sábado 17.08.2019
POLÍTICA

Fijada para el 7 de febrero la audiencia previa de la demanda de Alonso contra Podemos por inhabilitarla tras incumplir el código ético

Rosana Alonso
Rosana Alonso

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santander ha señalado para el 7 de febrero la audiencia previa por la demanda que presentó contra Podemos la exlíder del partido en Cantabria, Rosana Alonso, y otros dos miembros de su Dirección tras ser inhabilitados para concurrir a los comicios internos del partido para conformar la candidatura a las elecciones autonómicas de 2019, han confirmado a Europa Press fuentes de la formación morada. Los otros dos demandantes son David González, y Belén Milán, responsables de Organización y de Feminismos, respectivamente, miembros de la Dirección que lideraba Alonso.

Los tres fueron inhabilitados por el Comité Electoral de Podemos en base a las conclusiones del informe realizado por el Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo a raíz de la denuncia por acoso laboral contra el diputado José Ramón Blanco -próximo a Alonso- que interpusieron tres mujeres: la entonces portavoz parlamentaria y candidata a las primarias, Verónica Ordóñez; la líder en Santander, Lydia Alegría, y la responsable de prensa del partido.

Concretamente, se trata del punto cuarto de los requisitos generales que se encuentran en la Carta de derechos y deberes de los candidatos y candidatas que desean participar en los procesos de elecciones primarias de Podemos para configurar papeletas electorales, que recoge que para poder concurrir como candidato o candidata es necesario “aportar declaración de no haber sido objeto de informe negativo sobre hechos considerados probados de naturaleza grave o muy grave por parte de un Comité de Seguridad y Salud Laboral de Podemos o de cualquiera de sus grupos parlamentarios, en su relación profesional”, algo que los tres habrían incumplido.

La inhabilitación fue confirmada posteriormente por el Comité de Garantías nacional al rechazar los recursos de los tres dirigentes podemitas, pero que Alonso no estaba dispuesta a aceptar y, por ello, trató de promover una consulta a los inscritos para que le diesen su confianza para concurrir a las primarias aunque Madrid la hubiese apartado del proceso.

La intención de la líder de Podemos Cantabria y su equipo era realizar esa consulta antes de que se declararan definitivas las candidaturas convirtiendo así como única aspirante a encabezar la lista de la formación a las elecciones autonómicas de 2019 Verónica Ordóñez. Precisamente, Alonso y su equipo querían con la consulta evitar que Ordóñez fuese la única candidata para optar a la Presidencia de Cantabria y, al no haberlo logrado, llevaron el conflicto a los tribunales.

Tras las acciones judiciales emprendidas por Alonso, González y Milán, el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santander paralizó de forma cautelar el proceso de elecciones primarias de Podemos Cantabria para conformar la candidatura a las elecciones autonómicas de 2019. En su demanda, los tres solicitaron dichas medidas cautelares alegando "violación de derechos fundamentales e indefensión", argumentos que ha tenido en cuenta el juez para paralizar el proceso electoral cautelarmente.

El auto judicial que paralizó el proceso en su día suspendió también los acuerdos del Comité Electoral de Podemos Cantabria por los que se produjo la suspensión de las candidaturas presentadas por estos tres cargos a las primarias de la formación morada. Finalmente, y a raíz de todo lo ocurrido, la Dirección estatal impuso una gestora para gestionar el partido en Cantabria en sustitución de Rosana Alonso y su equipo.

Comentarios