sábado 15/8/20
POLÍTICA

Félix Álvarez, tras mentir, reconoce haber perdido la confianza del Comité Autonómico de Cs Cantabria

Félix Álvarez, durante la rueda de prensa por su dimisión como portavoz de Cs Cantabria
Félix Álvarez, durante la rueda de prensa por su dimisión como portavoz de Cs Cantabria

El diputado autonómico de Cs Cantabria, Félix Álvarez, ha reconocido ante sus militantes no solo que mintió sobre la contratación de su compañero de partido y exdiputado, Rubén Gómez, algo que ya desveló este diario, sino que también ha perdido la confianza del Comité Autonómico, órgano ante el que negó categóricamente haber realizado el contrato de trabajo que, como publicó este medio en exclusiva, existía y había sido comunicado al Ministerio de Trabajo.

Ambos motivos son los que han llevado a su dimisión, como explica el propio Álvarez en un comunicado al que ha tenido acceso este diario. En dicho texto vuelve a hacer un repaso de los acontecimientos que han desembocado en esta decisión, reiterando en varias ocasiones que contaba con “todas las autorizaciones de Madrid”, tanto de Organización como de Acción Institucional y Recursos Humanos, algo que ya explicó a sus compañeros en una carta al día siguiente de la publicación del contrato por este medio.

“El contrato administrativamente se llevó adelante, pero no se consumó de manera práctica y real”, ha afirmado Álvarez

“El contrato administrativamente se llevó adelante, pero no se consumó de manera práctica y real”, ha afirmado el portavoz parlamentario en el Hemiciclo cántabro, recordando que el contrato se formalizó el 18 de noviembre y “un día después, Rubén, por motivos personales, me presenta su baja voluntaria a ese contrato”. Baja que, como también detalla, se formalizó ese mismo 19 de noviembre.

Félix Álvarez asegura que para “proteger a un compañero” mintió cuando se le preguntó directamente por esta contratación en el Comité Autonómico de Ciudadanos el día 25 del pasado mes. “Se ha filtrado a prensa su contratación hasta con el salario que cobraría y que es absolutamente falso, porque para hacerlo, primero consultaría al resto de diputados del grupo parlamentario antes de tomar la decisión”, llegó a defender Álvarez ante sus compañeros, según consta en el acta a la que tuvo acceso este medio. Algo que no hizo, ya que Diego Marañón, diputado autonómico de Cs en el Parlamento de Cantabria, ha negado a este diario conocer la existencia de ese contrato, que establecía que Gómez “prestará sus servicios como asesor” del grupo parlamentario, estando incluido en el “grupo profesional de Jefe de Segunda (Grupo II)”.

Lo que sí hace el ya exportavoz es reiterar que “lo que yo hice estaba autorizado por Madrid y estaba dentro de mis competencias, es decir, por ocultar algo que estaba bien hecho dimito como portavoz”. Álvarez ha insistido en el comunicado en que “nada había ocurrido” y que no solo no lo contó, sino que “negué este hecho en un Comité Autonómico”, algo que, a tenor de su decisión y de haber perdido la confianza del Comité Autonómico, no estaba bien hecho.

"Dimito porque no cuento la realidad y omito un dato", ha manifestado este viernes ante los medios

ASUNTO MENOR

Las explicaciones a los afiliados se suman a las que ha dado este viernes ante los medios de comunicación, calificando de “asunto menor” ocultar un contrato al principal órgano de gobierno de Cs Cantabria, aunque haya sido de “un día”, como él mismo lo ha señalado. "Dimito porque no cuento la realidad y omito un dato", ha manifestado este viernes, explicando además que deja el puesto por el "malestar y confusión" que su decisión "personal" de no revelar dicha contratación ha provocado en "gran parte" de la militancia naranja, a la que ha "decepcionado".

"Nadie me ha pedido mi dimisión, ni en Cantabria ni en Madrid", ha asegurado a preguntas de los periodistas el que durante más de dos años ha sido líder regional de Cs, que cree que su marcha es "justa y necesaria", aunque una cuestión "puramente doméstica".

Y por eso mismo continuará como diputado y portavoz en el Parlamento, porque el liderazgo del partido no tiene "nada que ver" con la actividad en la Cámara, desde donde hay "buena relación" con la dirección regional. Además, se siente con "fuerzas" para seguir a pesar de que han sido "dos años muy duros a nivel personal".

PASAR PÁGINA

En su comparecencia ante los medios ha señalado que no se arrepiente de lo que ha hecho, sino que se siente "bien" después de tomar la decisión. "Yo lo necesitaba", ha confesado al respecto el parlamentario de la formación, que ahora quiere "descansar" y "pasar página", por lo que no se plantea siquiera el concurrir a un proceso interno para asumir de nuevo en un futuro las riendas del partido.

"No quiero ni que me lo pidan", ha expresado Álvarez, que desconoce si alguien asumirá la portavocía de manera provisional o se esperará al 14 de marzo cuando se llevará a cabo la renovación del partido a nivel nacional tras la marcha de Albert Rivera por el batacazo electoral del 10 de noviembre. Cuestionado por la crisis en Santander -que se "solucionará" el 8 de enero con las primarias de las que saldrá la nueva dirección local-, ha reconocido que "no es agradable" este tipo de situaciones, que no son "bien" vistas por los ciudadanos aunque "la política tiene estos vericuetos y virajes".

Comentarios