miércoles 01.04.2020
POLÍTICA

Los partidos minoritarios discrepan sobre cómo dividir el grupo Mixto, el PRC tiene la llave y la Mesa la última palabra este viernes

Mazón, en el hemiciclo del Congreso
Mazón, en el hemiciclo del Congreso

El PRC y el resto de partidos minoritarios del Congreso tienen clara la necesidad de partir el nuevo Grupo Mixto, que actualmente consta de 21 diputados de una decena de partidos, pero no se ponen de acuerdo en cómo proceder. El plazo para registrarse acaba a las 20:00 horas de mañana miércoles y la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ya ha convocado una reunión este viernes por la mañana para resolver, según indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias. Conforme al Reglamento, la vía más directa para formar grupo en el Congreso es tener 15 o más diputados, requisito que cumplen el PSOE, el PP, Vox y Unidas Podemos con sus confluencias, los cuatro ya en pleno funcionamiento desde la pasada semana. Pero hay una segunda vía para constituir grupo propio: superar los cinco diputados más el 5% de los votos en todo el Estado, requisito que le sirvió a Ciudadanos para constituirse, o bien el 15% en todas las circunscripciones en las que se concurre, como han podido hacer el PNV, ERC y EH Bildu.

Los diputados de UPN, PRC, Coalición Canaria y Teruel Existe apuestan por unir fuerzas para crear un grupo territorial bajo la denominación de Grupo Parlamentario Plural

A sólo 24 horas de que acabe el plazo, en el Grupo Mixto hay 21 diputados, entre ellos los de Junts, que pese a sumar ocho escaños no llega a ese 15% provincial en Girona ni en Lleida ni en la media de Cataluña. Por eso, los diputados de Unión del Pueblo Navarro (UPN) –que son los de la coalición Navarra Suma–, PRC, Coalición Canaria (CC) y Teruel Existe apuestan por unir fuerzas para crear un grupo territorial bajo la denominación de Grupo Parlamentario Plural. Los cuatro suman cinco escaños, el mínimo para formar grupo (dos de UPN y uno de cada de los demás partidos), y todos ellos superaron el 15% en sus circunscripciones. El presidente de UPN, Javier Esparza, considera que los cuatro partidos son formaciones "reales" que más allá de su etiqueta de regionalista, foralista o nacionalista tienen "un proyecto común que se llama España". A su juicio, este nuevo grupo parlamentario territorial, que podría llegar a sumar siete diputados si en una fase posterior se suman Foro Asturias y Nueva Canarias, "tendría mucho sentido" en esta XIV Legislatura para compensar a los independentistas. Pero Compromís avisa de que esa fórmula depende de la interpretación de la Mesa del Congreso, ya que UPN no se presentó en solitario sino en la coalición Navarra Suma con PP y Ciudadanos, y que CC concurrió en alianza con Nueva Canarias, que en cambio no llega al 15% en su provincia.

Ante el temor de que el órgano de gobierno de la Cámara frene la operación en su reunión del próximo viernes, Baldoví ha propuesto otras alternativas. Por un lado, aboga por crear un grupo con los 16 diputados del Mixto de Junts, Más País, Compromís, CC-NC, BNG, PRC y Teruel Existe, dejando en el Mixto, al menos momentáneamente, a los que puedan ser cuestionados por la Mesa (UPN y Foro, porque son aliados del PP) y a la CUP, que se autodescarta en estas negociaciones. La idea de Compromís es que, una vez creado este nuevo grupo, se produzca un ajuste de formaciones, haya trasvases de diputados entre el Mixto y el Mixto B, hasta acabar formando dos agrupaciones parlamentarias "equilibradas", de similares tamaño (diez u 11 miembros en cada uno de ellos). No obstante, uno de los asuntos que suscita discrepancia es decidir quién se queda en el nuevo grupo parlamentario, porque ello conlleva ventajas como poder cobrar la subvención del mailing o adquirir derechos electorales para el futuro (hueco en los debates y en las entrevistas en los medios públicos). Si Coalición Canaria y Teruel Existe insisten en acompañar a UPN en el Grupo Plural, Compromís propone otra alternativa sin llegar a ese mínimo de 15 diputados, que pasa por cumplir el requisito del 5% estatal. Para ello, tendrían que unir fuerzas Junts, Más País, Compromís BNG y PRC. La llave la tiene precisamente el diputado del PRC, José María Mazón, necesario para lanzar el grupo territorial de UPN, CC y Teruel Existe pero también para llegar al 5% con Compromís, Más País y Junts. Su apuesta inicial es el Grupo Plural, pero no quiere que la división del Mixto se frustre por algún fleco reglamentario.

Oramas: "A mí me da lo mismo, pero lo importante es que haya cinco partidos en un lado y otros tantos en otro"

En rueda de prensa, Pedro Quevedo, diputado de NC, ha reiterado que es "inaceptable" que el Grupo Mixto tenga 21 diputados de diez partidos porque eso "lesiona el derecho de representación" de los partidos, por lo que "debe ser fracturado". Y, en su opinión, lo importante no es tanto la coherencia del nuevo grupo, sino lograr dos grupos heterogéneos equilibrados que permitan un reparto adecuado de recursos y de tiempos. "Háganlo como quieran, pero hay que dar la oportunidad de dividirse", ha remachado, admitiendo que la última palabra la tendrá la Mesa. En similares términos se ha pronunciado Ana Oramas, de Coalición Canaria (CC), quien recuerda que en la historia del órgano de gobierno del Congreso "hay antecedentes para todos los gustos". "A mí me da lo mismo, pero lo importante es que haya cinco partidos en un lado y otros tantos en otro", ha subrayado. "Esto no es un tema ideológico, no tiene componente político, es un tema de asesores jurídicos".

Tener grupo supone grandes ventajas políticas, económicas y de medios. Quien lo constituye tiene garantizada su representación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y voz propia en la Junta de Portavoces y capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones. Además, en las sesiones de control, tener grupo asegura al menos una pregunta al Gobierno todas las semanas. En el plano económico, por ejemplo, durante la anterior legislatura las fuerzas políticas que se constituyeron en grupo recibieron en el Congreso una subvención fija de 28.597,08 euros mensuales y otra variable, en función del número de diputados componían el grupo, que ascendía a unos 1.645,49 euros mensuales por escaño. El sistema en el Senado es idéntico, aunque varían las cantidades. Además, sólo habiendo conseguido grupo parlamentario propio se puede acceder al cobro de las subvenciones por envío gratuito de propaganda electoral durante la campaña. Y las ventajas se prolongan para las siguientes elecciones, porque los que ahora lo consigan tendrán opción a presencia en los futuros debates electorales y planes de cobertura informativa de los medios públicos.

Comentarios