domingo 24/1/21
TRIBUNALES

Marcano achaca el juicio contra Higuera por cargar a Cantur 132.000 euros de gastos personales a la “inquina política”

El exconsejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, durante el juicio
El exconsejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, durante el juicio

El exconsejero de Cultura, Turismo y Deporte y expresidente de Cantur, Francisco Javier López Marcano, ha declarado que "nunca" recibió "ninguna queja" en relación a los gastos del ex director Diego Higuera, por parte del director financiero de la empresa pública, Santiago Gutiérrez, que era según ha dicho quien tenía la responsabilidad de controlarlos y convalidarlos. Sin embargo, Gutiérrez ha declarado que Higuera se autorizaba a sí mismo los gastos y que él no tenía capacidad de decidir sobre la "calidad del gasto". Marcano ha declarado este martes a petición de la defensa de Diego Higuera en el juicio con jurado que se sigue contra el que fuera director de Cantur entre 2003 y 2011 por presunto delito continuado de malversación, por cargar a la empresa pública más de 132.000 euros en gastos personales de todo tipo, especialmente en fines de semana y en Valladolid, donde tiene una casa.

Gutiérrez ha declarado que Higuera se autorizaba a sí mismo los gastos y que él no tenía capacidad de decidir sobre la "calidad del gasto"

A preguntas del abogado de Cantur, que ejerce la acusación particular, el dirigente regionalista ha afirmado que en el origen de esta causa -que comenzó en 2012 a raíz de una denuncia de Cantur tras el cambio de gobierno- "hay un ineludible componente político", que ha descrito como la "inquina política" del entonces presidente del PP y de Cantabria, Ignacio Diego, que tenía como "objetivo prioritario la implacable persecución" al PRC. El exconsejero, que fue quien nombró a Higuera, ha señalado que éste tenía que estar al servicio de Cantur "24 horas al día los siete días de la semana" y que estaba "entregado en cuerpo y alma". Y cuando ha afirmado que "nunca" recibió "ninguna queja" en relación a sus gastos, ha señalado también que "no había indicios" que le indujeran a indagar al respecto.

Por otro lado, ha destacado que fueron años de un trabajo "incesante", en los que se hicieron inversiones importantes y la cifra de negocio de Cantur aumentó de forma "notable". Ha declarado que la gestión de Higuera "sin duda" supuso beneficios para Cantur, ha confirmado que firmó acuerdos comerciales en Valladolid y que se abrió allí una oficina de turismo, en 2004. También ha dicho que era frecuente que surgieran reuniones fuera de agenda, que la de Higuera estaba "anudada" a la agenda del consejero y la del presidente, Miguel Angel Revilla, y que realizó "muchos viajes al extranjero" por obligaciones de su cargo. A preguntas de uno de los 11 miembros del jurado, Marcano ha relatado que en 2009 ordenó anular las tarjetas de crédito de Cantur -la de Higuera y la suya como presidente del consejo de administración-, porque "de repente nos dimos cuenta de que no eran necesarias". Ha añadido que fue "en la misma época en que nos bajamos el sueldo un 20% y se pusieron en práctica medidas de austeridad".

Por su parte, el director económico-financiero de Cantur, Santiago Gutiérrez, y el jefe de Compras, Juan Carlos Carceller, han declarado que Diego Higuera se autorizaba sus gastos. "Yo no soy quién para autorizar gastos de un director general", ha dicho Gutiérrez, mientras que Carceller ha señalado que su cometido era "meramente administrativo". El director financiero ha explicado que Higuera custodiaba él mismo sus facturas hasta abril de 2009, cuando se le retiró la Visa de Cantur. Hasta esa fecha, pasaba "una liquidación firmada" con la relación de gastos, fecha e importe, que se "cotejaba" con el extracto bancario de la tarjeta.

Cuando Higuera fue cesado en 2011 había un saldo a favor de Cantur de 1.700 euros que el exdirector devolvió

Gutiérrez ha explicado que después, cuando se le retiró esa tarjeta, empezó a usar una propia asociada a una cuenta a su nombre en la que el jefe de Compras, Juan Carlos Carceller, le ingresaba en concepto de "anticipos de caja" los importes que Higuera le comunicaba y después aportaba las facturas. El director económico-financiero ha explicado que este nuevo sistema obligó a abrir una cuenta contable en la contabilidad de la empresa por el descuadre que provocaba el intervalo temporal entre los anticipos y la justificación de las facturas. Según ha señalado, cuando Higuera fue cesado en 2011 había un saldo a favor de Cantur de 1.700 euros que el exdirector devolvió.

Ha añadido que en los gastos en restaurantes, era "costumbre y una práctica general" detallar los comensales, aunque no hacerlo no suponía que el gasto se considerara injustificado. También ha declarado que durante la etapa de Diego Higuera se firmaron muchos acuerdos comerciales con agencias y "hubo una expansión comercial", aunque desconoce que Cantur abriera una oficina en Valladolid. Ha explicado que "en alguna ocasión" el propio Higuera le ha dicho "devuelve esas facturas porque no son correctas". Por su parte, el jefe de Compras, Juan Carlos Carceller, ha señalado que no había protocolos de control ni tenía "ninguna directriz de ningún mando", y que él "no podía saber" si los gastos de Higuera eran personales o no, porque su cometido era "meramente administrativo" y consistía en "relacionar los gastos en un papel".

Ante la insistencia del fiscal y el abogado de Cantur, que le han acusado de contradecirse respecto a su declaración en fase de instrucción en el año 2013, Carceller ha declarado que "no era su cometido sospechar o tener ninguna duda de nada" y ha achacado a "un despiste" el hecho de que alguna vez Higuera pasara gastos personales. Ha explicado que cuando veía facturas fechadas en días no laborables, "simplemente avisaba" a Higuera "a título personal" para que revisara "si hay que meterlas o no y el me decía sí o no". "Era un aviso" y él contestaba "sí pero he estado con fulano y mengano, mételo", ha explicado en tono coloquial.

Carceller ha achacado a "un despiste" el hecho de que alguna vez Higuera pasara gastos personales

Frente al fiscal y el abogado de Cantur, la jueza, María Rivas, no ha percibido contradicción respecto a su declaración en 2013, en la que relató que "en algunos casos", el director "admitía el rechazo" de una factura y en otras "insistía en que eran gastos realizados en el ejercicio de sus funciones", de forma que "finalmente era él quién decidía".

ROBERTO MEDIA

La segunda sesión del juicio ha comenzado con la declaración de Roberto Media, que sucedió a Higuera en Cantur en agosto de 2011 tras su cese cuando llegó al gobierno el PP, y fue quien interpuso la denuncia que dio lugar a la apertura de esta causa penal en agosto de 2012, con los resultados de la auditoría de gestión que se encargó al principio de la legislatura. Media ha señalado que la auditoría sacó a la luz "gastos de todo tipo", "cosas muy extrañas que no parecían correctas". Ha añadido que "muchos trabajadores eran conocedores de ese sistema de proceder" y que esas facturas "pasaban por muchas manos".

Ha asegurado que él tuvo la misma secretaria que Higuera, y que si bien podía surgir "algo puntual", en su agenda se apuntaba el 99,9% de su actividad, mientras que Higuera declaró este lunes que la suya apenas reflejaba el 30% de su actividad. "Desde luego si hubiera tenido actos en fin de semana en Valladolid lo tendría apuntado", ha dicho Media, quien ha añadido que no era habitual tener que trabajar los fines de semana fuera de Cantabria, y ha puesto "en seria duda" que se firmaran convenios con muchas empresas en Valladolid.

La Fiscalía, que considera que concurre la atenuante de dilaciones indebidas, solicita para Higuera siete años de prisión y 20 de inhabilitación absoluta, mientras que la empresa pública pide seis años de cárcel, 16 de inhabilitación, y al igual que la Fiscalía, una indemnización para Cantur por el importe de la cantidad sustraída, 132.535 euros. Según un informe pericial, de esa cuantía indebidamente justificada por Higuera, 31.557 euros fueron gastos en restaurantes en días festivos o fines de semana; 43.009 en comidas sin relación de comensales; 18.447 euros en combustible fuera de convenio, 3.723 en gastos particulares, y 8.173 euros en gastos diversos sin justificante.

Comentarios