza”.

Por eso, para Cantabristas la solución pasa por “cambiar el modelo productivo” hacia una economía que deje de depender del turismo y apoye “la producción y el consumo local”, así como las “iniciativas que surgen desde Cantabria”.

“Hay que cambiar de rumbo en Cantabria, enfocar la política industrial a un tipo de empleo diferente y más estable y dejar de buscar los milagros económicos”, ha defendido Lobete, quien considera que “venimos de muchos años de dejación y estamos viendo los resultados ahora”. “Cambiar el modelo productivo no es una cosa ni de uno y dos años”, concluye.

Comentarios