domingo 25/10/20
SANIDAD

El coronavirus obliga a suspender las misas y restringe las bodas, bautizos, comuniones y entierros “a un máximo de diez personas”

Catedral de Santander
Catedral de Santander

Las restricciones a causa del coronavirus llegan a la diócesis de Santander, que ha decretado medidas preventivas de carácter obligatorio con aplicación desde este sábado y mientras permanezca esta situación excepcional producida por la pandemia del coronavirus. Así lo ha manifestado en un comunicado el Obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, quien apela a la “responsabilidad de todos los ciudadanos”. 

Este miércoles llegaba la primera reacción de la Diócesis de Santander al coronavirus, anunciando la retirada del agua bendita y pidiendo evitar el contacto. No besar imágenes, no darse la paz con la mano y lavarse las manos antes y después de dar de comulgar eran algunas de las indicaciones que comunicaban en relación a la situación señalada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno español y por la Consejería de Sanidad del Gobierno cántabro. En estos días, a pesar de que los templos pueden permanecer abiertos para la oración personal, se suprimen las celebraciones eucarísticas presenciales, así como otros sacramentos, sacramentales y celebraciones litúrgicas. Del mismo modo, se exige la suspensión de todas las procesiones, sin importar que el espacio en el que se realicen sea abierto. Finalmente, “se restringe la concentración de personas en bodas, bautizos, comuniones, velatorios, funerales y entierros a un máximo de diez personas”, indican en el Decreto. Además, animan a seguir las misas a través de los medios de comunicaciones y plataformas digitales.

Comentarios