viernes 4/12/20
TRIBUNALES

La fiscalía denuncia el "infierno" que sufren las víctimas de trata en los 'pisos relax'

Clubs de alterne
Clubs de alterne

La Fiscalía Superior de Cantabria denuncia la situación de "auténtico infierno" que sufren las víctimas de trata en los llamados 'pisos relax', hacia los que se está trasladando "masivamente" la prostitución y que "son utilizados asimismo como puntos de distribución de drogas".

Se calcula que hay una cifra aproximada de 200 pisos en Cantabria

Se calcula que hay una cifra aproximada de 200 pisos en Cantabria, según recoge la fiscalía en su memoria anual, consultada por Europa Press. En el balance de 2019, el ministerio público critica la "falta de compromiso suficiente" por parte de la Federación de Municipios de Cantabria en el Plan de Acción contra la Trata.

Este plan se inició en el año 2018 a iniciativa de la Delegación de Gobierno en colaboración con los ayuntamientos, Policía e Inspección de Trabajo con el fin, entre otros, de procurar que desde las autoridades municipales se revisaran las licencias concedidas a los clubes de alterne y de prostitución, que tienen autorización para actividades como discotecas, hoteles o incluso restaurantes.

La coordinación, según explica la fiscalía, "ha dado resultado positivo en una actuación en el municipio de Cabezón de la Sal, si bien en otro caso en relación con otro club situado en este municipio no se obtuvo colaboración por parte del Consistorio", que "no facilitó la información solicitada, constatando en general falta de suficiente compromiso en este plan de acción por parte de la Federación de Municipios de Cantabria".

En relación con la redacción de una futura ley regional en materia de trata, explica que se está a la espera de las líneas de actuación de la normativa estatal, y en cuanto a otras áreas de colaboración, se está trabajando para la posibilidad de conseguir un turno en el Colegio de Abogados para la asistencia a víctimas de trata, que por ahora tendría que cubrirse desde el turno de violencia de género o desde el turno especial de extranjería, dado que presupuestariamente no está específicamente dotada la posibilidad de un turno concreto para víctimas de trata.

EXAMEN DEL DAÑO PSÍQUICO

La Fiscalía destaca la posibilidad que ha proporcionado el Instituto de Medicina Legal (IML) de Cantabria al crearse una Unidad de Psiquiatría que constituye un recurso específico para la valoración de las víctimas de trata, y que está permitiendo el examen de estas mujeres desde la perspectiva de la posible lesión psíquica que les genera la experiencia vivida.

A través de estos exámenes psíquicos de las víctimas "se ha podido constatar la situación de auténtico infierno" a la que se ven sometidas en los "pisos relax", subraya la fiscalía, tras precisar que "valorando adecuadamente el daño psíquico de estas mujeres sin duda se las hace más visibles".

Por otro lado, desde el ministerio público se ensalza el "excelente trabajo" de coordinación que realizan Guardia Civil y Policía Nacional, desde la Unidad Orgánica de Policía Judicial y la Brigada de Extranjería respectivamente, así como de la Delegación de la Inspección de Trabajo en Cantabria, y la "esencial labor" de las ONG Nueva Vida, APLEC, Cruz Roja, Red Cántabra contra la Trata y Movimiento por la Paz. Todas trabajan a nivel asistencial, de asesoramiento, sensibilización, y las tres primeras en régimen de acogimiento residencial. La fiscalía destaca que su labor es fundamental en la detección de indicadores de trata en las mujeres con las que intervienen.

Las ONG visitan los clubes de alterne y tratan también de contactar con los "pisos relax" aunque en este caso tienen "serias dificultades", al no tratarse de establecimientos públicos. Por ello la mayoría del trabajo lo hacen en los clubes -casi el 80% de las mujeres con las que han intervenido-.

INTERCAMBIO DE MUJERES

Las ONGs han constatado "los continuos cambios de mujeres que se trasladan de unos pisos a otros, lo que dificulta sobremanera el trabajo continuado". Según relata la fiscalía, "normalmente las mujeres acceden a un piso para un periodo inicial de 15 días, transcurrido el cual se tienen que cambiar porque los dueños del negocio prefieren renovar la oferta ya que los clientes también lo demandan". Se ha comprobado incluso el contacto de unos pisos con otros para el intercambio de mujeres, así como con clubes y pisos de la provincia de Burgos y de Valencia. El 40% de estas mujeres está entre los 26 y los 36 años.

También las asociaciones desarrollan importantes labores en materia de sensibilización con jóvenes adolescentes, una función que la fiscalía considera "esencial" ya que se detecta que el consumo de prostitución "cada vez se lleva a cabo por hombres más jóvenes, por lo que las campañas de publicidad y en medios resultan muy necesarias".

Desde la fiscalía destacan por último que tanto para las ONG como para las fuerzas de seguridad, "el mayor reto y prioridad en este momento es la actuación en los pisos, y la búsqueda de procedimientos de acceso a éstos y a las mujeres que se encuentran en los mismos, ya que la prostitución se está trasladando masivamente de los clubes a los pisos, que son utilizados asimismo como puntos de distribución de estupefacientes".

INSPECCIONES EN CLUBES DE ALTERNE

En 2019 aumentaron los procedimientos penales relativos a delitos contra los derechos de los trabajadores extranjeros derivados de las inspecciones en clubes de alterne en los que se identifican ciudadanas extranjeras sin permiso de trabajo, en situación irregular o sin dar de alta en la Seguridad Social.

La fiscalía considera que el uso de esta infracción como alternativa penal para luchar contra la explotación sexual de las mujeres "suscita serias dudas", ya que, si bien es cierto que puede permitir detectar casos de trata o de prostitución coactiva, "no deja de enviar un mensaje equívoco a la sociedad". Así, señala que la consideración de "el alterne" como una actividad que se desarrolla en régimen de auténtica dependencia laboral (según criterio ya consolidado de la Jurisdicción Social y también de la Sala Segunda del Tribunal Supremo), "puede conducir a la errónea sensación de que dando de alta a estas mujeres se puede estar encontrando una vía de "legalización encubierta" de la prostitución.

La fiscalía subraya que "este efecto es del todo indeseable, como lo es también el hecho de que la persecución de este delito es la que está provocando en buena medida que la prostitución se esté trasladando de los clubes a los pisos, donde estas inspecciones laborales difícilmente tienen cabida". "En definitiva, desde la posición de quienes pensamos que el abordaje de la prostitución, como actividad que vulnera la dignidad de la persona, pasa por un planteamiento "sancionador" de todo tipo de proxenetismo sobre la base de la irrelevancia del consentimiento de la mujer, puede resultar contradictorio el objetivo de que se "legalice" la situación de las mujeres que ejercen el alterne", reflexiona la fiscalía.

Comentarios