Domingo 21.10.2018
SANTANDER

Desmemoriados considera que preservar la memoria histórica debe ser “una prioridad" del Ayuntamiento

Legajos del Archivo Municipal de Santander
Legajos del Archivo Municipal de Santander

El colectivo Desmemoriados ha reprochado el estado en que se conservan los fondos del Archivo Municipal de Santander y ha considerado, a través de un comunicado, que preservar la memoria histórica de la ciudad debe ser una "prioridad" para el Ayuntamiento.

La crítica se produce días después de que se conociera que documentos del periodo franquista se encontraban almacenados en una nave en Candina, algo que ha provocado varias críticas.

Desde el Consistorio se aclaró que estos documentos habían sido trasladados de forma temporal por las obras que se estaban realizando en el lugar donde se encontraban depositados y se aseguró que se están devolviendo progresivamente al edificio del Ayuntamiento.

Sin embargo, Desmemoriados ha afirmado que estos documentos se encontraban "apilados de cualquier manera" en una nave municipal, "en malas condiciones” y “sin un tratamiento que garantice su control, deteriorándose día a día sin que a sus responsables parezca incumbirles”.

A juicio del colectivo este hecho “constituye la imagen de lo que la memoria histórica importa al equipo de gobierno de la ciudad de Santander (PP)”.

RECLAMA QUE SE CUMPLA LA NORMATIVA

Desmemoriados ha apuntado que al Ayuntamiento le es "exigible" cumplir la Ley de Archivos de Cantabria, que establece que los Archivos comarcales y municipales tienen la responsabilidad y competencia de la conservación, custodia, organización y consulta de sus fondos documentales.

Y ha añadido que, según se recoge en dicha ley, para tal fin se debe contar con las instalaciones adecuadas para la conservación, tratamiento y consulta de los documentos así como con el personal con la capacitación adecuada.

Sin embargo, para Desmemoriados lo ocurrido con los documentos de la época franquista almacenados en Candina o sucesos como la pérdida de miles de libros de los fondos del Museo de Arte de la ciudad que se quemaron en el incendio que tuvo lugar en la madrugada del 20 de noviembre de 2017, "ponen de manifiesto", a su juicio, la existencia de actuaciones negligentes y que "la cultura no es una prioridad para el Ayuntamiento de Santander, más allá de grandes escaparates como el Centro Botín o el Archivo Lafuente".

Además, ha advertido al Gobierno regional, a través de la Consejería de Cultura, que es a él a quien le compete velar por el cumplimiento del deber de conservación, así como la aplicación del régimen sancionador en su caso.

Es "razonable pensar que se puede haber producido una irresponsabilidad en la conservación, lo que se considera en la citada Ley como una falta grave", señalan desde la asociación.

Por todo ello, Desmemoriados pide que se cumpla la normativa vigente: que se cataloguen los fondos de los archivos, se custodien y conserven de manera adecuada y se pongan a disposición de los investigadores y ciudadanos interesados. "Para ello hace falta voluntad política y medios humanos, técnicos y económicos suficientes", ha añadido.

Además, este colectivo ha instado a la titular de la Concejalía de Cultura, Miriam Díaz, a que reflexione si la política que está desarrollando en su área es la adecuada, algo que a este colectivo no le parece.

Comentarios