Jueves 18.10.2018
HAZAS DE CESTO

El alcalde defiende la actuación del Ayuntamiento en el caso del niño con síndrome de Down rechazado en el campamento

José María Ruiz considera que la situación se ha provocado por no avisar los padres con suficiente antelación de las necesidades especiales de su hijo, lo que ha impedido al Consistorio realizar los trámites para contratar un monitor para el menor.

Colegio Jesús del Monte en Hazas de Cesto. Foto: PRC
Colegio Jesús del Monte en Hazas de Cesto. Foto: PRC

El alcalde de Hazas de Cesto, José María Ruiz, ha asegurado que la polémica generada en el municipio después de que el campamento municipal rechazara a un niño con síndrome de Down responde a una falta de comunicación por parte de los padres del menor. En declaraciones a este medio, Ruiz ha opinado que el poco tiempo con el que los progenitores comunicaron las necesidades especiales de su hijo no han permitido al Ayuntamiento realizar todos los trámites en los plazos que marca la ley. En este sentido, ha asegurado que “no existe ningún problema porque el niño tenga síndrome de Down, pero tiene un grado de dependencia que requiere de un técnico para él”, algo que el Consistorio tiene que contratar realizando una oferta pública.

Y es aquí donde han surgido los problemas. Como ha detallado el regidor, una tramitación exprés podría haber solucionado todo en dos meses, pero “no se puede contratar a nadie ahora”, habiéndolo comunicado con dos semanas de antelación, algo que, a su juicio, “ha provocado esta situación”. “Si lo advierte en mayo estaría solventado”, ha asegurado Ruiz, quien también ha explicado que el colegio público al que acude el menor cuenta con “un técnico para él en exclusiva”, algo que también necesitaría en el campamento.

Así, considera que está existiendo un “uso político de una situación muy delicada”. Como ha detallado el alcalde, este es un “campamento pequeño” que cuenta con dos monitores para unos 20 niños, por lo que sería necesario contratar un tercer monitor para atender las necesidades del menor con síndrome de Down.

El Consistorio, en todo caso, ya está buscando alternativas para que el menor pueda disfrutar de un campamento, aunque por ahora sin éxito. “Desde el Ayuntamiento hemos hablado con centros especializados en otros municipios”, ha asegurado, pero ninguno de ellos puede ahora, con tan poco margen para iniciar las actividades, incorporar al menor.

Asimismo, Ruiz ha recordado que “llevamos 14 años haciendo este campamento y nunca ha habido ningún problema” con ningún niño, incluyendo aquellos “con cierta discapacidad” que han pasado por allí verano tras verano y que han requerido una mayor atención por parte de los monitores, pero en ningún caso un monitor en exclusiva.

QUE NO VUELVA A OCURRIR

Los argumentos de los padres son muy diferentes. En declaraciones a Europa Press, el padre del menor, Alejandro Solanas, ha asegurado que el Ayuntamiento ha negado el campamento a su hijo “solo por tener síndrome de Down”. “Nos han dado varios argumentos: primero que no sabe nadar, luego que no sabe andar en bici y luego falta de presupuesto”, ha afirmado, asegurando que en ningún caso han rellenado “ningún formulario para conocer si los niños saben nadar o andar en bici”, aunque “dudo mucho que niños de cuatro años del pueblo sepan todos nadar o andar en bici”.

Como ha afirmado, algo que ha corroborado el alcalde de Hazas de Cesto, “en las bases no hay nada que prohíba a un niño dependiente apuntarse al campus”. Según su relato, “nos inscribimos el 19 de junio, el mismo día que comenzó el plazo de inscripción. Hicimos el ingreso en el banco y cumplimentamos el acta de ingreso, y con eso ya estábamos dados de alta”.

El hecho de no haber comunicado al Consistorio con mayor antelación las necesidades de su hijo es lo que el alcalde apunta como origen de lo ocurrido. Y aunque Ruiz asegura no haber hablado personalmente con Solanas, este afirma que “personalmente hablé con el alcalde y me puso varias excusas y solicité por escrito un informe del porqué se le ha impedido entrar en el campamento”.

Fue en la puerta del propio campamento, el día 2, cuando se produjo este rechazo “aduciendo a su minusvalía”. “Mientras todos los niños del municipio disfrutan de las vacaciones mis hijos tienen que estar en casa por culpa del Ayuntamiento”, ha declarado el progenitor, que reconoce haber mirado la posibilidad de llevar a su hijo al campus de Santoña, que “sí acepta niños con síndrome de Down”, pero lo descartaron por tener cerca el de Hazas de Cesto, que a su parecer “debe ser el único que no los acepta”.

Solanas ha pedido que se tomen “cartas en el asunto y que se solucione la situación de nuestro hijo”, y que “ninguna otra familia se sienta olvidada como nosotros, que esto no vuelva a ocurrir, y sobre todo que esto no sea por parte de una administración”.

Comentarios