sábado 14.12.2019
POLÍTICA

Más de 25.000 miembros de 196 países, empresas y ONG impulsarán la acción climática desde este lunes

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, acompañado de la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, visita las instalaciones que acogerán la próxima Cumbre del Clima COP25, en Madrid
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, acompañado de la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, visita las instalaciones que acogerán la próxima Cumbre del Clima COP25, en Madrid

Jefes de Estado y de Gobierno, ministros, representantes de gobiernos de 196 países, organizaciones internacionales, grandes empresas y organizaciones empresariales, actores de la sociedad civil y de distintas ONG ambientales y medios de comunicación de todo el mundo se darán cita del 2 al 13 de diciembre en la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP25) para tratar de impulsar la acción mundial contra la emergencia climática e implantar a partir de 2020 el Acuerdo del Clima de París.

En el aspecto más técnico de la Cumbre, las negociaciones se centrarán en implementar el único aspecto que queda sin acordar para la operatividad plena del Acuerdo de París, el artículo seis, referido a la regulación de los mercados de carbono. Sin embargo, el foco de esta cita se ha puesto en la importancia de que los países firmantes anuncien su voluntad de aumentar la ambición climática, incrementando sus contribuciones nacionales de reducción de CO2 (NDC), algo que deberán expresar formalmente a lo largo de 2020.

El colaborador habitual de eldiariocantabria.es, Jesús Antonio Rodríguez, que se encuentra presente en los actos que se desarrollan estos días en La Cumbre Mundial del Clima, manifestó ya la sensación que se respiraba a escasos días de la inauguración, “donde el ambiente de interés resultaba más cálido en el País de acogida, a tenor de la expectación despertada en la Prensa, que a través de la política imperativa asignada como anfitrión benefactor”.

La Conferencia se trasladó a menos de un mes de su inauguración desde Chile a Madrid, por las revueltas sociales que se desataron en el país latinoamericano a mediados de octubre. A final de ese mes, el presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció la renuncia del país a acoger la cita internacional y solo dos días después, una vez que España ofreció acoger el encuentro en las mismas fechas y que Chile mantuviera la presidencia de la COP, la ONU confirmó que finalmente se celebraría en la ciudad de Madrid. "Y es que de nuevo el sentir quijotesco tan español y porque no decirlo, internacionalmente mucho más famélico que el personaje de Cervantes, ha promovido aquello tan políticamente útil de acudir en “auxilio de un supuesto vencedor Institucional”, que necesitaba en estos momentos de cuidados intensivos, ante el riesgo de un fracaso previo de no celebrase la Conferencia”, sentencia Rodríguez.

La organización del evento se ha realizado en un plazo récord dadas las características de estas conferencias que normalmente tardan un año en prepararse. A pocas horas del inicio aún siguen rematándose los últimos detalles logísticos e incluso de la agenda para dos semanas de actividades y toma de decisiones de calado internacional para los que se han acreditado más de 25.000 personas, entre ellas, 1.500 periodistas de todo el mundo.

CON LA PRESENCIA DE GRETA

El cambio de sede también pilló a la joven activista sueca, Greta Thunberg con el pie cambiado, pisando suelo norteamericano, a donde había llegado en el velero eléctrico Malizia para asistir a la Cumbre de Acción Climática que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, convocó del 20 al 23 de septiembre en Nueva York. Greta, que iba a extender su mensaje de urgencia climática desde Canadá a Chile, tuvo que buscar una nueva opción para cruzar en pleno otoño el Atlántico norte. Finalmente, en el catamarán de una familia australiana, se espera la llegada de la joven sueca durante esta primera semana de diciembre a Lisboa, desde donde llegará a Madrid, posiblemente a tiempo para participar en una manifestación del viernes 6 de diciembre. Al mismo tiempo, una manifestación recorrerá también las calles en Santiago de Chile.

Según confirmaron fuentes de Naciones Unidas a Europa Press, la joven participará en el plenario e intervendrá, presumiblemente, para provocar a los responsables de los países una mayor ambición para lograr realmente el objetivo de limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5ºC. Además, prevé participar en varias actividades dentro y fuera de Ifema, donde se desarrollarán las reuniones.

La Cumbre, cuyo lema es "tiempo de actuar", ocupará siete pabellones de IFEMA que suman un total de unos 100.000 metros cuadrados así como un espacio adicional de unos 13.000 metros cuadrados en centros de convenciones y salas de reuniones distribuidos en 'Zona Azul' y 'Zona Verde', a los que se sumará todo el Eje de la Castellana, en el centro de la capital española donde se desarrollarán diferentes actividades culturales y sociales a lo largo de estas dos semanas en lo que se ha bautizado como 'Castellana Verde'.

¿QUÉ SIGNIFICA COP25, CMP15 Y CMA2?

La Zona Azul, el espacio administrado por Naciones Unidas, es donde se desarrollarán tres conferencias: La XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático (COP25), así como la XV reunión de las partes del Protocolo de Kioto (CMP15) y la II reunión de la partes del Acuerdo del Clima de París (CMA2), así como otros actos y la agenda oficial de Naciones Unidas. También incluye una zona dedicada a la 'Agenda de Acción Climática Global' dedicada a ONGs y el 'Action Hub', donde se desarrollarán numerosos eventos. Es en esta zona donde se negociará el clima en dos plenarios y salas de reuniones. España contará con un pabellón dentro de la zona azul, en el que además de agenda de gobierno se desarrollarán 64 actividades propuestas.

Al mismo tiempo, en la 'Zona Verde', para la que se recibieron unas 1.400 propuestas de eventos de los que finalmente se celebrarán unos 500, participarán ONGs y diferentes actores que contarán con siete espacios diferenciados: el Ágora; la Acción Sectorial por el Clima (donde están los patrocinadores de la COP25); la Sociedad Civil; la zona de los Jóvenes; un área para Innovación y Ciencia; el Mare Nostrum y el área de Pueblos originarios, donde participarán pueblos chilenos. A lo largo de 'Castellana Verde', museos, un centenar de empresas e instituciones realizarán eventos de toda índole, para llevar la Cumbre al centro de la Ciudad y en varias comunidades autónomas y ciudades de toda España también se han previsto diferentes actos para "llevar la COP a todos los rincones del territorio", tal y como solicitó el Gobierno en funciones.

Serán actos que buscarán soluciones a la situación que vive el planeta y que, como nuestro colaborador sostiene, deberían comenzar por aquellas medidas “dirigidas a los Gobiernos, medidas, que ya se conoce su existencia y también su coste, a paliar los efectos y aumentar el control y efectos de los Gases Invernadero, ante un cambio climático tan sumamente real que afectará a futuras generaciones”. Pues como sentencia Rodríguez: “El Planeta tiene hartazgo de actitudes no de actuaciones, y, arde (no se trata de un eufemismo) en deseos de opinión pública de palpar acciones comprometidas, no inacciones”.

50 JEFES DE ESTADO Y GOBIERNO Y VARIAS AUSENCIAS

Con todo casi preparado, el próximo lunes a las 10:30 horas tendrá lugar la ceremonia de apertura de la Cumbre en un acto al que asistirán 51 autoridades internacionales. En todo caso, faltarán los máximos responables de países como Reino Unido, Estados Unidos -que ha iniciado los pasos para abondar el Acuerdo de París-, India, China, Rusia o Brasil. Tampoco estará el presidente de Chile, Sebastián Piñera. Por parte de la UE, los nuevos cargos, ratificados esta misma semana, se estrenarán a nivel internacional en la COP25. Así, se espera al presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, José Borrell y el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli. En cuanto a organismos internacionales, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, participará tanto en la inauguración como en numerosas actividades y asistirán también el presidente de la Asamblea General de la ONU; el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo; el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría; y la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan.

Una vez inaugurado, a las 11:30 tendrá lugar una mesa de debate con los jefes de Estado y de Gobierno que estará copresidida por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la presidenta de la COP25 y ministra chilena de Medio Ambiente, Carolina Schmidt. Por la tarde, en el Palacio Real el Rey Felipe VI dará una recepción a todos ellos y durante estos días se reunirá con todos ellos en el marco de la Cumbre. La Reina Letizia, por su parte, presidirá en IFEMA el martes 3 de diciembre un evento sobre salud y cambio climático. A pocas horas del inicio, Sánchez ha recorrido este sábado junto a la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, y la ministra chilena de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, las instalaciones de IFEMA. Ribera ha traspasado en un acto simbólico las instalaciones a la ministra chilena y a Patricia Espinosa, responsable de Cambio Climático de la ONU.

En total, miles de personas trabajarán durante estas semanas para facilitar el desarrollo de la COP. El presupuesto del evento se estima en unos 50 millones de euros y generará unas 65.000 toneladas de CO2 que serán compensadas con reducciones certificadas de CO2.
 

Comentarios