Martes 21.05.2019
CABEZÓN DE LA SAL

Desaparecen 1,69 millones bajo el mandato de Esther Merino, exalcaldesa y candidata al Senado del PP

El Tribunal de Cuentas ha fiscalizado el Ayuntamiento y apunta a “graves irregularidades contables” en 2013, cuando el presupuesto “no alcanzaba los cinco millones”.

Técnicos del Ayuntamiento aseguran que no existe ninguna operación por esa cuantía.

La exalcaldesa se escuda en que pertenece a un convenio de basuras que se pagará anualmente durante próximos ejercicios.

El presidente del PP, Ignacio Diego, y la exalcaldesa de Cabezón de la Sal, Esther Merino
El presidente del PP, Ignacio Diego, y la exalcaldesa de Cabezón de la Sal, Esther Merino

La alcaldesa de Cabezón de la Sal, Isabel Fernández (PSOE), ha denunciado este jueves, en rueda de prensa, "la pérdida del rastro" de un gasto de más de 1,6 millones (1.690.000 euros) de las arcas municipales, y que se habría realizado durante el anterior mandato del PP, con Esther Merino al frente del Ayuntamiento.

La regidora socialista ha ordenado una investigación interna, y ha pedido también "ayuda" a las correspondientes instituciones estatales, como el Tribunal de Cuentas, para "esclarecer los hechos".

Según ha explicado Fernández a los periodistas, el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal está siendo fiscalizado por el citado tribunal debido a "graves irregularidades contables en la rendición de cuentas del ejercicio 2013", año en el que era alcaldesa Merino, y que en la actualidad va en la lista del Partido Popular al Senado.

Dicha fiscalización se refiere a un gasto realizado "sin consignación presupuestaria", que asciende a los citados 1,69 millones, y sobre un presupuesto que "no alcanzaba los 5 millones", ha explicado Fernández.

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal está siendo fiscalizado por el citado tribunal debido a "graves irregularidades contables en la rendición de cuentas del ejercicio 2013"

La actual alcaldesa ha añadido que el Tribunal de Cuentas ha efectuado ya dos requerimientos desde entonces, uno de ellos dirigido a su antecesora en el cargo, "cuya justificación no ha sido dada por válida". Así, este año se ha vuelto a efectuar el requerimiento.

La socialista ha calificado el hecho de "muy grave", y ha mostrado su "extrañeza" porque la regidora en la pasada legislatura, "con todos los servicios técnicos a su disposición, no pueda aclarar una situación como esta".

Fernández, al recibir el nuevo requerimiento y solicitar los informes técnicos de Intervención y Tesorería municipales, ha obtenido como respuesta de los mismos que "no existe ninguna operación contable que responda al importe de 1.600.000 euros por un lado, y otros cinco expedientes por otro lado, que suman un total de 90.000 euros", con lo que dicha documentación, junto con los posibles reparos técnicos aportados en su momento, no se pueden aportar al Tribunal de Cuentas.

A la vista de los hechos, Isabel Fernández se ha puesto a disposición del Tribunal de Cuentas, para poder esclarecer lo sucedido e iniciar una investigación.

"No se trata de una denuncia política, dirigida hacia una gestión que nos guste más o menos. Lo que yo exijo es la depuración de responsabilidades políticas y administrativas de algo tan oscuro como la imposibilidad de justificar el fin del dinero público en el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal, cuando se pierde el rastro de 1.690.000 euros en el año 2013, siendo alcaldesa Esther Merino, del PP, actual candidata al Senado por este partido", ha indicado Fernández.

"No existe ninguna operación contable que responda al importe de 1.600.000 euros"

Y es que si el Ayuntamiento no justifica debidamente este gasto, podrían derivarse "gravísimas responsabilidades contables" e incluso por vía penal, porque "al parecer" se trata de un gasto "no consignado en presupuesto" y sin embargo "está autorizado un gasto por ese dinero".

La misma situación ocurre con los otros cinco expedientes, de los que "no consta documentación ni cantidad específica", y que sumados ascienden a 90.000 euros.

Revisadas actas de plenos

Fernández asegura haber revisado "todas" las actas de los plenos en los cuatro años anteriores, lo cual unido a que "no aparece ningún reparo de Intervención", le lleva a deducir que "la documentación ha desaparecido del Ayuntamiento".

Ante la "falta" de la documentación "indispensable", como los reparos formulados por el interventor en aquella fecha, -que ya no presta sus servicios en el Ayuntamiento de Cabezón-, la actual alcaldesa considera que "lo único" que le queda es "denunciar públicamente" lo que está sucediendo para que "quede claro -ha dicho- que no tengo nada que ver en este asunto", al ser -como ha insistido- "una fiscalización del año 2013 en el que yo estaba en la oposición".

En este sentido, ha comentado que en el año 2012 el grupo municipal socialista denunció que "se estaba presupuestando 1,5 millones de euros por debajo de lo que se recaudaba".

En el año 2012 el grupo municipal socialista denunció que "se estaba presupuestando 1,5 millones de euros por debajo de lo que se recaudaba"

Ante la imposibilidad de realizar la justificación que sigue reclamando el Tribunal de Cuentas, Fernández ha solicitado públicamente que organismos estatales como el propio Tribunal de Cuentas o Intervención General del Estado abran una investigación exhaustiva "para esclarecer los hechos".

Se da la circunstancia -según ha indicado- de que el entonces interventor municipal dejó su cargo en Cabezón en junio de 2014, "un mes después de que la alcaldesa Esther Merino recibiera el primer requerimiento del Tribunal de Cuentas".

Tampoco existe "constancia" en Tesorería Municipal, ha señalado Fernández sobre a qué fin se habría destinado ese gasto "indocumentado", en el caso de que se hubiera ejecutado. Una situación que la alcaldesa de Cabezón de la Sal ha calificado, para concluir, como "difícil de creer".

Convenio de basuras

La explicación acerca de esta presunta desaparición la ha dado la propia Merino, quien ha dicho que "quizás lo primero que tendría que hacer la alcaldesa es hablar más con su primer teniente de alcalde y responsable de Medio Ambiente, que es donde el Tribunal de Cuentas viene demandando más información desde el año 2013".

"En ese año aprobamos en pleno un convenio de basuras con el Gobierno de Cantabria, por un importe de algo más de un millón seiscientos mil euros, que repercutiría anualmente en el presupuesto municipal en torno a 200.000 euros. Ahí está el dinero", ha explicado

Según la actual portavoz del PP en Cabezón de la Sal, "el malentendido con el Tribunal de Cuentas puede deberse a que el anterior interventor consideraba que el Ayuntamiento no disponía de esa cifra para un solo ejercicio, cuando la realidad es que se iría pagando a lo largo de los ocho años de duración del convenio".

Merino añade que hay otros 90.000 euros "que nosotros no podíamos tener presupuestados con carácter previo, ya que son de procesos judiciales de ese año. Concretamente al contencioso que hubo con los cuatro trabajadores del Programa Escaramujo, que no era sostenible y quisimos reducir. Las indemnizaciones y gastos asociados al proceso judicial repercutieron en esa cifra que ya he comentado".

"Pero aquí la cuestión no es tanto dónde están el dinero o los documentos, que no se han ido a ningún sitio, sino que la alcaldesa sabe perfectamente que se ha informado al Tribunal de Cuentas. Conoce toda la documentación que se ha enviado, las fechas y los argumentos esgrimidos. Lo conoce todo porque así se lo ha informado la interventora, sin embargo esto no se lo ha hecho saber esta mañana a los medios de comunicación", ha criticado Merino.

La candidata del PP al Senado ha afirmado que "yo ya estoy acostumbrada a las maniobras de esta señora en época electoral. En 2011 empapeló Cabezón de la Sal con escritos diciendo que yo optaba a la alcaldía para así tener un puesto de trabajo. En 2015 promovió por la vía penal por no cumplir con la Ley de Memoria Histórica. Algo que luego desestimaron los tribunales".

Asimismo, ha criticado que "está claro que la cabra tira al monte, y esta señora no parece conocer otra forma de hacer política. Yo por mi parte estoy muy tranquila con este tema ya que no hay nada, más allá de una discrepancia a la hora de valorar una partida presupuestaria, que en realidad es un plurianual de ocho años, y esos gastos no presupuestados en un proceso judicial".

"Los vecinos de Cabezón de la Sal pueden estar muy tranquilos en lo que a mi gestión y a la de mi equipo se refiere. Veremos si los que están ahora pueden decir lo mismo", ha concluido.

Comentarios