sábado 15/8/20
CORONAVIRUS

Dos enfermeras de Valdecilla permiten a pacientes con Covid en la UCI comunicarse con sus familias

Cartas de familiares a pacientes
Cartas de familiares a pacientes

Dos enfermeras cántabras han puesto en marcha en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Valdecilla una vía de comunicación entre los enfermos más graves de coronavirus y sus seres queridos a través del correo electrónico. Ellas son Alejandra Martínez y Marcela Manso, y han creado el email [email protected], que en su primer día de actividad ya registró "muchísimos mensajes" para los ingresados en la UCI, según ha informado el Colegio Oficial de Enfermería de Cantabria. A través de esta dirección, los familiares pueden enviar cartas, audios, dibujos, fotos y vídeos que posteriormente las enfermeras hacen llegar a sus destinatarios. Además, informan a las familias de la existencia de esta vía a través de una llamada telefónica, aunque en la mayoría de los casos se han ido enterando a través de las redes sociales del hospital.

"Se emocionan mucho y les tranquiliza tanto que es casi la mejor terapia para combatir la ansiedad, afirman las enfermeras

El objetivo de esta iniciativa es una comunicación entre la familia y el paciente, que aunque de momento es unidireccional -la familia no recibe un feedback del paciente- están trabajando para poder establecer videollamadas. Según cuentan las dos enfermeras, la idea les surgió en un turno de noche a las cuatro de la mañana, ya que tenían ingresado y consciente a un paciente joven con cuatro hijos que llevaba seis días en la UCI, "completamente aislado". Gracias a este método de comunicación, aseguran que los pacientes se recuperan mejor al saber "que las cosas fuera están estables", lo que les da "muchísima fuerza". "Se emocionan mucho y les tranquiliza tanto que es casi la mejor terapia para combatir la ansiedad", dicen.

En cuanto a la situación que viven los profesionales sanitarios, explican que están trabajando "bajo mucha presión psicológica y física", además de que han tenido que adquirir una nueva dinámica de trabajo. "En nuestras libranzas intentamos desconectar, pero son tantos los grupos de WhatsApp, las noticias, las llamadas o mensajes, que se hace complicado", lamentan.

Comentarios