domingo 05.04.2020
CONSUMIDORES

Cómo elegir un mechero

El salto de la cerilla al mechero nos ha facilitado mucho la vida
El salto de la cerilla al mechero nos ha facilitado mucho la vida

Encender velas, incienso, fogones, hogueras, barbacoas… hay que reconocer que el salto de la cerilla al mechero nos ha facilitado mucho la vida, tanto en el hogar como en las actividades al aire libre.

Pero también nos encontramos con los imprevistos de funcionamiento, por ejemplo cuando se traba la rueda, se moja la piedra o se rompe el pulsador, y dudamos de si existen modelos más confiables o más funcionales.

Si buscas información en internet, encontrarás diversas categorías (funcionamiento, durabilidad, tamaño o diseño), pero, a grandes rasgos, podemos hablar de dos tipos, los recargables y no-recargables. A continuación te los presentamos mejor:

MECHEROS RECARGABLES

Los mecheros recargable te permiten reponer el gas (en formato líquido) una vez que este se acaba.

Dos modelos recargables muy conocidos, quizás los más populares, son Zippo y Clipper (creado en Barcelona en 1959 y popularizado en 1970 por el diseño cilíndrico de Enric Sardà), pero, hoy en día, en el mercado hay una amplia gama de mecheros de butano con llama regulable y de alta eficiencia.

Cargados tienen una autonomía muy elevada y funcionan bien en situaciones de tiempo extremas, como lluvia, humedad, o frío. Sin embargo, si no los utilizas con regularidad su combustible tiende a evaporarse en su totalidad.

Los mecheros recargables funcionan como cualquier otro mechero y el recambio es económico. Lo que sí debes tener en cuenta cuando los usas y recargas, es que sus piezas queden bien armadas para que no se salga ninguna cuando estés en movimiento. Otro consejo es que siempre lleves una recarga adicional si vas de viaje.

Algo que nos gusta mucho de este tipo de mecheros es que permiten reducir los residuos plásticos y aumentar la vida útil de un objeto de uso cotidiano.

MECHEROS NO-RECARGABLES

Son muy populares, como los famosos BIC, y por lo general más económicos, pero también suele ser menos robustos. Al momento de agotar su combustible deberás deshacerte adecuadamente de él (llevarlo a un punto limpio que acepte mecheros) y adquirir otro.

Como hemos comentados, suelen ser más endebles, así que no sería buena idea utilizarlos en lugares que tengan temperaturas muy frías. Sin embargo, su uso es perfecto para proveer una iluminación puntual efectiva porque emiten una llama alta. También son útiles para caramelizar la espuma de capuchinos y lattes.

MECHEROS ELECTRÓNICOS

La gran novedad en el mercado son los mecheros eléctricos, totalmente libres de combustible inflamable. Este tipo de mechero únicamente depende de la carga eléctrica vía USB para poder funcionar.

Su batería es de gran duración, se pueden recargar con powerbanks solares o convencionales, y son magníficos para conseguir fuego estable en situaciones de lluvia o viento extremo.

Verás que en el mercado hay muchas opciones de mecheros, incluso hay tiendas online, como Maxilia, que ofrecen una gran variedad de diseños que puedes personalizar con algún mensaje y regalar en una ocasión especial, o si tienes un negocio, ofrecer como regalo en un evento evento.

Un aspecto a tener presente si viajas con un mechero encima, especialmente si es desechable, es que el algunos países, como en los Estados Unidos, son considerados artículos peligrosos (inflamables), y no están permitidos ni en el equipaje de mano y pueden dar problemas en el equipaje facturado.

También ten en cuenta que si vas a comprar un mechero para regalar, debes elegir el adecuado para cada persona. Regala uno no-recargable si es alguien que no tiene el hábito de llevar uno o lo pierde siempre, a alguien que suele combinar su reloj y accesorios por color, o a alguien que hace deporte al aire libre. Y escoge un mechero recargable para los que valoran la calidad y durabilidad, y para esa persona que sabes que podría necesitar uno en situaciones extremas de frío y altura.

Comentarios