viernes 15.11.2019
SANIDAD

Diagnosticados dos nuevos casos de listeriosis en Cantabria

Se trata de dos varones de 56 y 41 años de edad con patología oncológica que están ingresados en Valdecilla.

Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander
Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander

El Hospital Valdecilla diagnosticó ayer martes dos nuevos casos de listeriosis (aislamiento en hemocultivo) en sendos pacientes varones de 56 y 41 años con patología oncológica. Tras las encuestas epidemiológicas correspondientes, dichos casos "no tienen relación aparente" con el brote originado por el consumo de carne mechada de la marca La Mechá de Sevilla, según ha informado la Consejería de Sanidad, que ha apuntado que, Cantabria, al igual que el resto de comunidades autónomas, está "vigilante" ante la aparición de cualquier nuevo caso de listeriosis. Así, ha explicado que, además de realizar las actuaciones que corresponden a Salud Pública para evaluar su asociación o no con el referido brote, está remitiendo las cepas de listeria aisladas de todos los casos –que iniciaron síntomas desde el 15 de julio– al Centro Nacional de Microbiología del Instituto Carlos III para su genotipado y poder establecer otros vínculos entre listerias y casos ocurridos dentro y fuera del mencionado brote durante este verano a nivel estatal.

“En nuestro medio suele asociarse con mayor frecuencia al consumo de queso fresco elaborado sin las debidas garantías sanitarias”

La Dirección General de Salud Pública, que no ha hecho ninguna referencia a si estos dos casos pueden tener alguna relación con el del hombre de 62 años fallecido el pasado miércoles en Torrelavega –el jefe de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria, Luis Viloria, apuntó el pasado jueves jueves a queso artesanal de alguna feria como posible causa de esta muerte–, sí ha recordado que la listeriosis es una enfermedad infecciosa cuya principal vía de transmisión es alimentaria, por contaminación de alimentos elaborados en los que se hubiera producido alguna alteración en la producción “y que en nuestro medio suele asociarse con mayor frecuencia al consumo de queso fresco elaborado sin las debidas garantías sanitarias”. “En la mayoría de los casos se trata de una infección leve y con frecuencia puede pasar desapercibida o con una leve sintomatología digestiva para la población sana. Las formas más graves (sepsis y meningitis), afectan a pacientes pluripatológicos e inmunodeprimidos lo que provoca que, en algunas ocasiones, en los últimos años, se haya registrado algún fallecimiento en pacientes con esta enfermedad”, ha añadido la Consejería.

Comentarios