sábado 21.09.2019
SANIDAD

Profesionales y usuarios de Urgencias de Valdecilla reclaman no ingresar a pacientes agresivos en los boxes junto al resto

El servicio ha registrado varios incidentes, entre ellos un incendio y ataques con objetos punzantes. El pasado viernes una persona ingresada destrozó parte de una de las habitaciones, en las que los pacientes solo están separados por cortinas.

Es habitual que los servicios de Urgencias del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla reciban pacientes con diversas patologías. Eso puede llegar a provocar algunas situaciones tensas. Pero lo vivido el pasado viernes en uno de los boxes del Hospital ha sido la gota que ha colmado la paciencia de profesionales y usuarios de este servicio. Ese día por la noche, un paciente agresivo que había sido ingresado terminó destrozando parte de una de las habitaciones, tirando la camilla, ropa y material, y rompiendo el cristal de la ventana y de la puerta del box, generando la alarma entre los asistentes. No es la primera vez que ocurre, según ha podido saber este diario, pero sí ha sido esta en la que los profesionales han decidido denunciar la situación y reclamar que a estos pacientes se les ingrese en una planta específica donde puedan recibir los cuidados adecuados y no pongan en peligro al resto de usuarios de Urgencias.

"No puedes poner a pacientes con estas patologías con el resto en habitaciones con cortinas, porque no sabes en qué momento puede brotar”, afirman

Según han explicado varios trabajadores a eldiariocantabria, estos pacientes son ingresados en Urgencias y trasladados a un box en compañía siempre de dos celadores, dos agentes de seguridad, una enfermera y un auxiliar. El problema es que, si están agresivos, “falta personal”, denuncian los profesionales, sobre todo ahora en verano, una época en la que hay menos profesionales pero en la que la asistencia a Urgencias aumenta por la afluencia de turistas. Tampoco el material existente para mantenerles en calma resulta eficaz. “Hay una camilla con peto y amarras, pero la mayoría se sueltan o lo rompen”, afirma uno de los afectados que el viernes vivieron de cerca lo ocurrido.

Estado en el que quedó la habitación de Valdecilla | Foto: edc

Para ellos lo más grave no es su propia seguridad, sino la del resto de pacientes. “No puedes poner a pacientes con estas patologías con el resto en habitaciones con cortinas, porque no sabes en qué momento puede brotar”, afirman los profesionales, que recuerdan también que en su labor diaria tienen carros de trabajo con “objetos punzantes, con medicaciones”, por lo que estos pacientes agresivos no pueden estar “en el mismo sitio” simplemente por seguridad. Reiteran en varias ocasiones que “no tenemos problema en atenderlos, somos profesionales y esto es una parte del trabajo”, pero sí reconocen sentir “miedo a que ocurra algo”.

“Tienen que estar en su planta, no rodeados de abuelos y de personas enfermas porque no sabes qué pueden hacer, si se van a meter en el box de al lado, que todo son cortinas. Luchamos porque no estén en urgencias”, han aseverado. Dichos pacientes agresivos, han recordado, no son necesariamente pacientes con brotes psicóticos. Varios de ellos son personas con problemas de adicción trasladadas en algunos casos por la propia policía. “Los boxes de Urgencias no son adecuados para atenderlos”, han concluido.

“Hace unas semanas una paciente nos quemó un box, y era consciente de lo que hacía", recuerda una de las profesionales

De  hecho, han destacado que hay otros tipos de pacientes que requieren de atenciones específicas que no pasan por Urgencias, como es el caso de las embarazadas, que “van directamente a la planta de Obstetricia y Ginecología”. Y dado que los pacientes con patologías psiquiátricas también requieren un tratamiento concreto, lo que reclaman es que “vayan directamente a la planta para ser tratados”.

Estado en el que quedó la habitación de Valdecilla | Foto: edc

ANTECEDENTES

Lo ocurrido el viernes por la noche no ha sido el primer caso, ni mucho menos. “Hace unas semanas una paciente nos quemó un box, y era consciente de lo que hacía. Tenía el mechero escondido en sus partes íntimas”, ha recordado una de las profesionales sanitarias. “Otro nos atacó con un utensilio que usamos para entubar a los pacientes graves, que es punzante, y portaba una navaja y un abrecartas”, continúa.

“Otro día vino uno con una pistola y nos la dejó sobre el mostrador diciendo que se la guardásemos que si no la iba a liar”, recuerda esta profesional, asegurando que existen numerosos casos más. Por ello, han reiterado que “estos pacientes no pueden estar en la misma sala que los demás”, y han hecho un llamamiento a la dirección del Hospital para que actúe “antes de que algún paciente o algún profesional puedan resultar heridos”.

Estado en el que quedó la habitación de Valdecilla | Foto: edc

Comentarios