viernes 4/12/20
SANTANDER

Retirados 267 nidos y 633 huevos de gaviotas desde mayo

Campaña de control de gaviotas
Campaña de control de gaviotas

El Ayuntamiento de Santander ha informado de que en los meses comprendidos entre mayo y agosto se han retirado un total de 267 nidos y 633 huevos de gaviota patiamarilla, tras recibir 132 avisos y realizar un total de 482 visitas a 297 edificios de la ciudad.

Así lo ha dado a conocer este domingo la concejala de Medio Ambiente, Margarita Rojo, quien ha destacado el "éxito" de la campaña municipal de control de gaviotas en la capital cántabra, puesta en marcha con el objetivo de reducir la población nidificante de estas aves y evitar los problemas y molestias que generan al anidar en tejados y azoteas.

De las parejas intervenidas, el 58% hizo una segunda puesta y el 9% una tercera puesta

La edil ha explicado que con esta actuación se ha evitado la incorporación de 252 nuevas gaviotas y ha afirmado que el número de parejas nidificantes -235- en la temporada de 2020 es menor que el de las dos campañas anteriores, en las que se registraron 258 y 303 parejas respectivamente. La edil ha dicho que de las parejas intervenidas, el 58% hizo una segunda puesta y el 9% una tercera puesta, mientras que de las 482 visitas realizadas a petición de los vecinos, en el 57% se encontraron nidos.

Una vez finalizados los trabajos de campo, se procederá a realizar el análisis estadístico de toda la campaña, que se ha ejecutado como se viene haciendo desde 2005 durante el periodo reproductor de las gaviotas. La responsable de Medio Ambiente ha detallado que la campaña de control de gaviotas consiste en la retirada de los nidos detectados en distintos puntos de la ciudad, una medida de carácter disuasorio ya que al quitar los nidos se impide que las parejas reproductoras saquen adelante sus crías. En este sentido, ha afirmado que el equipo de trabajo encargado del programa actúa a petición de los propietarios que comunican la presencia de aves en sus tejados o bien al detectar ellos mismos la existencia de nidos, y revisan además las ubicaciones de años anteriores. En un primero momento se procede a la retirada de los nidos y posteriormente se realiza un control para asegurarse de que no vuelven a anidar y para retirar, en su caso, las nuevas puestas.

Por último, Rojo ha recordado que desde el inicio de estos trabajos, hace 15 años, se ha logrado una reducción "global" de las parejas reproductoras identificadas en la ciudad.

Comentarios