domingo 31.05.2020
POLÍTICA

Revilla pide cogobernanza y bilateralidad para apoyar la prórroga del estado de alarma

Revilla
Revilla

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido al Gobierno de España que exista una cogobernanza con las comunidades autónomas y que se tomen decisiones bilaterales durante la desescalada, una solicitud que condicionará el apoyo del PRC en el Congreso a la prórroga del estado de alarma propuesta ya por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "No puede ser que estemos pidiendo cosas y esperando, como quien pide una limosna, a que te las concedan", ha sentenciado en una rueda de prensa telemática que ha ofrecido tras participar en la reunión que mantienen cada domingo los presidentes autonómicos con Sánchez.

Revilla se ha mostrado "de acuerdo" en prolongar la alarma, pero no de hacerlo con las mismas condiciones

Revilla ha insistido en que los dirigentes de cada territorio son quienes mejor conocen su situación y, por tanto, deben tener "voz y voto" con respecto a las decisiones que se toman en cada una de las fases del estado de alarma, más aún en este caso, en el que se ha pedido prorrogarlo durante un mes. Así, el presidente cántabro se ha mostrado "de acuerdo" en prolongar la alarma, pero no de hacerlo con las mismas condiciones que hasta ahora, sino permitiendo que las comunidades "pinten y decidan" y estableciendo un acuerdo de cogobernanza como al que ha llegado el Gobierno central con Euskadi.

Por ello, y con la intención de que no se prorrogue la alarma "solo para acatar", sino para aprobar cuestiones con "consenso" de las dos partes, Cantabria ha planteado una serie de peticiones para incluir ya en la fase 1 o, en su defecto, para que se permitan cuando la región entre en la fase 2, que Revilla ha reconocido que son "reiterativas", al igual que las "no contestaciones" de Sánchez. En concreto, ha reincidido en que se permita practicar senderismo por las zonas aisladas, así como surf y ciclismo sin la limitación de no salir del municipio. También ha solicitado que los dos padres puedan acompañar a los niños en sus salidas, y no solo uno como está permitido ahora, y que se permita recoger de setas. Asimismo, reclama la apertura de Cabárceno, pero un aforo del 30%, que daría cabida a entre 2.500 y 5.000 personas, y no con la limitación de 300 personas, ya que de esta forma "no sería rentable".

Y una vez más ha insistido en "abrir la economía" y con ella los plazos administrativos del sector público y las licitaciones de obras para retomar la actividad económica que ahora está "parada". En este sentido, el presidente cántabro ha planteado a Sánchez cuestiones relativas a la "grave situación económica" de las comunidades autónomas que siguen "sin respuesta", como la petición de que autorice a los ayuntamientos a invertir sus remanentes de tesorería -que en Cantabria son 450 millones- y que pague los 45 millones del IVA que el Estado "debe" a la región.

También se ha referido a las deudas de las comunidades y ha criticado que "es curioso que el Gobierno de España le diga a Cantabria que hay que pagar a los proveedores en menos de 25 días, que lo estamos haciendo", y sin embargo, no haya pagado la deuda con Valdecilla, a pesar de la sentencia de la Audiencia Nacional que así lo indica, y que tampoco diga si va a recurrir esa sentencia para, a juicio de Revilla, "perderlo" en el Tribunal Supremo, pero "retrasar el pago".

REPARTO DE LOS 16 MILLONES

Revilla también ha lamentado que el reparto del fondo especial de 16.000 millones de euros entre las comunidades autónomas para su reconstrucción tras la pandemia "no tiene buena pinta", ya que se baraja que la mayor aportación sea para las más afectadas, de modo que "la mayor parte" sería para Madrid y Cataluña. En su lugar, el presidente ha instado al Gobierno central a "premiar" a aquellas comunidades que, como Cantabria, han hecho un "esfuerzo mayor" y que, gracias a él, ahora su situación es mejor. Con este fin, trasladará un estudio realizado por la Universidad de Cantabria que muestra ese esfuerzo, teniendo en cuenta la población y el coste de los servicios, que en la región es "mucho mayor" que en el resto de España. "Esperamos que se tenga en cuenta", ha sentenciado.

Comentarios