Sábado 20.10.2018
SANTANDER

El PP plantea congelar los impuestos, no repercutir el IPC y aumentar bonificaciones en 2019

La alcaldesa, Gema Igual, y la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador
La alcaldesa, Gema Igual, y la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador

La propuesta de ordenanzas fiscales para 2019 del equipo de Gobierno (PP) del Ayuntamiento de Santander plantea no repercutir la subida del 2,2% del IPC en las tasas, impuestos y precios públicos, que además mantendrá congelados, y contempla aumentar las bonificaciones para los parados de larga duración, prestar gratis la teleasistencia y crear incentivos fiscales para la eliminación de barreras arquitectónicas y el fomento de la eficiencia energética.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, acompañada de la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, ha presentado este miércoles esta propuesta de ordenanzas fiscales, un documento imprescindible para después elaborar el presupuesto municipal en el que se contemplarán todas las políticas e inversiones para el próximo año. Estas ordenanzas fiscales incluyen la congelación por cuarto año consecutivo de las tasas y precios públicos y, además de crear nuevas bonificaciones, mantienen las exenciones y bonificaciones ya existentes en el IBI, los servicios del TUS, el IMD y el Conservatorio o en las tasas de agua y alcantarillado que ya se vienen aplicando para familias numerosas y monoparentales, personas mayores, parados y personas con discapacidad, entre otros colectivos.

En el caso de la tasa de agua, Igual ha explicado que, aunque la actualización del IPC está contemplada en el contrato con Aqualia, "de momento" no se va a repercutir el 2,2% porque Intervención ha iniciado un estudio económico del servicio que se debe hacer cada cinco años. Ha indicado que este estudio estará concluido a final de año y, en función de su resultado, "se verá" si hay que aplicar o no sobre la tasa esa subida del IPC. Pero ha ensalzado que en el resto de tasas y precios públicos "no lo vamos a repercutir" y además, muchos de estos tributos se van a bajar. Es el caso del IBI, que bajará casi un 6%, porque el Gobierno del Estado ha autorizado al catastro la reducción de los valores en casi un 3% y el coeficiente municipal también se rebajará un 3%, hasta dejarlo en el 0,445, lo que le situará como "el más barato de España". La alcaldesa ha indicado que los valores catastrales también van ligados al impuesto de la plusvalía, de forma que ésta también bajará casi un 3%.

Sobre la tasa de basuras, que se paga junto a las del agua y alcantarillado cada tres meses, se propone bajarla un 3%, de forma que los santanderinos pasarán de pagar de 105 euros al año a 102, con una media de 25,6 euros cada tres meses, ha señalado la regidora municipal, que ha recordado que en esta tasa también se mantendrán las bonificaciones actuales, de las que se benefician 2.215 santanderinos.

Por otro lado, entre las novedades, el equipo de Gobierno propone prestar el servicio de teleasistencia de forma gratuita, un servicio que utilizan una media de 2.300 personas y que hasta ahora lo tenían gratis quienes ingresasen menos de 1,5 veces el IPREM y costeaban el 50% los que no llegasen a 2 veces el IPREM.

También son nuevas las bonificaciones y exenciones que se proponen para el colectivo de parados de larga duración. Así, Igual ha destacado que el PP, además de continuar trabajando por esas personas encuentren un empleo, plantea que quienes llevan más de un año en paro se beneficien de un 50% de descuento en las actividades del IMD y viajen gratis en el TUS. En este punto, ha señalado que en el servicio de transporte se mantendrá la gratuidad para los pensionistas con ingresos anuales inferiores al 1,5 del IPREM, para los niños hasta 7 años y para las personas con un grado de discapacidad superior al 65%. Igualmente, en el IMD se continuará con las bonificaciones y los descuentos ya vigentes.

Por otro lado, Igual ha anunciado que el equipo de Gobierno propone ampliar los incentivos fiscales a la actividad económica. Así, el año que viene aumentará del 50 al 75% la bonificación del impuesto por licencia de obra en las actuaciones de rehabilitación incluidas dentro de los ARIS. Además, se bonificarán un 75% el impuesto de construcción de todas las obras que supongan la eliminación de barreras arquitectónicas (escaleras por rampas, bañeras por duchas...), sumándose así a la ya existente, también del 75%, para instalación de ascensores.

Se introduce un nuevo concepto de bonificación para las obras que tengan que ver con la mejora de la eficiencia energética, con lo que tendrán una exención del 25% las obras que mejoren, al menos en una letra, el certificado de eficiencia energética de los edificios. En cuanto a la tasa por las licencias de obra, se eximirá de la tasa por licencia aquellas obras que tengan que ver con la mejora de la eficiencia energética del edificio en al menos una letra.

MÁS DE 57.000 BENEFICIARIOS

La alcaldesa ha destacado que, de todas estas medidas, se beneficiarán más de 57.000 vecinos de Santander, que dejarán de abonar casi 15 millones de euros, y el equipo de Gobierno continúa con su política de rebajas fiscales que viene aplicando desde 2015, desde cuando "cerca de 60 millones de euros se han quedado en los bolsillos de los santanderinos". Una vez que estas ordenanzas fiscales para 2019 se aprueben en la Junta de Gobierno Local, se debatirán en el pleno ordinario de este mes de octubre para su aprobación inicial, salvo la tasa y el impuesto de construcciones, que se llevarán al pleno de noviembre.

Después, continuarán la tramitación habitual, con una exposición pública durante 30 días. Si transcurrido ese plazo no hubiera alegaciones, quedarían aprobadas definitivamente de manera automática. En caso de presentarse alegaciones, deberán ser examinadas y resueltas antes de llevar de nuevo las ordenanzas al pleno para su aprobación definitiva.

Comentarios