miércoles 30/9/20
CORONAVIRUS

Quiñones pide a Revilla la adopción de nuevas medidas para reducir las reuniones de grupos en la vía pública

Reuniones de grupos en la calle
Reuniones de grupos en la calle

La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, ha trasladado al presidente regional, Miguel Ángel Revilla, su "voluntad, empeño y compromiso para encontrar juntos los medios y recursos que sean necesarios para una mayor y más eficaz actuación en el objetivo compartido de frenar la propagación de la pandemia en la comunidad autónoma", y le ha vuelto a pedir la adopción de nuevas medidas, como están haciendo otras comunidades autónomas para reducir las posibilidades de reunión y encuentro de grupos de personas en la vía pública sin control alguno.

Quiñones ha respondido al presidente de Cantabria a través de una carta en la que reivindica el "esfuerzo mayúsculo" que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están haciendo para "intentar llegar a cada rincón de Cantabria, para garantizar la seguridad, proteger la salud pública y dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía en un momento, y un contexto, tremendamente complicado para todos", y "también y sobremanera para que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil desarrollen sus funciones".

Detalla que "en comunidades de distinto signo político se están adoptando medidas como el cierre de playas, parques y plazas públicas en horario nocturno"

Para complementar ese esfuerzo, Quiñones pide a Revilla en la carta remitida este viernes que desde el Gobierno de Cantabria, "en la medida de vuestras posibilidades", se adopten las acciones que se consideren "más oportunas para lograr el objetivo" de frenar la propagación del virus. En este sentido, detalla que "en estos momentos en comunidades autónomas de distinto signo político, pero con una gran afluencia turística, como son Andalucía, Cataluña o la Comunidad Valenciana, se están adoptando medidas que restringen y limitan la movilidad, como el cierre de playas, parques y plazas públicas en horario nocturno, reduciendo las posibilidades de reunión y encuentro de grupos de personas en la vía pública sin control alguno, así como otras medidas, con el fin de reducir las posibilidades de contagio, restringiendo la libre circulación de la ciudadanía en determinadas circunstancias y espacios". "Soy consciente de lo difícil que resulta adoptar algunas de esas medidas, a veces malinterpretadas, pero con un único fin, que no es otro, que proteger a los ciudadanos y garantizar la salud pública. El Gobierno de España las adoptó y no siempre fueron bien entendidas pero tuvieron siempre como fin y ánimo, salvar vidas y cuidar y velar por la ciudadanía", añade Quiñones.

En esa línea, Quiñones traslada a Revilla "el respaldo de la Delegación del Gobierno" a todas las medidas que establezca el Gobierno de Cantabria para garantizar la salud pública y le ha reiterado que, para garantizar su cumplimiento, también contará con "el apoyo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado". "La lealtad institucional, la coordinación y cooperación han sido un instrumento efectivo en la batalla contra la pandemia desde su inicio y tienen que seguir siéndolo. En la Delegación del Gobierno en Cantabria encontrarás siempre una aliada necesaria para lograr juntos el fin de esta emergencia sanitaria que ha cambiado todo nuestro modelo social de convivencia", concluye.

Con esta carta, Quiñones responde a la misiva que le envió ayer el presidente de Cantabria pidiéndole coordinación con los ayuntamientos para optimizar el control de las policías local y nacional y la Guardia Civil y paliar la escasez de efectivos frente al botellón.

Ambas cartas son continuación del cruce de declaraciones que han protagonizado esta semana Revilla y Quiñones. El presidente urgió el martes a la Delegación de Gobierno a "controlar el botellón y los desmadres que se están produciendo", a lo que la socialista replicó instando al Gobierno regional a "utilizar todos sus medios y competencias" para prohibir el consumo compartido de bebidas alcohólicas en la vía pública, como ya están haciendo otros gobiernos autonómicos, o instar a los ayuntamientos a aprobar ordenanzas municipales restringiendo esta práctica.

REUNIONES DE COORDINACIÓN

La delegada del Gobierno señala en su carta a Revilla que, durante el estado de alarma y también ahora, "las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado han sido un pilar fundamental para luchar contra la propagación del virus y paliar en la medida de lo posible sus efectos sobre los ciudadanos". Añade que están "actuando de manera impecable y ejemplar en cada una de las actuaciones que le son encomendadas para hacer frente a la crisis sanitaria", y que están realizando además una enorme labor pedagógica para que toda la ciudadanía comprenda que protegiéndose, no solo están protegiendo a los demás, sino al conjunto de la sociedad", destaca la delegada del Gobierno.

Por otro lado, Quiñones comunica a Revilla que, para coordinar todas las actuaciones a desarrollar, en las últimas semanas se han celebrado Juntas de Seguridad Local en los principales municipios de Cantabria, "con el fin de articular mecanismos que funcionen de forma efectiva", así como en el resto de municipios "para que las policías locales mantengan un canal de comunicación y trabajo compartido fluido con la Policía Nacional y la Guardia Civil".

De la misma forma, y a propuesta de la Delegación del Gobierno, Quiñones recuerda al presidente de Cantabria que se ha celebrado una reunión de coordinación y de planificación entre los responsables del Servicio Cántabro de Salud y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para establecer protocolos y mecanismos de comunicación y coordinación en la detección, notificación y control de los posibles casos activos que se van produciendo. "Vivimos tiempos complicados y esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la necesidad de que se invierta y se destine recursos para potenciar y fortalecer la sanidad pública pero también para aumentar las dotaciones y los recursos humanos de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado", señala la delegada del Gobierno. Y, al respecto, ensalza que el Gobierno de España es consciente de esa necesidad y, por ello, el pasado 21 de julio el Consejo de Ministros aprobó la convocatoria de 2.491 nuevas plazas para la Policía Nacional y 2.154 plazas para la Guardia Civil, "con una tasa de reposición del 115% que pone de manifiesto el déficit estructural de ambos cuerpos tras años, como en la sanidad pública, en los que fueron presos de recortes y de injustos ajustes que los han dejado en la situación que nos encontramos".

Comentarios