lunes 21.10.2019
POLÍTICA

La última ‘ocurrencia’ de Vox: pedir al Parlamento de Cantabria perder autonomía devolviendo las competencias en Educación

Parlamento de Cantabria
Parlamento de Cantabria

Estaba en su programa electoral. En caso de ganar las elecciones el partido ultraderechista Vox planteaba un proceso de centralización de muchas competencias que actualmente están en manos de las comunidades autónomas. Y a pesar de no lograr una representación suficiente, los de Santiago Abascal siguen con esta idea. En Cantabria, a pesar de contar con dos diputados, pretende que el Parlamento regional autorice la pérdida de autonomía devolviendo las competencias en Educación. Y es que, siempre bajo su punto de vista, esta cesión ha creado “17 reinos de taifas en los que cada jefecillo pone su marca particular para profundizar en el disparate”.

En concreto, Vox ha presentado una enmienda a la Proposición No de Ley de Ciudadanos que se debatirá en el Pleno ordinario del próximo lunes sobre la homogeneización de la prueba de acceso a la Universidad. Aunque considera “loable” esta iniciativa, también la califica de “totalmente insuficiente”, como “un parche que apenas tiene recorrido”, por lo que quiere ir más allá.

"Cantabria debe comenzar un proceso de sensatez y de coherencia que ponga las bases de tener un único modelo educativo en España basado en la calidad y la excelencia", ha sostenido Vox

En su enmienda, la formación exige "una transformación contundente" para que la educación sea "el pilar fundamental" para construir una sociedad que promueva la igualdad y la solidaridad en vez de los privilegios y la división. Según el diputado de Vox, Armando Blanco, hay comunidades autónomas en las que no se garantiza el derecho a elegir libremente la lengua en la que se quiere ser educado y en otras, en las que se diseñan calendarios escolares "delirantes".

"Cantabria debe comenzar un proceso de sensatez y de coherencia que ponga las bases de tener un único modelo educativo en España basado en la calidad y la excelencia", ha sostenido, apuntando que hoy hay tantos currículos como comunidades autónomas, con variaciones regionales del orden del 30%.

Esta polémica iniciativa se suma a otra proposición no de ley que presenta la formación ultraderechista para que el Gobierno autonómico esté obligado a que en todos los actos a los que asista en representación de la comunidad autónoma se instale la bandera rojigualda oficial de España junto a la blanquirroja oficial de Cantabria, "en el lugar que protocolariamente le corresponde", en lugar del lábaru, a su juicio un símbolo "nacionalista, no oficial". Una propuesta que ha generado un movimiento de rechazo en redes sociales.

Comentarios