martes 14.07.2020
POLÍTICA

Revilla no va a “tolerar” que Cantabria reciba “cuatro migajas” del Estado para afrontar la crisis del coronavirus

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en la conferencia de presidentes autonómicos con Pedro Sánchez
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en la conferencia de presidentes autonómicos con Pedro Sánchez

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha advertido esta tarde de martes que no va a "tolerar" que el Gobierno central dé a la región "cuatro migajas" para afrontar la crisis del coronavirus ni tampoco va a "tolerar agravios" entre las comunidades en el reparto de los previstos, tanto los anunciados por el Estado como los previstos por Europa. El regionalista ha respondido así ante el Pleno del Parlamento a una pregunta de la líder del PP y de la oposición al Ejecutivo PRC-PSOE, María José Sáenz de Buruaga, sobre el proceso de reconstrucción económica tras la crisis del Covid-19.

El presidente, que ha agradecido "el tono" y el "apoyo" de los 'populares' y también de Cs ante un tema "muy gordo" como esta pandemia, se ha comprometido a que, una vez haya "fondos suficientes" para abordar la actual situación, consensuar entre todos las medidas a adoptar para reconducirla y "salir cuanto antes" de esta coyuntura. En este sentido, ha reiterado que el plan de choque aprobado por su Ejecutivo es "un parche" ante una "emergencia", pero que "no sirve para atajar la situación" ni tampoco "un agujero" de cerca de 500 millones de euros que ha provocado ya la nueva enfermedad en las arcas regionales.

Revilla ha asegurado que es "reivindicativo" ante el Gobierno de central

“NO ME CALLO NI UNA”

Revilla ha asegurado que es "reivindicativo" ante el Gobierno de central. "¿Reivindicativo? A tope", ha afirmado. "No me callo ni una los domingos", ha sentenciado, en referencia a su participación en las conferencias de presidentes autonómicos con el de España, Pedro Sánchez. Ha aludido así a sus reivindicaciones semanales para que se convoque "con urgencia" el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), se permita a los ayuntamientos invertir sus remanentes -450 millones en el caso de los de Cantabria-, que el Ejecutivo central aclare si va a recurrir la sentencia de la Audiencia o va a pagar los 22 millones de las obras del Hospital Valdecilla, o si va a abonar a la Comunidad los 45 millones de la recaudación del IVA de diciembre de 2017.

Teniendo en cuenta estas peticiones y la posibilidad de que el ingreso mínimo vital aprobado por el Consejo de Ministros la semana pasada se sufrague con los 'ahorros' de los ayuntamientos, según apuntaría alguna noticia, el presidente cántabro ha avisado de que eso sería "el colmo" además de "una tomadura de pelo", pues tiene que ser financiado por el Estado. Frente a ello, ha defendido que el dinero de las arcas locales ha de destinarse a obra pública, que "es lo que genera empleo", para que haya "movimiento" de la economía y del mercado de trabajo.

Respecto al fondo de 16.000 millones de euros no reembolsables previsto por el Estado para repartir entre las comunidades autónomas, Revilla ha reiterado que se teme "lo peor" pues el presidente catalán, Quim Torra, ya ha dicho "4.000 (euros) para mí" y "Madrid otro tanto". Cree que se va a tener en cuenta el número de afectados y hospitalizados por la COVID-19 para el reparto de dinero, en tanto que el Ejecutivo cántabro y su jefe defienden que se sigan los criterios de financiación autonómica.

Finalmente, sobre el IVA de 2017 pendiente de pago por parte del Estado a las comunidades, Revilla ha indicado que en el próximo Consejo de Gobierno se hará el requerimiento formal para reclamar el ingreso y, si no, se exigirá "por la vía judicial", porque ese dinero "es de Cantabria".

Comentarios