domingo 27/9/20
CORONAVIRUS

Cantabria repartirá diez millones de euros a 7.600 pequeñas pymes y autónomos para gastos de sus negocios

Los beneficiarios se comprometerán con Industria a que seis meses después de la reapertura de sus negocios contarán con la misma plantilla que tenían antes del cierre
Sede de Sodercan
Sede de Sodercan

El Gobierno de Cantabria repartirá 10 millones de euros entre más de 7.600 micropymes y autónomos de la región, a través de cheques semanales para ayudarles a sufragar gastos fijos de sus negocios y que los puedan reabrir "con garantías de continuidad" una vez finalicen las restricciones decretadas con el estado de alarma por la crisis del coronavirus.

Se trata de una partida inicial, liberada de los presupuestos de la Consejería de Industria, y que constituye una "medida de choque" para compensar las adoptadas por el Estado tras el cierre obligado de diversas actividades para tratar de frenar la pandemia del Covid-19, y que ha abocado a una "situación muy complicada a cantidad" de pequeñas empresas de la Comunidad. Así lo ha expresado este viernes el presidente, Miguel Ángel Revilla, en una rueda de prensa retransmitida por las redes sociales del Gobierno que ha ofrecido junto al titular de Industria, Francisco Martín, tras una videoconferencia con los agentes económicos y sociales para presentarles la iniciativa, y en la que también ha participado el director de Sodercan, Javier Carrión.

Los cheques "de resistencia" cubrirán gastos fijos de los negocios como alquiler, luz o electricidad

Los denominados cheques "de resistencia" cubrirán gastos fijos de los negocios, es decir, aquellos que hay que pagar con independencia de que estén abiertos o cerrados, como alquiler, luz, electricidad, etcétera. Se beneficiarán de las ayudas más de 7.600 pequeñas empresas cántabras, de las que 2.937 son micropymes sin asalariados; 3.196 cuentan con entre uno y dos trabajadores; 1.235 tienen de tres a cinco; y 313 entre seis y nueve empleados.

Las que tienen con un único autónomo percibirán 150 euros semanales mientras dure el estado de alarma -se declaró el 14 de marzo por un periodo de quince días, prorrogables-, en tanto que las que cuentan entre uno y cinco empleados recibirán 225 y las que tienen de seis a nueve, 300 euros a la semana.  Los beneficiarios, que podrán aumentar en función de las modificaciones normativas que se establezcan, son microempresas o autónomos de Cantabria de alguna de las actividades económicas afectadas por las medidas de contención indicadas en el artículo 10 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo y sus posteriores modificaciones. También se exigirá que estén dados de alta en el impuesto sobre actividades económicas y en la Seguridad Social y disponga de las autorizaciones pertinentes. Además, quienes soliciten el "cheque de resistencia" se comprometerán con Industria a que seis meses después de la reapertura de sus negocios contarán con la misma plantilla que tenían antes del cierre. A este respecto sobre el mantenimiento de empleo, aquellas empresas que hayan estado sujetas a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo como consecuencia del cumplimiento del Real Decreto por el que se declara el estado de alarma y que tras la finalización del citado ERTE acrediten el mantenimiento de trabajadores, se considerará que cumplen con este requisito.

Para optar a los cheques, deberán cumplir los requisitos exigidos y hacer la solicitud a través de la página web de Sodercan. Los pagos de las cuantías correspondientes se harán "de inmediato", la próxima semana, y con carácter retroactivo además, esto es, desde que la empresa se vio obligada a cerrar. Estas ayudas se complementarán con otras actuaciones de choque que el Gobierno de Cantabria pondrá en marcha en los próximos días para empresas de más de nueve trabajadores, y está diseñada como complementaria (y por tanto, compatible) con las iniciativas que el Gobierno de España y los organismos dependientes han puesto en marcha o prevén hacerlo para paliar los gastos laborales y fiscales. Sin embargo, no serían compatibles con otras ayudas que el Gobierno de España pudiese convocar con finalidad semejante, es decir, para paliar los costes estructurales (no laborales ni fiscales). Se trata, en palabras de Revilla, de una medida "excepcional" que se suma a las acordadas por el Gobierno central para tratar de paliar las consecuencias de la crisis del coronavirus entre autónomos y pequeñas empresas.

El objetivo, como ha explicado Martín, es que no se "altere" la cuenta de resultados del negocio durante este periodo, y el día de la reapertura sea "parecido" al momento del cierre. Tras indicar que el Estado ha "tamponado algunos gastos" de empresas, como en el ámbito laboral, el consejero de Industria ha defendido que en Cantabria se cubren "los gastos fijos" de pequeños negocios y comercios, para que una vez se levante el estado de alarma puedan reabrir con las cuentas "tan saneadas" como cuando bajaron la persiana.

Comentarios