domingo 24/1/21
POLÍTICA

El “reparto de sillones” que propone Diego aumenta “el enfrentamiento y la división” en el PP cántabro

Sáenz de Buruaga ha vuelto a mostrar sus diferencias con el actual presidente del partido en una rueda de prensa que no se ha podido ofrecer en el PP cántabro porque, según ha criticado, la candidatura de Diego no lo ha permitido.

La secretaria general del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, y el presidente autonómico, Ignacio Diego
La secretaria general del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, y el presidente autonómico, Ignacio Diego

Parece claro que las iniciativas impulsadas por el presidente del PP de Cantabria y candidato a la reelección, Ignacio Diego, no han sentado bien en el entorno de la otra candidata a la Presidencia del partido en la región, la secretaria general María José Sáenz de Buruaga. Tras la exhibición de apoyos que hizo este sábado Diego, entre los que no se cuenta ninguno de los diputados nacionales ni representantes de las principales ciudades de Cantabria (por no mencionar al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna), este domingo ha sido Buruaga la que ha entrado a valorar la propuesta de repartir los sillones de la dirección al 50%.

La secretaria general del PP autonómico ha criticado la "permanente apelación al reparto de sillones" de Diego, valorando que "no ha entendido nada de lo que son los retos" del PP. A su juicio, no se trata de "una cuestión de blindaje de cargos o cuotas de poder", sino de "garantizar un horizonte de futuro" al PP, "no a los seguidores de uno y otro", ha dicho.

Buruaga ha opinado que la oferta de Diego para que cada candidatura elija al 50% del comité ejecutivo es una "estrategia de marketing electoral" que no responde a una voluntad de "verdadera integración", sino a un intento de "mantener el férreo control de la organización, y en el caso de que tuviera que tolerar a María José Sáenz de Buruaga como candidata, imponer su cuota del 50% para retener el mando, dinamitar las posibilidades de cambio y renovación con la intención de que todo siga igual".

Algo que a su entender, supondría "perpetuar el enfrentamiento y la división". La candidata ha hecho estas afirmaciones en una rueda de prensa inicialmente convocada en el PP, que al final se ha celebrado en el hotel anexo porque según ha explicado al comienzo de su intervención, la candidatura de Diego no lo ha permitido.

"No he sido yo quien ha vetado o excluido a nadie ni quien se levantó de la mesa de negociación dando un portazo en la sede nacional de Génova", ha replicado Sáenz de Buruaga

Preguntada sobre el acto con cargos públicos que Diego protagonizó este sábado en Santander, y su afirmación de que tiene el apoyo de tres de cada cuatro alcaldes y líderes locales del PP, Buruaga ha respondido que a ese acto no ha acudido nadie de Santander, Camargo, Laredo, Santoña, Piélagos, Castro Urdiales, Ramales, Reinosa, Suances, Polanco, Bareyo, Colindres,.. y solo había un concejal de Torrelavega.

"Yo diría que faltaban tres de cada cuatro, y sobre todo las poblaciones con mayor número de afiliados", ha dicho. Sobre el apoyo mostrado por el ministro de Fomento y exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha afirmado que es "un aval de grandísimo peso y una enorme responsabilidad", pero ha recordado que en el Congreso no hay "votos de calidad" y que "todos son igual de importantes".

También a preguntas de la prensa, ha dicho que no le consta que sea la candidatura preferida de la dirección nacional del PP, y ha añadido que "el congreso de Cantabria se tiene que ganar en Cantabria". Buruaga ha añadido que no pretende ser "la candidata del aparato y de la cúpula, sino de la organización y las bases".

La candidata ha denunciado que Diego presentó su candidatura después de haberla aceptado como sucesora natural. "No he sido yo quien ha enfrentado ni mucho menos descalificado a ninguno de mis compañeros; no he sido yo quien ha recorrido la región buscando un candidato para desactivar a otro; no he sido yo quien ha vetado o excluido a nadie ni quien se levantó de la mesa de negociación dando un portazo en la sede nacional de Génova", ha replicado a Diego.

Ha recalcado que "no es un enfrentamiento personal ni una riña familiar, sino una diferencia clara de proyecto", porque se trata de decidir si el PP "deja de mirarse a sí mismo y se abre a la sociedad, si vamos a seguir atrapados en el pasado o si encaramos de una vez por todas el futuro, si nuestro modelo es la confrontación o el diálogo, si vamos a seguir de por vida en la oposición o si somos capaces de aumentar nuestros apoyos y gobernar".

Ganar las elecciones para gobernar

Buruaga ha dicho que lo importante no es ganar un congreso, sino ganar las próximas elecciones y ganarlas para gobernar, y ha añadido que en esta tarea cuenta con Ignacio Diego "en el lugar y desde el lugar que elija" porque es una persona "muy valiosa, con un bagaje que no se puede dilapidar". "Le he ofrecido continuar trabajando en este proyecto de cambio, porque mi intención no ha sido nunca la de dejar abandonado a nadie", ha recalcado.

La candidata ha señalado que ha hecho extensivo este ofrecimiento a los miembros del anterior comité de dirección, y que ha invitado a todos los presidentes anteriores del partido a estar "plenamente integrados en el nuevo comité ejecutivo".

Diego ha apelado de nuevo a la unidad como la mejor de las recetas para construir un partido fuerte

Sobre la propuesta de Diego de cambiar los estatutos para que presidente y secretario general no puedan estar a la vez en el Gobierno, Buruaga ha coincidido en la necesidad de aprender de los "errores" y la "conveniencia" de que parte de la dirección se mantenga en las labores de partido.

Pero a la vez ha reclamado "cierta flexibilidad" para determinar qué cargos pueden gobernar y quien se dedican a trabajar a nivel orgánico, tal y como ha aprobado el Congreso nacional al incorporar la figura del coordinador general.

La secretaria general del PP ha dicho que ve a Diego un poco "desorientado" y que su propuesta "no es consistente ni coherente". "Propone en Cantabria lo contrario que en Madrid", donde fue ponente de la ponencia de Estatutos y "defendió la compatibilidad" de la Secretaría General con cargos públicos, ha finalizado.

Sosiego

Tras estas declaraciones, Ignacio Diego ha lanzado un mensaje de "sosiego en el discurso", porque "todos debemos actuar como un bloque a partir del día 26 y recuperar la Presidencia de Cantabria", ha dicho en un encuentro de trabajo con militantes y exaltos cargos del partido en Santander.

Sin embargo, considera que Sáenz de Buruaga "se ha enrocado hasta el momento en posiciones excluyentes y ha renunciado a su propuesta para integrarse en el diseño del nuevo Partido Popular".

"No recurramos a los discursos hirientes por favor. Somos compañeros, amigos, y nos une un partido necesariamente colectivo y común. El día 26 finalizará el Congreso, y a partir de ahí todos debemos trabajar como una sola voz, leal y comprometida, y en una única dirección para dejar atrás nuestras diferencias y aportar soluciones a los miles y miles de ciudadanos de esta tierra que siempre han visto y ven al PP como un valor seguro, una garantía que esta tierra necesita y que se hace ya indispensable tras dos años de gobierno de la coalición PSOE-PRC-Ciudadanos", ha dicho.

Diego ha apelado de nuevo a la unidad como la mejor de las recetas para construir un partido fuerte. "Sólo seremos útiles a esta tierra si actuamos como un solo bloque. Esa ha sido nuestra seña de identidad y va a seguir siéndolo; una formación que haga del diálogo su mejor argumento y, por supuesto, que explore todas las opciones para llegar a acuerdos con la sociedad y el resto de formaciones políticas pero siempre con la premisa irrenunciable de que favorezcan al conjunto de los ciudadanos", ha dicho.

"Sigo siendo optimista y mantengo mi propuesta al resto de sensibilidades para alcanzar el día 25 con una lista única. Y no lo hago solo porque crea que es lo mejor y porque haya trabajado en ese sentido hasta el penúltimo aliento junto a la dirección nacional, sino porque es el sentimiento que me expresan cada día nuestros militantes. Siempre he estado ahí para escucharles, sobre el terreno y al otro lado del teléfono, y ahora no va a ser distinto", ha añadido.

Diego señala que "desoír el mandato que nos expresan nuestros afiliados no me parece prudente, pero sé que al final se les hará caso. Aquí no sobra nadie, como nos dejó claro en el Congreso nacional nuestro presidente Mariano Rajoy, y ese es el único horizonte posible. No puedo ni imaginar que haya gente en el partido que no quiera sumarse a un cambio tranquilo que nos conduzca a la Presidencia de Cantabria", ha apostillado.

Diego insiste en que el Congreso debe servir "para reconocer nuestros errores y conducir el partido, sin experimentos ni exclusiones, a una unidad que permita traducir el apoyo de la mayoría social en nuevas responsabilidades de gobierno. Con nuevas caras, y nuevas ideas y soluciones".

Y para ello, considera "indispensable" que todas las comarcas de Cantabria tengan representación en la lista con la que concurriremos a los próximos comicios autonómicos de 2019 para recuperar la Presidencia de Cantabria. "Los alcaldes y números uno deben de tener más peso", ha declarado.

En su opinión, "los alcaldes y números uno 'populares' en los distintos municipios son la base territorial del partido, quienes mejor conocen las necesidades de los ciudadanos, y es justo que modifiquemos la organización para garantizar que participen en el diseño de la lista autonómica. Se trata de sumar para avanzar, de unir para sumar, y no de dividir a golpe de ocurrencias para retroceder", ha finalizado.