viernes 15.11.2019
POLÍTICA

El PP pide a los afines a Diego que “dejen de hacer el ridículo” y “pidan perdón" por una querella "inmoral"

La dirección ha reprochado la “cobardía política” de Miguel Ángel Serna, Joaquín Solanas y Carlos Bedia, recalcando que son “marionetas” de otras personas que “están moviendo los hilos”.

Fernández ha asegurado que "quienes han promovido esta querella criminal no van a volver a liderar el PP".

Imagen del medio centenar de cargos y afiliados del PP de Cantabria afines a Diego que han acudido a Génova, 13 a presentar el escrito
Imagen del medio centenar de cargos y afiliados del PP de Cantabria afines a Diego que han acudido a Génova, 13 a presentar el escrito

El diputado Íñigo Fernández ha tachado de "inmoral" la querella contra la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, y ha pedido a los firmantes y promotores de la misma que "dejen de hacer el ridículo", que "no se escondan", que pongan fin al "acoso político, personal y judicial", y "pidan perdón" a los afiliados por "el daño que están haciendo al partido".

"Cantabria entera puede tener la tranquilidad de que quienes han firmado y promovido esta querella criminal no van a volver a liderar el Partido Popular", ha dicho Fernández en la rueda de prensa que ha ofrecido este martes para valorar el archivo de la querella, presentada por el exconsejero Miguel Ángel Serna, el exdirector general de Cultura, Joaquín Solanas, y el exdiputado Carlos Bedia, afines a Ignacio Diego.

Fernández les ha reprochado su "cobardía política" pero ha recalcado que son "marionetas" y que "hay otras personas moviendo los hilos desde detrás de la cortina". En todo caso, ha insistido en que cuando uno firma o promueve una querella criminal, "lo mínimo que puede hacer es dar la cara y no esconderse". "Hay que ser más decente y menos cobarde", ha añadido.

"Lo que no se puede permitir es que una minoría se empeñe en destruir el partido y hacerlo saltar por los aires porque perdió el congreso", ha añadido Fernández

La querella iba dirigida también contra la secretaria autonómica del PP, María José González Revuelta, y la gerente, Jesusa Sánchez, fue presentada la semana pasada en el TSJC por la condición de aforada de Buruaga, que es diputada regional, y en ella se acusaba a la presidenta del PP de prevaricación administrativa, delito electoral y malversación de caudales públicos por presuntas irregularidades en el proceso congresual en el que arrebató el liderazgo del partido a Ignacio Diego.

Íñigo Fernández ha defendido la limpieza del congreso y la legitimidad de la nueva dirección del PP. El parlamentario ha señalado, en nombre del comité ejecutivo regional, que "optar a liderar un partido es legítimo, apoyar a unos o a otros es legítimo", pero presentar una querella es "inmoral" y presentar una querella "tan insolvente" que ni siquiera se ha admitido a trámite es "doblemente inmoral".

"Lo que no se puede permitir es que una minoría se empeñe en destruir el partido y hacerlo saltar por los aires porque perdió el congreso", ha añadido Fernández, quien ha recalcado que todas las acciones, denuncias y querellas promovidas por las personas que se niegan a admitir los resultados del congreso se han archivado.

"Si el comité organizador del congreso, la comisión nacional de derechos y garantías, la dirección nacional del partido, el Juzgado de Laredo, la Audiencia provincial y ahora el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria dicen que no hay delitos o irregularidades, a lo mejor es porque no las hay", ha ironizado, para añadir que "existen única y exclusivamente en la imaginación de unos pocos" que "no han entendido todavía que su tiempo ya pasó y no va a volver".