jueves 6/8/20
CORONAVIRUS

ATI denuncia ante Inspección de Trabajo que Valdecilla no proporciona equipos de protección a los celadores

Hospital de Valdecilla
Hospital de Valdecilla

El sindicato ATI ha presentado una denuncia ante la Inspección de Trabajo el “abandono que sufren los celadores” del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. En concreto, y como explica en nota de prensa, pone el foco en el gerente, Rafael tejido, y en el jefe de Personal Subalterno, Álvaro Gómez, que no están proporcionando el “material de protección necesario para realizar su trabajo”, lo que “pone en riesgo su salud y la de quienes les rodean” dado el “enorme contagio” del coronavirus.

Como ha señalado la portavoz, Isabel Salas, los celadores realizan su trabajo “en contacto directo con los pacientes”, pero a pesar de eso “es el gran olvidado a la hora de proteger su integridad física”. En este sentido, critica que el Hospital “no proporciona el suficiente Equipo de Protección Individual (EPI) que le garantice de forma segura su exposición al coronavirus a la hora de realizar su trabajo, lo que hace que, el mismo, lo efectúe con tensión y poniendo en peligro su salud y la de cuantos le rodean”.

A consecuencia de esto, los celadores tienen una “total inseguridad” a la hora de realizar su trabajo, ha asegurado, detallando que este grupo laboral no recibe mascarillas, batas, guantes, gafas, gorro ni calzas.

Respecto a las mascarillas, ATI denuncia que tan solo se les da una quirúrgica para toda una jornada de trabajo, lo que es “totalmente insuficiente” al tener una “duración efectiva de cuatro horas”, más si se tiene en cuenta que áreas de trabajo como la de hospitalización requieren un “contacto estrecho y directo con el paciente” a la hora de asearle, levantarle y acostarle.

El sindicato afirma igualmente que las batas que les proporciona, “cuando se las proporciona”, no son las adecuadas porque no están plastificadas. Para suplir esa carencia, ATI señala que los celadores “se están enfundando unas batas de plástico prefabricadas” que ellos mismos acondicionan, pues “se les suministra en rollos grandes de plástico” donados por una empresa cántabra. Salas reconoce que “menos es nada”, pero señala que “no cuentan con una homologación” y no son del “material adecuado”.

“La dotación de guantes es totalmente insuficiente dado el gran flujo de pacientes que estos profesionales manejan”, continúa el sindicato en nota de prensa. Pacientes que, como señala, presentan coronavirus o sospechas de estar contagiados, pues “la falta de realización de test” impide saberlo. “Llegan en ocasiones a tener que trabajar con guantes de frutería, al ser lo único que les proporcionan”, ha criticado la portavoz.

Al no contar tampoco con gafas, los celadores están utilizando pantallas protectoras donadas que “no cuentan con la homologación”, y directamente no tienen gorros protectores. Del mismo modo, el sindicato señala que tampoco se les proporcionan calzas, por lo que “en su trasiego por el hospital llevan y traen todo lo que encuentran por el camino” con sus zuecos o sus zapatos.

Además, ATI critica que ninguno de los celadores ha recibido formación ni un protocolo sobre COVID-19, y tampoco se les ha realizado test incluso cuando han estado en contacto con un paciente contagiado.

“El celador tiene que ir mendigando por todos las áreas de hospitalización, cuando no son  guantes, mascarillas o batas, llegando incluso a negarse a realizar su trabajo”, ha señalado el sindicato, que critica que Valdecilla, ante la carencia de material, les expone “a riesgos innecesarios y ciertamente letales”.

ÁREAS DE TRABAJO

ATI hace también una relación de las situaciones a las que se enfrentan los celadores en los diferentes ámbitos del Hospital Así, los que se encuentran en la puerta de Urgencias son los primeros en recibir a los pacientes “sin saber si tienen coronavirus o no”, y les ayudan a sentarse, les conducen a la camilla de reconocimiento o les trasladan a otras áreas de Valdecilla.

Por su parte, los celadores de quirófano se encargan de pasar a los pacientes de la cama a la mesa de operaciones y les ayudan a colocarse de forma adecuada, todo ello “a escasos 50 centímetros de distancia”. Los celadores que trabajan en planta colaboran en el aseo y movilización de pacientes. También se encargan del traslado de los fallecidos, que es “cuando el cuerpo más carga viral tiene”.

Por último, los celadores de Cuidados Intensivos trabajan estrechamente con el personal de enfermería y los enfermos, además de ser los encargados del traslado de pacientes a planta cuando son dados de alta. A todos ellos se suman los profesionales de Consultas, Rayos y otros servicios que, en el desarrollo habitual de su trabajo, están en “contacto estrecho y directo” con los pacientes.

Comentarios