jueves 12.12.2019
SANIDAD

Una investigación en células sanguíneas identifica nuevos tratamientos para enfermedades mentales

Una imagen del equipo de investigadores
Una imagen del equipo de investigadores

Una investigación internacional en células sanguíneas publicada en Science Advances, con participación del CIBER de Salud Mental (CIBERSAM) y del Hospital Valdecilla/IDIVAL, ha desarrollado un método que podría acelerar la búsqueda de nuevos medicamentos para tratar trastornos de salud mental como la esquizofrenia. Así lo ha informado hoy la Universidad de Cantabria (UC) en un comunicado en el que ha recordado que los trastornos mentales son la principal causa de discapacidad en el mundo y representan el 31% de los años de vida ajustados por discapacidad. La UC ha explicado que la mayoría de los fármacos con utilidad en enfermedades mentales se han descubierto de manera fortuita. La imposibilidad de obtener muestras de tejido cerebral de pacientes de una manera rutinaria, como ocurre en los casos de cáncer, es uno de los motivos que dificultan el desarrollo de investigaciones sobre nuevos fármacos en Psiquiatría.

"Necesitamos investigaciones rompedoras que permitan plantear nuevas dianas de tratamiento y nuevos mecanismos de acción de los fármacos actuales"

El grupo del profesor Benedicto Crespo-Facorro, investigador del CIBERSAM en el Hospital Valdecilla y catedrático de la UC, Y el investigador del CIBERSAM Sergi Papiol, que trabaja en el University Hospital, Ludwig Maximilian University de Munich, han colaborado con la Universidad de Cambridge (profesora Sabine Bahn y doctor Santiago Lago) en una investigación en células vivas sanguíneas de pacientes con enfermedad mental que demuestra su utilidad para identificar dianas terapéuticas para el descubrimiento de nuevos tratamientos. Las células sanguíneas humanas contienen muchos receptores y moléculas que también existen en el sistema nervioso central y que han sido asociadas a determinadas enfermedades o estados mentales. De esta manera, el estudio de estas células sanguíneas de pacientes representa una oportunidad de descubrir y probar nuevos compuestos potencialmente útiles para mejorar la salud mental de los pacientes. "Necesitamos investigaciones rompedoras que permitan plantear nuevas dianas de tratamiento y nuevos mecanismos de acción de los fármacos actuales", ha indicado Crespo-Facorro. Mientras, Bahn, quien lidera el grupo de investigación detrás de este hallazgo, ha explicado que este estudio supone un cambio al proponer investigar directamente las células de los pacientes de manera individual "como modelo de su enfermedad personalizada".

La utilización de un procedimiento sofisticado de análisis del funcionamiento celular de 42 personas que padecen esquizofrenia ha permitido probar miles de compuestos y ver su posible efecto terapéutico con la hipótesis de que fármacos que ya existen en el mercado (por ejemplo, antihipertensivos) pueden tener un efecto beneficioso para estos pacientes con enfermedades mentales. Esta estrategia de "reposicionamiento" de fármacos es "prometedora", ahorraría tiempo y dinero y permitiría disponer de nuevas herramientas terapéuticas. Al hilo, Crespo-Facorro ha precisado que la aportación cántabra al proyecto ha sido fundamentalmente en esta línea, "donde el análisis de pacientes antes y después del tratamiento ha permitido estos resultados tan ilusionantes". "Esta ha sido la investigación más avanzada sobre la exploración funcional de células de pacientes y se ha mostrado su potencial utilidad para acelerar el descubrimiento de fármacos que sean útiles para tratar enfermedades mentales y acercarnos a tratamientos personalizados en psiquiatría", ha manifestado el autor principal del artículo, Santiago Lago, quien ha desarrollado la tecnología en colaboración con el doctor Jakub Tomasik.

Esta investigación ha sido financiada en parte por MINECO, Stanley Medical Research Institute, Engineering and Physical Sciences Research Council UK, y la Unión Europea.

Comentarios