Miércoles 21.11.2018
POLÍTICA

Los negocios del marido de Cospedal con Bancantabria

Ignacio López del Hierro cobró cerca de 80.000 euros anuales de la filial de Liberbank por un contrato ‘en diferido’ entre 2011 y 2013.

En 2009, mismo año en que el matrimonio encargó a Villarejo que espiara a Arenas, Caja Castilla-La Mancha, de la que Del Hierro era consejero, fue absorbida por Cajastur, que dos años después se fusionó con Caja Cantabria y Caja Extremadura para formar Liberbank.

Antigua sede de Bancantabria
Antigua sede de Bancantabria

En mayo de 2011 se constituía Liberbank, entidad formada por la fusión de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria. Por esa misma época Ignacio López del Hierro, marido de la que fuera secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, empezó a facturar 7.000 euros mensuales a Bancantabria, filial de Caja Cantabria desde hacía años, por un supuesto asesoramiento inmobiliario a través de la empresa Hilo de Inversiones S.L.. Sin embargo, el contrato de prestación de servicios no se registró hasta 2013, aunque tenía fecha de septiembre de 2012, y los responsables de la entidad de aquellos años aseguran que no hubo tal servicio por el que llegó a cobrar casi 80.000 euros anuales.

Que la relación de López del Hierro con la entidad cántabra llegara al tiempo que la creación de Liberbank no fue casual. Fuentes consultadas por este diario, que fueron testigos de los movimientos que se produjeron en esa época, han recordado que en 2009 Cajastur absorbió la intervenida Caja Castilla-La Mancha, de la que López del Hierro era consejero desde 2007, según las acusaciones del PSOE “por enchufe” de Cospedal.

La documentación sobre esta operación ‘en diferido’ fue presentada por CC.OO. ante la Fiscalía Anticorrupción

La operación entre Cajastur y Caja Castilla-La Mancha coincide en el tiempo con las nuevas grabaciones difundidas por la web Moncloa.com, que revelan que en septiembre de 2009 López del Hierro encargó junto a Cospedal el entonces comisario José Manuel Villarejo que espiara a Javier Arenas, rival de la entonces secretaria general dentro del partido. En dichas grabaciones López del Hierro habla en nombre del PP, asegurando que el partido le pagaría por ese trabajo, pero que tenía que ser “baratito, porque estamos tiesos”.

Dos años después López del Hierro comenzó a cobrar de Bancantabria una cantidad fija cada mes por unos servicios de los que ningún directivo de la entidad tenía conocimiento, como han señalado las citadas fuentes a este diario. El hecho de que el marido de Cospedal facturara a esta filial, que en esa época era uno de los activos de la fusión que dio lugar a Liberbank, sin que prestara los servicios de asesoramiento fue lo que llevó a Antonio Huesca, exdirector general de Bancantabria, a negarse a firmar las facturas y a pagarle. Cinco meses después de esta decisión fue destituido.

El caso fue llevado ante los tribunales por Comisiones Obreras (CC.OO.) con una querella que atribuía a López del Hierro y a varios altos cargos de Liberbank presuntos delitos de apropiación indebida, falsedad documental y fraude fiscal. La querella fue acompañada por la transcripción de una conversación entre un miembro del comité de empresa de Bancantabria y Fernando Soto, exdirectivo y apoderado de la entidad. Según dichas conversaciones, Soto asegura que “no existe tal contrato. No lo hemos firmado ni Antonio (Huesca) ni yo”, revelando igualmente que “nadie más podría haberlo hecho. Y no existe tal contrato”.

Liberbank no pudo aportar prueba alguna que demostrase el asesoramiento de López del Hierro a la entidad

No existía en aquel momento, pero sí se creó posteriormente. Y es que, según la conversación, que fue revelada en varios medios en 2014, Soto explica que Liberbank se subrogó un contrato inexistente con López del Hierro, que fue firmado por el nuevo director general, José Luis Vicente Jounou en 2013, pero “con fecha de septiembre de 2012, diciendo que Liberbank se subrogaba en un contrato que teníamos nosotros”, en referencia a Bancantabria.

La documentación sobre esta operación ‘en diferido’ fue presentada por CC.OO. ante la Fiscalía Anticorrupción, y esta lo remitió a la Fiscalía de Cantabria. En ella se probaría que el contrato de prestación de servicios entre la sociedad de López del Hierro y Liberbank quedó registrado en la base de datos del banco el 24 de abril de 2013, 17 meses después de que comenzara a facturar los 7.000 euros mensuales a Bancantabria, actualmente desaparecida.

La Fiscalía archivó el caso sin ordenar diligencia alguna ni llamar a declarar a ninguno de los implicados en la querella. Del mismo modo, Liberbank no pudo aportar prueba alguna que demostrase el asesoramiento de López del Hierro a la entidad, asegurando que todo había sido presencial y verbal, es decir, sin rastro documental en ningún tipo de acta. Entonces, ¿qué llevó a la Fiscalía a archivar el caso? Según publicó El Confidencial en 2014, hubo varios argumentos, entre ellos el testimonio de un vigilante de seguridad, del que no revela el nombre, que habría asegurado que el marido de Cospedal “accedía de manera frecuente a las instalaciones para asistir a reuniones de trabajo”, sin dar más detalles o fechas concretas.

Comentarios