lunes 21.10.2019
POLÍTICA

Iglesias no ve como adversario a Íñigo Errejón tras la salida de Equo de la formación morada y su alianza con Más País

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias

Se pone fin a una semana en la que Podemos se ha visto mermado y amenazado por la ruptura con Equo, quien formalizó ayer viernes su salida de Unidas Podemos para presentarse a las generales con Más País, el proyecto liderado por Íñigo Errejón. Una decisión que ha provocado ya discrepancias entre algunos de sus miembros y la dimisión de cuatro de la Ejecutiva de Equo -Beatriz del Hoyo, José Manuel Zúñiga, Marta Santos y Carmen Tejero- que eran partidarios de mantener la coalición con los Pablo Iglesias y acusan a la dirección del partido ecologista de "malas prácticas" por la convocatoria de la consulta a la militancia. También se ha dado de baja como militante, el que fuera fundador y líder del partido Juantxo López de Uralde  En Cantabria la formación asume el resultado nacional.

Como colofón a una semana complicada para Unidas Podemos, hoy sábado se ha celebrado el Consejo Ciudadano Estatal (CCE), el primero después del fracaso de las negociaciones para formar Gobierno con el PSOE, y después de que Equo decidiera finalmente su salida de la formación morada. En él, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado que el adversario en la carrera hacia las generales del 10 de noviembre no son los partidos políticos como el de Íñigo Errejón, sino los poderes oligárquicos que ven en los morados "la pieza de caza mayor" a abatir porque no aceptan que defiendan a la gente.

Durante su intervención en el Consejo Ciudadano Estatal (CCE) de la formación, el máximo órgano de decisión entre asambleas, Iglesias ha apuntado que respeta que Errejón y personas que estuvieron en el espacio de Podemos piensen que debían haberle dado el apoyo al líder socialista, Pedro Sánchez, pero recuerda que el mandato de los inscritos de la formación fue distinto: "No nacimos para apuntalar el bipartidismo y procurar el sueño plácido de los poderosos", ha resaltado. Recuerda que nacieron para defender los derechos de la gente, y ha subrayado que lo han demostrado con hechos. Además, ha acusado a los poderes oligárquicos del país de no respetar la institucionalidad cuando los votantes "no eligen opciones de poder". "Los ataques que recibiremos -en campaña- son el precio a pagar por mirar a los ojos del poder, pero no nacemos para ser fuerza subalterna. No estamos para ponerle buena cara al poder, no estamos para apuntalar lo viejo. Estamos para plantarle cara", ha argumentado, haciendo referencia veladamente a la irrupción de Más País en el panorama político estatal.

También ha mandado un mensaje a los que ya no están y ha apuntado que  Íñigo Errejón no es un adversario y que respeta que personas que estuvieron en el partido crean que ya en 2016 debieron dar su apoyo al líder socialista, o que no debieron unirse a IU para conformar Unidas Podemos, o que debían haber hecho presidente a Sánchez en el último mes.
 

Comentarios