Miércoles 16.01.2019
SANIDAD

El número de abortos en Cantabria alcanzó los 795, la segunda tasa más baja del país

Cantabria registra una de las tasas de abortos más bajas de España
Cantabria registra una de las tasas de abortos más bajas de España

Cantabria registró a lo largo del año pasado un total de 795 interrupciones voluntarias del embarazo, la mayoría entre mujeres de 20 a 24 años o de 35 a 39, con 168 y 167 casos en cada tramo de edad, respectivamente. Estas IVE representan una tasa de 7,55 por cada 1.000 mujeres, inferior al índice del 10,51 de la media nacional, según datos hechos públicos este jueves por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. El índice de Cantabria es el segundo más bajo de la última década, tan solo por detrás del 6,09 registrado en 2008, y seguido de cerca de las 7,93 interrupciones voluntarias del embarazo por cada mil mujeres que se produjeron en 2009. Un año antes, en 2016, dicha tasa fue superior, del 8,01, pero en cualquier caso inferior también a la del conjunto del país (de 10,36 casos por millar).

Por comunidades autónomas, la mayor tasa de interrupciones voluntarias del embarazo se registró en 2017 en las Islas Baleares, con 13,94 casos por cada mil mujeres; seguida de Madrid (13,07), Cataluña (12,89), Asturias (12,73), Canarias (11,29), Murcia (10,99), Andalucía (10,38), País Vasco (9,98), Aragón (9,34), Comunidad Valenciana (8,06), y Navarra (7,88). En duodécima posición se sitúa Cantabria (7,55), por delante de Castilla-La Mancha (7,48), Galicia (6,51), Castilla y León (6,21), La Rioja (6,09), Extremadura (6,06) y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (4,80).

La mayoría de IVE se produjeron entre cántabras de 20 a 24 años o de 35 a 39 años

En relación a los datos del pasado año, la mayoría de IVE se produjeron entre cántabras de 20 a 24 años (168 casos) o de 35 a 39 años (167), grupos seguidos de los de 30 a 34 años (156) y de 25 a 29 años (144). En jóvenes de 15 a 19 años hubo 79 interrupciones voluntarias del embarazo, cifra ligeramente superior a las 74 de mujeres de 40 a 44 años, mientras que por encima de esta edad hubo cuatro casos y los tres restantes correspondieron a menores de 15 años.

Si se atiende al nivel de estudios de las mujeres que decidieron interrumpir su embarazo en Cantabria, la gran mayoría -319- tenían cursado Bachillerato o ciclos de FP, seguidas de 234 con ESO, y 177 con formación universitaria. En más de la mitad de las situaciones -420- se trataba del primer hijo, mientras que 204 tenían ya uno. Además, para la gran mayoría (494) se trataba de su primer aborto voluntario, aunque para 212 era ya el segundo.

El grueso de las cántabras, 593 de las 795 que tuvieron una IVE, acudieron a informarse a un centro sanitario público, frente a 65 que acudieron a uno privado. Y en 727 de los casos, la interrupción voluntaria del embarazo se produjo a petición de la mujer, aunque en 51 casos existía riesgo para el feto y en 16 para la salud o vida de la embarazada.

AUMENTAR EDUCACIÓN SEXUAL

Durante 2017 se realizaron en España 94.123 interrupciones, 992 más que las 93.131 del 2016

Tras conocerse los datos nacionales, agrupaciones feministas han reclamado "urgentemente" aumentar la educación sexual y reproductiva en todos los niveles educativos para evitar que los casos de interrupción voluntaria del embarazo dejen de incrementarse, ante el ligero aumento en número de abortos que se produjo en España en 2017.

Tras cinco años consecutivos de descensos de las interrupciones voluntarias del embarazo (IVE), durante 2017 se realizaron en España 94.123 interrupciones, 992 más que las 93.131 del 2016, lo que supone un ascenso del 1%, según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Por edades, la mayor tasa se registra en el rango entre los 20 y los 24 años, situada en 17,42 interrupciones por cada mil mujeres, algo mayor que el año anterior (16,72).

En declaraciones a Europa Press, la presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, ha expresado "sorpresa" por el ligero ascenso, al tiempo que ha apuntado que las cifras en el número de abortos "son muy sensibles" a las medidas de prevención y sensibilización, entre otras cosas. "Un repunte en las cifras aborto, sobre todo en las edades más jóvenes, es un aviso para reactivar medidas en educación sexual urgentemente con el objetivo de que las cifras estén en el mínimo posible", ha manifestado, para después aseverar para eso lo mejor es invertir en medidas de prevención.

En esta línea, ha celebrado que la ministra, María Luisa Carcedo, haya anunciado que se actualizará y desarrollará la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, iniciativa que forma parte del desarrollo de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, de 2010, y que se encontraba paralizada durante los últimos años. No obstante, ha avisado de que la puesta en marcha de una "gran" estrategia "es difícil" sin el desarrollo de un Pacto de Estado Educativo. Así pues, ha animados a todos los grupos parlamentarios a que se pongan de acuerdo para lograrlo y así impulsar medidas de prevención, educación sexual y en valores.

En esta misma línea se ha pronunciado la presidenta del de la Asociación de Asistencia a Mujeres Violadas (CAVAS), Tina Alarcón, que ha achacado la subida en el número de abortos a la falta de orientación y educación en esta materia. "La única explicación que encuentro del aumento de los embarazos no deseados es que se ha bajado la guardia en la información sobre medios anticonceptivos y la educación sexual en general", ha señalado a Europa Press. Según ha destacado, en España durante estos últimos años "se ha dejado de hablar del tema".

Por su parte, la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, ve "fundamental y trascendental" que el Gobierno recupere esta estrategia que acompaña a la ley del año 2010 y que hace hincapié "en las mujeres jóvenes y colectivos vulnerables como las mujeres migrantes". "Es la pieza fundamental para prevenir embarazos no deseados así como enfermedades sexuales", ha incidido. Para Besteiro, "es imprescindible volver a poner foco" en la estrategia para evitar que se siga produciendo un incremento en las interrupciones.

DERECHO A TOMAR DECISIONES

Por su parte, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, Ana María Pérez del Campo, ha saludado "todo lo que sea facilitar que las mujeres decidan sobre una cuestión tan seria e importante" como es la maternidad, al tiempo que ha restado importancia al ligero aumento de los abortos. "Comparto todo lo que sea respetar el derecho de las mujeres a tomar decisiones por sí mismas sobre los hijos que van a gestar y parir", ha sentenciado en declaraciones a Europa Press.

Además, ha cargado contra algunos discursos 'antiaborto' por parte de algunos políticos, señalando directamente al PP, a pesar de que hay datos sobre los altos niveles de pobreza infantil en España. "Tener hijos es algo más que reproducir una especie, hay que preocuparse de las necesidades de esos niños", ha sentenciado.

Así, ha tachado de "vergonzoso" que algunos dirigentes políticos se preocupen porque no se produzcan abortos "pero no se preocupen de que ninguno de los niños que nacen vivan con malas condiciones". Para Pérez del Campo, todas las mujeres tienen "el derecho de tener hijos en buenas condiciones".

Por último, la portavoz y abogada de Women's Link, Aintzane Márquez, ha defendido que "el aborto es un servicio de salud sexual y reproductiva que cualquier mujer puede necesitar a lo largo de su vida reproductiva". En este sentido, ha advertido de que hoy en día el acceso al aborto "puede verse dificultado por el lugar de residencia o por el nivel socioeconómico".

Márquez ha celebrado la reactivación de la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva porque, a su juicio, "es necesario" que el Estado se asegure de que todas las mujeres tienen "acceso a su derecho al aborto sin ningún tipo de discriminación". Además, ha abogado porque se desarrollen e implementen protocolos de derivación "adecuada" en casos de objeción de conciencia para evitar que se produzcan obstáculos en el acceso de las mujeres a su derecho al aborto.

Comentarios