Miércoles 19.06.2019
POLÍTICA

Revilla y Fernández ven “absolutamente necesario” reformar la Constitución, pero no en este momento

El presidente de Cantabria no ve “ningún problema” en llamar “nación” a Cataluña, algo que su homólogo de Asturias cree que daría “expectativas” a los independentistas.

El presidente de Asturias, Javier Fernández, y el de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se saludan en la UIMP
El presidente de Asturias, Javier Fernández, y el de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se saludan en la UIMP

La situación de España, si organización autonómica y su financiación han sido las protagonistas este viernes en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el de Asturias, Javier Fernández, han coincidido en el curso ‘Los desafíos de organización y financiación en el Estado Autonómico. ¿Reforma o colapso?’. Ambos dirigentes se han mostrado partidarios de reformar la Constitución, algo “absolutamente necesario” para el primero y conveniente para el segundo, pero este no sería el mejor momento.

En su ponencia, Revilla ha opinado que sería "absolutamente necesario" reformar la Constitución Española porque, en ella, "hay cosas que cantan", pero ve "imposible" emprender esa tarea en estos momentos porque no hay el clima de consenso "mínimo", y menos el que dio lugar a la Carta Magna de 1978.

El presidente cántabro ha reivindicado las bondades del Estado de las Autonomías y ha opinado que España está "mejor" que con el modelo centralizado anterior

Y es que para el presidente cántabro "nunca ha habido menos consenso" que ahora, y ha ironizado con el hecho de que el único consenso que se ha conseguido en los últimos tiempos ha sido "contra el PP" en la moción de censura para expulsarle del Gobierno de España, como finalmente ocurrió.

A su juicio, ahora mismo España es un "puzzle que no hay manera de montarlo" y, por ello, ha considerado que, respecto al debate sobre reformar o no la Constitución, se está viviendo "una situación diabólica" ya que por un lado "todo el mundo" aboga por modificar la Carta Magna pero, por otro, "no hay nadie que consiga un consenso mínimo".

En concreto, sobre la reforma Revilla se ha mostrado a favor de la necesidad de clarificar las competencias ya que, a su juicio, la transferencia de algunas de éstas a las comunidades autónomas "no se ha hecho rigurosamente", dándose algunas "duplicidades", lo que, en su opinión, ha sido "un fallo".

Sin embargo, el presidente cántabro ha reivindicado las bondades del Estado de las Autonomías y ha opinado que España está "mejor" que con el modelo centralizado anterior. En su opinión, el país ha "mejorado extraordinariamente" con las autonomías ya que, en su opinión, a la hora de solucionar los problemas en un territorio se abordan mejor por parte de quien está cerca, salvo que sea un "inepto" o un "corrupto".

FERNÁNDEZ

El presidente del Principado ha abogado por un "federalismo cooperativo y solidario" entre las distintas comunidades autónomas

Por su parte, el presidente de Asturias también ha defendido la "conveniencia" de una reforma constitucional pero ha reconocido que "la coyuntura actual es un condicionante". "Soy consciente del riesgo de plantear una reforma constitucional en pleno desafío soberanista, pero sobre todo tengo muchas dudas de que pueda ser ahora un objetivo realista", ha reconocido.

Fernández ha aclarado que, para él, la reforma de la Constitución debe ser para avanzar hacia un modelo federal, lo que, según ha dicho, supondría "adaptar" la Carta Magna "al Estado que a su amparo se ha desarrollado".

Y es que el presidente asturiano, "entiende" que esto serviría para "reconocer" una España que se ha ido "federalizando de forma progresiva sin que haya sido reconocido constitucionalmente el hecho federal". Además, al igual que Revilla, cree que además con esta reforma federal serviría para perfeccionar y clarificar "el laberinto competencial y cerrándolo para despejar el fantasma del Estado residual".

Por otra parte, ha opinado que "no cree que una reforma federal deba ampliar significativamente la dotación competencial autonómica" pero tampoco descarta algún "retoque" en este sentido.

COOPERATIVO O COMPETITIVO

Sin embargo, al hablar del federalismo, el presidente del Principado ha abogado por un "federalismo cooperativo y solidario" entre las distintas comunidades autónomas y no por un federalismo "fiscal", "competitivo" y "dual", como, a su juicio, es "pretensión de la derecha económica y política".

En su opinión, avanzar hacia un sistema federal más competitivo, impulsando el dualismo y la puja fiscal a fin de abordar un proceso de reducción del tamaño del Estado a través del fomento de la competición tributaria para la captación de recursos dotados de movilidad entre distintas jurisdicciones territoriales, tiene un carácter político y económico, tiene "consecuencias nocivas".

Fernández ha relacionado el modelo federal con el sistema de financiación autonómica. Y es que, a su juicio, el modelo de financiación tiene "una vinculación directa con el tipo de federalismo" que España decida adoptar.

Para Fernández, el actual sistema de financiación "responde" al modelo cooperativo y solidario pero ha reconocido que "hace mucho" que existen "tensiones" para reformarlo, "estimulando la versión no cooperativa, en la que las haciendas de las comunidades autónomas compitan entre sí, sabiendo que los contribuyentes pueden cambiar de jurisdicción fiscal".

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

También sobre financiación autonómica ha hablado Revilla, que ha vuelto a reivindicar un modelo que priorice el coste efectivo de los servicios por encima del criterio poblacional y ha señalado que, si se opta por lo contrario, podría dar lugar a una "España descabezada" y solo de grandes urbes.

"Qué queremos, ¿acabar con la España de los pueblos? Porque ésta es la fórmula, dar dinero en función de la población", ha afirmado Revilla, que ha reivindicado que es "de justicia" que todos los ciudadanos, vivan donde vivan, tengan los mismos derechos y los mismos servicios.

NACIÓN DE CATALUÑA

En este mismo curso también ha tenido un especial protagonismo la situación en Cataluña. Revilla no ve "ningún problema" en que la Constitución reconociera y llamara 'nación' a Cataluña si "eso no le de privilegios" sobre las demás comunidades, mientras que Fernández afirma que no es "partidario" de la idea del "Estado plurinacional" porque, a su juicio, podría abrir "expectativas" para los independentistas.

Así, mientras que Revilla ha asegurado que a él no le "alarma nada" que en una reforma de la Constitución Española pudiera denominarse a Cataluña como una nación, Fernández ha opinado que "es el lenguaje el que hace que existan el significado y la verdad y que la primera condición para crear una realidad es nombrarla".

"Estado plurinacional es, a mi juicio, un término equívoco y polémico y no lo es solo por sus efectos jurídicos constitucionales sino por la confusión que induce y las expectativas que abre en la peligrosa maraña de las emociones nacionales", ha dicho Fernández.

El presidente del Principado de Asturias ha reconocido, así, que no es partidario de introducir en la Constitución la idea de Estado plurinacional que ha incorporado el PSOE en su último congreso.

"Lo respeto, pero este es un partido que admite la divergencia y la crítica", ha dicho Fernández.

Comentarios