lunes 16.09.2019
PRESUPUESTOS

El Gobierno PRC-PSOE saca adelante su último presupuesto tras materializarse en la votación el acuerdo con Cs

Los casos judicializados y la situación interna de Podemos ha sido la parte final  del debate final de presupuestos

 

Pleno del Parlamento
Pleno del Parlamento

El Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE) ha sacado adelante este jueves, en el Pleno del Parlamento, el presupuesto de 2019, el cuarto y último de la legislatura, que asciende e a 2.850 millones de euros y crece un 4,47% (122 millones). Tal y como estaba previsto, las cuentas han contado con el apoyo del diputado de Ciudadanos, Rubén Gómez, y el voto en contra de PP, Podemos y el parlamentario del grupo mixto, Juan Ramón Carrancio, que han visto decaer el grueso de sus enmiendas parciales.

De hecho, a estos presupuestos solo se han incorporado seis de sus enmiendas; cinco de Podemos y una del PP, que, además, ya habían sido aprobadas en Comisión, al igual que todas las de PRC, PSOE y Cs. Por lo tanto, el debate de este jueves no se ha aprobado ninguna nueva.

Con la votación, que ha sido de 18 votos a favor (PRC, PSOE y Cs) y 16 en contra --PP, Carrancio y los diputados de Podemos presentes (Verónica Ordóñez no ha asistido) --, se ha puesto fin a la tramitación del presupuesto para 2019.

Para el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota (PSOE), "avanza en lo social, revierte los recortes de la anterior legislatura y contiene medidas para que Cantabria crezca de forma sólida y cree empleo de calidad" y es "realista". Sin embargo, los grupos de la oposición que han votado 'no' a estas cuentas han opinado que es "irreal" y, de hecho, lo ha tildado de "falacia" y de "papel mojado".

Además de unas cuentas que "mienten", el PP ha señalado que es un presupuesto "pobre", "oscuro" y "lesivo" para los intereses de Cantabria y, como Podemos, cree que no va a mejorar la vida de la ciudadanía, lo contrario que lo que han defendido los grupos que sustentan al Ejecutivo (PRC y PSOE).

Por su parte, Gómez ha afirmado que, pese a apoyarlo tras llegar a un acuerdo con PRC y PSOE, el presupuesto aprobado "no es el que Cs haría", aunque ha defendido que, a través de las enmiendas presentadas por su partido, todas ellas admitidas, ha "intentado solucionar los problemas que tiene la ciudadanía de Cantabria". Además, ha destacado que, gracias al acuerdo, que incluye rebajas fiscales por importe de 40 millones, el presupuesto va a ser "el único de toda la legislatura y el primero en muchos años" que supondrá una bajada efectiva de impuestos, algo que ha puesto algunos grupos de la oposición, como el PP o Carrancio.

El acuerdo de PRC-PSOE con Cs supone una reducción de impuestos por valor de 40 millones, según han asegurado estos tres partidos firmantes, si bien el PP y el exdiputado de Cs Juan Ramón Carrancio aseguran que en el presupuesto aprobado "no hay" tal bajada de impuestos.

Así, el PP ha acusado a Gómez de haber mostrado en esta negociación con el Gobierno un "sometimiento absolutamente ciego". "A no ser que no se conozca toda la negociación", ha apostillado el diputado 'popular' Luis Carlos Albalá. También Carrancio ha acusado a su expartido a poner "gratis" al Gobierno este acuerdo.
Por su parte, Podemos ha criticado al Gobierno que "no haya tenido el valor" de contar de qué políticas se van a detraer esos 40 millones.

Tras estas críticas, Gómez ha defendido que se ha llegado a un "buen acuerdo" ante el que, a su juicio, el resto de la oposición se ha quedado "sin argumentos". "Lo fácil era decir no, lo difícil es negociar y llegar a acuerdos", ha reivindicado el diputado 'naranja'. En respuesta a las críticas, Gómez ha acusado al PP de, en lugar de negociar, haber optado "por la pataleta". "La pataleta ¿para qué sirve?", ha preguntado a los 'populares'.

Además, también ha criticado que el "tránsfuga" --en referencia a Carrancio-- hable "de principios" y Podemos "de coherencia". "Casi faltaba oír hablar al PP de corrupción. Ya sería el acabose", ha ironizado.

La situación de Podemos y los casos judicializados en el debate

Si el año pasado el debate presupuestario estuvo marcado por el transfuguismo, a raíz del acuerdo del bipartito con Carrancio, este año el protagonismo lo ha tenido la situación de Podemos, con un diputado, José Ramón Blanco, ausente durante dos meses tras ser acusado de acoso laboral por tres compañeras, una de ellas la portavoz parlamentaria del grupo morado, Verónica Ordóñez. De hecho, la vuelta al hemiciclo de Blanco --que ya asistió al Pleno del lunes-- ha provocado que Ordóñez no haya acudido al Pleno y haya presentado una baja médica tras denegarle ayer la Mesa del Parlamento el voto telemático.

La ausencia de Blanco desde octubre ha condicionado durante semanas las votaciones en el Pleno del Parlamento, al provocar un empate a 17 entre los diputados de la coalición PRC-PSOE y los grupos de la oposición, que en condiciones normales suman mayoría absoluta (18). Sin embargo, la ausencia de hoy de Ordóñez no ha repercutido en el resultado final de la votación de los presupuestos, dado que el bipartito se ha garantizado el voto que le falta para la mayoría absoluta con el acuerdo con Cs

El acuerdo incluye la supresión total del impuesto de sucesiones y donaciones para familiares directos; bonificaciones en el IRPF para gastos de guardería y empleados del hogar, así como para familias monoparentales; y ayudas a los autónomos que no lleguen al salario mínimo interprofesional, un acuerdo que ha sido criticado hoy por la otra parte de la oposición.

Gracias a este acuerdo, la coalición presidida por Revilla ha sacado adelante los cuatro presupuestos de la legislatura cada año con diferentes apoyos. El de 2016 se aprobó con la abstención de Podemos, que también favoreció la investidura de Revilla como presidente tras la firma de un acuerdo con el PRC.

El de 2017 salió adelante con la abstención de Ciudadanos, previo acuerdo firmado por el presidente Revilla y la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, cuando todavía era secretaria general del PSOE, y la formación naranja contaba con dos diputados. Y el presupuesto de 2018, salió adelante gracias a Carrancio, tras un bronco debate en el que todos los grupos de la oposición reprocharon al bipartito PRC-PSOE que se apoyara en un tránsfuga para sacar adelante las cuentas.

También ha habido referencias durante el debate a los casos judicializados que afectan al Gobierno, el de las irregularidades en el Servicio Cántabro de Salud, y el de los sobresueldos en Sogiese, en el que el consejero socialista Juan José Sota ha declarado como investigado en el TSJC, así como a los sobresueldos en el ICAF señalados por la Intervención.

Enmiendas parciales

Al proyecto de Ley de Presupuestos se presentaron 478 enmiendas, de las que únicamente se ha aprobado una del PP y cinco de Podemos y las 56 presentadas por PRC, PSOE y Cs, firmantes del acuerdo presupuestario.

PP y Podemos se han quejado del bajo número de enmiendas aprobadas. Así, los 'populares' han acusado al bipartito de "despreciar" las aportaciones de los grupos de la oposición, a excepción de las de Cs. Ante esto, el portavoz regionalista Pedro Hernando ha señalado que, en los cuatro años de Gobierno del PP en toda la legislatura se aprobó a la oposición un total de cinco enmiendas entre todos los Presupuestos. Y a Podemos le ha preguntado "cuántas enmiendas" de los otros grupos de la oposición aprobó cuando acordó con PRC-PSOE el primer presupuesto de la legislatura, el de 2016. "¿Mogollón, ¿no?, ha dicho irónico.

Asimismo, Hernando ha hecho alusión al número de enmiendas presentadas por la formación morada a los Presupuestos (63). "Muchísimas, muchísimas no son", ha dicho Hernando, que ha señalado que, además, no han aportado "nada de nada". "No han aportado a este debate, no están aportando nada nuevo a la política de Cantabria ni a su futuro", ha criticado.
 

Comentarios